Filofobia cómo identificarla y cómo combatirla - La Mente es Maravillosa

Filofobia, cómo identificarla y cómo combatirla

Paula Aroca 25 julio, 2013 en Psicología 601 compartidos
Mujer con filofobia tocando un corazón

Vamos a intentar definir la filofobia con un ejemplo. Imagínate esta escena: una chica se enamora de un muchacho. Él se siente atraído a ella también. Todo parece ir muy bien. Sin embargo, después de unas cuantas citas, el chico empieza a enfocarse en pequeños defectos y siente un poco de ansiedad.

Un buen día, cuando recibe una llamada de su novia comienza a sudar y cuando le dice que quisiera invitarlo a cenar en casa de sus padres su corazón empieza a acelerarse y no puede respirar, hasta se siente mareado. De repente, decide terminar con la relación. ¿Qué sucedió? Pues parece que este muchacho sufre de filofobia o miedo al amor.

¿Qué es la filofobia?

Dicho sencillamente, la filofobia es el miedo a enamorarse o a entrar en una relación romántica. Sin embargo, en casos más agudos puede abarcar hasta el miedo de sentir amor de familiares y amigos.

mujer con filofobia sola frente al mar

La filofobia no se trata del nerviosismo normal que ocurre cuando uno comienza a conocer a alguien que le gusta. No son simples mariposas en el estómago. El temor es tan intenso que pone en marcha varios mecanismos de defensa.

Igual que una persona se vale de algún arma para defenderse cuando siente que la están atacando y que está en peligro, así mismo la persona con filofobia se vale de ciertos patrones de conducta cuando siente que va a enamorarse.

¿Cuáles son estos patrones de conducta asociado con la filofobia?

Como el chico de nuestra historia, un mecanismo de defensa muy común para las personas que sufren de filofobia es buscar defectos en su pareja. Luego usan esos supuestos defectos como justificación para no profundizar sus sentimientos.

Muchos filofóbicos se encaprichan con relaciones inalcanzables, así no tienen que enfrentarse a su problema, sino que tratan de convencerse a sí mismos de que sí pueden amar, pero que su amor es imposible.
Compartir

Otros provocan disputas para que la otra persona termine la relación. Muchos de estos conflictos tienen que ver con los celos, ya que, como se explica en theclinic.cl, en el artículo Filofobia: Fobia al amor, “la idea de que su pareja les dejará por otra persona les sirve de excusa para no comprometerse.”

Retraerse es un hábito frecuente para los que sufren de filofobia. Cuando sienten que la relación va a pasar a una etapa más sería, dejan de visitar a su pareja, eluden sus llamadas y hasta inventan pretextos para no verse con él o ella.

¿Por qué buscar ayuda?

Si sientes que encajas con alguna de las descripciones de este artículo, quizás sea el momento de buscar ayuda. Primeramente, porque la filofobia sí tiene cura. Sí es posible vencer ese temor. Existen varias terapias para combatir esta fobia:

La terapia cognitiva Mujer haciendo terapia por filofobia

Un terapeuta cognitivo te ayudará a reconocer y entender el proceso mental que te lleva a sentir temor. Luego te ayudará a implementar técnicas para detener el proceso mental destructivo y reemplazarlo por uno constructivo.

La terapia de desensibilización afectiva

La desensibilización es usada para fobias de todos tipos. Consiste en exponer al paciente con el objeto o situación que le causa miedo, en este caso relaciones románticas, hasta que se desensibiliza. El terapeuta hasta puede valerse de la tecnología para simular esta interacción y así prepara a la persona para situaciones de la vida real.

Otras terapias

Muchos han tenido éxito con la Programación Neurolingüística, la hipnoterapia, y otros métodos. Un profesional de la salud mental te podrá decir qué terapia sería mejor para tu caso específico.

Para muchos existe cierto tabú con visitar un psiquiatra, un psicólogo o un terapeuta. Pero no tiene por qué ser así. Cualquiera tiene derecho a beneficiarse de las terapias modernas. Además, seguir como filofóbico solo llevará a la soledad y a la depresión. Tú puedes vencer el temor y mereces experimentar la alegría de amar y sentirte amado, ¿no crees?

Imagen cortesía de bree95

Paula Aroca

Ver perfil »
Te puede gustar