Gordon Allport: biografía del padre de la psicología de la personalidad

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 23 enero, 2019
Sonia Budner · 23 enero, 2019
Además de su teoría sobre la personalidad, Gordon Allport aportó conocimientos muy importantes a la psicológica en los campos de la motivación, el prejuicio y la religión de los individuos.

Gordon Allport fue un psicólogo estadounidense que pasó a la historia por sentar las bases de la psicología de la personalidad. Su teoría de la personalidad ha sido considerada una de las primeras teorías humanistas por su concepción del ser humano como un ente autónomo con libre albedrío. Allport sostenía que las personas no están motivadas únicamente por instintos e impulsos y tampoco gobernadas por el pasado.

Su obra, además, está narrada de una forma muy didáctica, resulta bastante amena, interesante y atractiva para el gran público. Sin duda, un autor que merece ser leído no solo por expertos en psicología, sino por cualquiera que desee saciar su sed de conocimiento e inquietudes vinculadas al ámbito de la psicología.

Además de su teoría sobre la personalidad, Gordon Allport aportó conocimientos muy importantes a la psicológica en los campos de la motivación, el prejuicio y la religión de los individuos. De este modo, su legado es muy amplio y se ha convertido en una figura realmente interesante en el campo de la psicología. A lo largo de este artículo, desvelaremos algunas de las particularidades y aportaciones de este psicólogo. ¿Nos acompañas a descubrirlo?

Vida temprana

Gordon Allport nació en Indiana en 1897, aunque su familia se trasladó a Ohio cuando Gordon era aún muy niño. Su padre fue médico, pero trabajaba en casa. Por ello, Gordon Allport y sus hermanos fueron partícipes del mundo de la medicina desde la infancia. Este acercamiento a la medicina despertó el interés por los estudios y, en especial, por la psicología.

Sin embargo, sus primeros pasos dentro de la vida académica no estuvieron vinculados ni a la medicina ni a la psicología. Allport se graduó en Economía y Filosofía, aunque siempre demostró un gran interés por la psicología social. Allport vivió una vida bastante tranquila, sosegada y sin demasiados sobresaltos.

Finalmente, se formó como psicólogo en Harvard y, tras este periodo, emprendió un viaje a Europa, concretamente, a Viena. Este viaje es uno de los acontecimientos más significativos de su vida, pues supuso el acercamiento a Sigmund Freud. Aunque, de este encuentro, no parece haber surgido una gran admiración hacia el padre del psicoanálisis, sino más bien lo contrario. Gordon Allport, como muchos otros psicólogos que conformaron la escuela humanista, consideraba las teorías de Freud bastante limitantes.

Gordon Allport

Su trabajo

A su regreso de Europa, comenzó su trabajo como profesor de psicología en la Universidad de Harvard, donde permaneció hasta su muerte. Durante su estancia en la misma, formó parte de numerosos comités e impartió cursos verdaderamente innovadores para su época. Fue editor, miembro de la facultad y, en 1939, fue elegido presidente de la Asociación Americana de Psicología.

Publicó varios libros en los que se recogen sus principales investigaciones. Entre ellos, destaca Consideraciones básicas para la psicología de la personalidad, una de las obras más reconocidas y aplaudidas de Allport. Recibió en vida numerosos premios como reconocimiento a su trabajo y a sus aportaciones al campo de la psicología. La Asociación Americana de psicología le otorgó el Premio a la Contribución Científica Distinguida, un premio muy codiciado en la profesión.

Gordon Allport puso un fuerte énfasis en las motivaciones y pensamientos conscientes de los individuos, provocando un gran interés por el desarrollo de la personalidad. Allport trató de buscar un equilibrio entre las principales corrientes del momento. El conductismo resultaba incompleto, superficial; mientras el psicoanálisis era demasiado complejo. A raíz del encuentro con Freud, se afianza el interés por desarrollar su propia teoría.

Contribución a la psicología

Gordon Allport es conocido por ser muy influyente en muchas áreas de la psicología, siendo especialmente conocida su teoría de los rasgos. Esta teoría determina que cada ser humano posee cientos de rasgos. Clasificó 4500 palabras que definen a una persona y las agrupó en tres niveles:

  • Rasgo cardinal: es el rasgo dominante de una persona y es el que moldea la identidad, las emociones y los comportamientos del individuo.
  • Rasgo central: son rasgos principales, aunque no dominantes. Son inherentes a la mayoría de las personas y sientan las bases de la personalidad y de las acciones.
  • Rasgo secundario: son rasgos privados, particulares de cada individuo. A menudo, solo se revelan de manera confidencial y en determinadas condiciones.

Perfil de una cabeza con mecanismos

El legado de Gordon Allport

Además de su Teoría de Rasgos, identificó los genotipos y fenotipos; en otras palabras, las condiciones internas y externas que motivan el comportamiento de una persona. En su obra Personalidad: una interpretación psicológica (1937), define la personalidad como: «la organización dinámica dentro del individuo de aquellos sistemas psicofísicos que determinan su adaptación al ambiente».

Además, subrayó que esta personalidad es diferente en cada individuo. Se interesó también por la naturaleza de la voluntad, la motivación y la determinación de las personas. Hizo hincapié en la importancia del aprendizaje, los comportamientos y pensamientos de un individuo son el producto de toda una historia de vida. Es decir, lo que piense un individuo en un momento es fruto de su pasado, pero también de su presente.

Gordon Allport promovió el «movimiento interdisciplinario» de la Universidad de Harvard, de donde surgió el departamento de ciencias sociales dirigido por Talcott Parsons. Más allá de sus aportaciones, también criticó el psicoanálisis de Freud y el conductismo radical. A su vez, desarrolló el concepto de propium, es decir, la parte de la personalidad que parece desempeñar un papel íntimo y central para la persona.

Abordó, además, otras cuestiones como el prejuicio y la religión. Allport realiza un exhaustivo análisis acerca de la cuestión del prejuicio, ejemplificando y profundizando en las discriminaciones que sufrían judíos y afroamericanos. Todo ello queda recogido en una de sus obras más reconocidas: La naturaleza del Prejuicio.

Finalmente, tras una vida dedicada al estudio, Allport falleció el 9 de octubre de 1967. Tras su muerte, dejó un inconfundible legado en el campo de la psicología. Considerado uno de los pioneros de la psicología humanista, Allport es, sin duda, una importante figura del siglo XX.