¿Existe el TDAH en adultos?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 2 noviembre, 2018
Francisco Pérez · 5 noviembre, 2018
El TDAH no es un trastorno exclusivo de la niñez. El TDAH en adultos es una realidad. Descubre cómo afecta este trastorno a la población adulta.

En un principio se pensó que el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) era un trastorno de la infancia; sin embargo, el TDAH en adultos también existe. Asimismo, se pensó que los síntomas principales de hiperactividad, impulsividad y dificultades atencionales se disipaban durante la adolescencia pero nada más lejos de la realidad.

Los estudios prospectivos que examinan los resultados a largo plazo del TDAH en la infancia indican que este puede persistir en la adultez. Es más, es posible que un 2% de los adultos cumplan con los criterios diagnósticos del Manual diagnóstico de los trastornos mentales (DSM-IV TR).

El TDAH no es solo cosa de niños

Ha quedado demostrado que hasta dos tercios de los jóvenes adultos conservan, por lo menos, un síntoma incapacitante del TDAH (Weiss, 1993). La expresión de los síntomas en la edad adulta parece cambiar conforme el trastorno avanza.

Diversas investigaciones del Maudsley Hospital, Londres, indican que la impulsividad y la hiperactividad parecen disminuir con la edad. Sin embargo, los problemas atencionales persisten en la mitad de la adultez.

Hombre pensando mucho

La genética influye

De igual manera, se ha determinado que el TDAH tiene un fuerte componente genético. Existe un componente de heredabilidad del 60 al 90%. Esto significa que gemelos idénticos muestran una mayor concordancia de síntomas de inatención e hiperactividad en comparación con gemelos no idénticos.

El riesgo de que un padre con TDAH tenga un hijo con el trastorno es del 57%. Pero no todo iba a ser herencia en el TDAH, parece que existe una relación entre los genes y los riesgos ambientales. Estos factores de riesgo incluyen problemas natales, consumo de alcohol y tabaco, traumatismos craneoencefálicos, etc.

Síntomas principales del TDAH en adultos

La inatención (falta de atención), la impulsividad y la hiperactividad son los síntomas principales del TDAH. En la edad adulta estos síntomas se asocian íntimamente con la desorganización, una mala administración del tiempo y habilidades de resolución de problemas inadecuadas. Veamos a continuación algunos de estos síntomas:

Problemas de atención del TDAH en adultos

Los problemas de atención suelen ser la queja principal del TDAH en adultos. Estas personas experimentan dificultades para enfocarse en una tarea y cambiar el foco de atención cuando es necesario. Existen cuatro facetas de la atención que suelen verse afectadas en el TDAH (selectiva, dividida, cambiante y sostenida).

Estos problemas atencionales pueden conducir a muchos problemas en el funcionamiento cotidiano. Como ejemplos podemos señalar las dificultades para escuchar, la incapacidad para terminar y el distraerse con facilidad.

Para los adultos con TDAH la dificultad para mantener la atención puede ser el problema más discapacitante. Estos adultos luchan por involucrarse en actividades prolongadas, aburridas, repetitivas o tediosas. En cambio, pueden concentrarse sin dificultad cuando las actividades son motivadoras o implican una gratificación inmediata.

Problemas en la administración del tiempo del TDAH en adultos

Los adultos con TDAH administran deficientemente su tiempo debido a sus dificultades atencionales. Asimismo, sus habilidades para organizarse son deficitarias. Estos problemas son más marcados en adultos con TDAH que en los jóvenes con el trastorno.

La habilidad para organizar y priorizar constituye un desafío para las personas que tienden a revolotear como mariposas de una tarea a otra. Esto se hace más evidente cuando una actividad es trivial o cuando se sienten atraídos hacia una tarea que parece ser más importante que la que traen entre manos.

Así pues, las personas con TDAH responden bien a una estructura impuesta, particularmente en términos de organización de horarios. Es por ello que se hace imprescindible que trabajen formas de adherirse a un plan, establecer prioridades y evitar la procrastinación.

Mujer tirada en el suelo con estrés

Problemas de impulsividad e hiperactividad del TDAH en adultos

La impulsividad en el TDAH está ligada a una baja tolerancia a la frustración. Esta característica es estable y perdurable en el TDAH adulto e infantil. Las personas con TDAH parecen preferir las recompensas a corto plazo y tener una incapacidad para demorar la gratificación. Esto puede conducir a problemas con la espera.

Lo que acabamos de señalar es la razón por la cual las personas con TDAH pueden parecer exigentes o egocéntricas. Además, las personas con TDAH tienen dificultades para considerar las consecuencias de su conducta antes de actuar, ya que las consecuencias de su impulsividad pueden agravarse en la adultez.

Un control deficiente de los impulsos junto con un “mal temperamento”, pueden llevar a una conducta antisocial, una conducta violenta o agresiva o ambas. También puede llevar, por ejemplo, a multas por exceso de velocidad, a violencia vial, a accidentes de tráfico y a actos criminales. Como vemos, El TDAH en adultos existe y sus consecuencias pueden ser, en muchos casos, más graves que en la niñez.