5 errores comunes al terminar una relación

La mejor manera de terminar una relación es aceptando los hechos y las responsabilidades. A veces esto no se logra por errores de apreciación o resistencias que bloquean la posibilidad de seguir adelante.
5 errores comunes al terminar una relación
Gema Sánchez Cuevas

Revisado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 21 Mayo, 2021.

Escrito por Edith Sánchez, 21 Mayo, 2021

Última actualización: 21 Mayo, 2021

Terminar una relación no es fácil para nadie, incluso si se hace por voluntad propia o ya se tiene una nueva pareja. En mayor o menor medida se experimentan dudas, tristezas, rabia, frustración y muchos otros sentimientos.

No hay una fórmula mágica para lo que se debe hacer al terminar una relación. Lo que sí hay es una definición de varias conductas que deben evitarse porque son erróneas y solo van a complicar más la situación. Las siguientes son cinco de ellas.

Crecimos con la esperanza puesta en un amor ideal. Un amor único que llegaría en la plenitud de nuestros días a llenarnos la vida y que debía durar por siempre. Sin embargo, la realidad es diferente puesto que en la vida real muchas relaciones amorosas acaban”.

-Maribel Villegas-

1. Resistirse al cambio

Uno de los errores comunes al terminar una relación es no aceptar el hecho. Esto puede manifestarse de múltiples maneras, pero lo más habitual es que se exprese tratando de mantener un vínculo afectivo con la expareja.

A menos que la relación haya sido poco relevante, no es razonable que se pueda pasar del amor a la amistad como se pasa de la noche a la mañana. Esto requiere de un tiempo y de elaboración para que sea posible. Podría decirse que es imposible lograrlo a corto plazo. La mayoría de las veces se trata de un autoengaño para perpetuar la relación.

También es posible que la resistencia al cambio se manifieste como persistencia en mantener las rutinas y las actividades que antes se compartían con la pareja. Al terminar una relación es importante comprender que las cosas han cambiado y tratar de mantenerlas igual es una forma de no aceptar los hechos.

Mujer triste y apática

2. Eludir el duelo, un error común al terminar una relación

Es obvio que una persona no quiera sufrir y que intente eludirlo, pero hay muchos momentos de la vida en los que esto es inevitable. Uno de ellos tiene lugar al terminar una relación. Es imposible que esto no provoque dolor o que no se experimente tristeza, ira o frustración.

Muchos quieren ahorrarse ese mal rato yendo por el camino de eludir el duelo. Sucede entonces que al terminar una relación se dedican a “disfrutar” de la vida. Aceptan invitaciones a cuantas fiestas haya y no ahorran oportunidad para divertirse y pasarlo bien. A veces tienen éxito por un tiempo, pero tarde o temprano la realidad los alcanza.

La mejor manera de rehacer la vida no es negando el duelo, sino asumiéndolo y superándolo. Esto toma su tiempo y cuando quiere acelerarse el proceso o evitarse, todo puede volverse más confuso. Es frecuente que ese tipo de actitudes desemboquen más tarde en la sensación de estar perdidos o en sentimientos de sinsentido frente a la vida.

3. Dejar que la tristeza invada

Este es el caso opuesto al anterior. Algunas personas piensan que al terminar una relación deben sumergirse en el dolor y alimentarlo. Permiten que el pesimismo los invada y ya no logran ver un futuro después de la ruptura.

Aunque no lo parezca, esta es también una forma de eludir los hechos. No se asume la responsabilidad frente a lo sucedido y a lo que está por suceder, sino que se entra en un ciclo de autocompasión en su acepción negativa. El victimismo muchas veces sirve como justificación para evadir las responsabilidades.

Si bien es importante experimentar el duelo y procesarlo, esto debe llevar a una conclusión o superación de ese estado. Una cosa es darse tiempo para sentir el dolor de la pérdida y otra cosa diferente es convertirlo en una excusa para detener el desarrollo vital.

4. Alimentar una esperanza inexistente

Este es un mecanismo que toma forma en las personas que se quedan presas en un mecanismo de negación de la realidad. Lo que hacen es fingir que nada ha ocurrido y que en algún momento futuro todo volverá a ser como antes.

También es posible que se espere una especie de compensación de la vida por el sufrimiento vivido. Algo o alguien llegará a rescatar a la persona que experimenta esto y, por lo tanto, solo debe sentarse a esperar hasta que suceda.

La negación es una de las etapas del duelo y no hay nada de malo en ello. El problema aparece cuando una persona se queda anclada a ella y detiene el flujo de su vida en función de fantasías. Esto solo genera nuevas frustraciones.

Mujer preocupada

5. Buscar “venganza”

Este es otro de los errores habituales al terminar una relación. Si esto no ocurrió por un acuerdo mutuo, quien fue “cortado” puede llegar a vivir la situación como si fuera una afrenta y no la decisión libre y consciente de alguien que ya no quiere mantener el vínculo.

Esto puede llevar a conductas como tratar de entorpecer o dañar la vida del otro. “Que pague por lo que hizo”, aunque lo que haya hecho fuera solamente expresar su voluntad de terminar una relación y tenía derecho a ello. El camino de la venganza lleva también a conductas autodestructivas, lo cual, al final, solo perjudica a quien las esgrime.

Terminar una relación no es fácil, en especial si se habían puesto muchas expectativas en ella o hay mucho apego por quien ya se fue. Si a esto se le suman errores como los que hemos descrito, seguro que todo va a ser más difícil.

Te podría interesar...
Cuándo terminar una relación de pareja
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
Cuándo terminar una relación de pareja

Terminar una relación de pareja puede llegar a ser muy doloroso incluso en el caso en que la decisión sea nuestra, pero una retirada a tiempo es un acto de valentía.



  • Neimeyer, Robert (2007).
  • . Paidos Ibérica. Turrent, M., & Díaz, T. (2015). ¿Me quedo o me voy?: Reflexiones para decidir continuar o terminar una relación de pareja. Grijalbo.