Kurt Lewin y su teoría de las relaciones interpersonales

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 29 abril, 2018
Edith Sánchez · 29 abril, 2018

Kurt Lewin fue uno de los psicólogos más influyentes de la historia. Se le considera el padre de la psicología social y de la psicología de las organizaciones. Sus planteamientos y su teoría se aplican a multitud de áreas hoy en día, principalmente en el mundo organizacional.

Kurt Lewin nació en un pequeño poblado de Prusia, llamado Mogilno, en 1890. Desde temprana edad su familia se trasladó a Berlín (Alemania). Allí Lewin estudió medicina y luego biología en Munich.  Desde muy joven también se interesó por la filosofía y la psicología, áreas que comenzó a estudiar formalmente en 1911.

Si realmente quieres entender algo, intenta cambiarlo”.

-Kurt Lewin-

También fue un ardoroso activista político del socialismo. De hecho, pensaba que la psicología podía resultar muy útil para lograr mayor justicia y equidad en el mundo. Se doctoró como filósofo, pero durante la Primera Guerra Mundial fue enviado al frente de batalla como artillero. Lo hirieron pronto y volvió entonces a su vida normal.

Cuando Kurt Lewin volvió a casa, comenzó a estudiar en el Instituto Psicológico de Berlín. Allí entró en contacto con varios representantes de la psicología de la Gestalt y se interesó mucho por esta corriente, que estaba en boga.

Una nueva etapa para Kurt Lewin

Kurt Lewin era de ascendencia judía. Por eso, con el ascenso del nazismo en 1933, supo que no tenía más alternativa que irse de Alemania. Primero intentó refugiarse en Jerusalén, pero no lo consiguió. Con la ayuda de algunos colegas pudo marcharse a Estados Unidos.

 teorías de Kurt Lewin

Gracias a uno de sus amigos alemanes, consiguió un trabajo como profesor en la Universidad de Cornell. Más adelante fue docente en la Universidad de Iowa. Unos años más tarde se convirtió en el director del Centro de Investigación de Dinámica de Grupo en el MIT de Massachussets.

En aquel entonces, Kurt Lewin centró sus investigaciones en fenómenos sociales. Estudió en detalle la interacción social, así como los efectos de la presión social en el comportamiento y las dinámicas de trabajo en las organizaciones. Gracias a todo ello sentó las bases de lo que sería la psicología social.

Una nueva visión de la psicología

Cuando Kurt Lewin llegó a Estados Unidos, la corriente psicológica imperante era el conductismo. Este planteaba que el hombre era como una caja negra. Nacía como una hoja en blanco. La influencia de los demás era lo que moldeaba la personalidad y hacía de cada quien lo que era. Para Lewin, en cambio, cada individuo no es pasivo, sino que establece una interacción con su entorno.

figuras reflejadas en cristal representando las teorías de Kurt Lewin

Kurt Lewin diseñó unos nuevos postulados para comprender el comportamiento humano. Tomó prestado de la física el concepto de “campo”. En esa disciplina, este término se refiere a una zona del espacio que cuenta con determinadas propiedades o factores que le dan una configuración específica.

De la misma manera, para Kurt Lewin el comportamiento humano es el resultado de un campo. Este comprende un conjunto de hechos coexistentes, en el que el cambio en una parte incide en el cambio del conjunto en su totalidad. A su vez, el sujeto percibe estos hechos y su dinámica, de una manera particular. Todo esto conforma lo que Kurt Lewin llamó “espacio vital”.

Las variables que están operando en ese campo dinámico, o espacio vital, son fundamentalmente tres: tensión, fuerza y necesidad. Gracias a esta última la conducta establece una finalidad determinada.

Grandes aportes a la psicología social

El principal aporte de Kurt Lewin fue postular que el individuo y el entorno nunca deben verse como dos realidades separadas. En la práctica, son dos instancias que siempre están interactuando entre sí y que se modifican mutuamente, en tiempo real. Ocurre en todo momento. La teoría de campo de Lewin llama a estudiar al individuo en función de esas dinámicas.

Así mismo, señala que cuando se quiere comprender el comportamiento humano deben tenerse en cuenta todas las variables que pueden estar incidiendo en su espacio vital. Esto incluye desde el grado de iluminación de un recinto, hasta los patrones de socialización que hay en su grupo.

Manos con figuras de papel representando las teorías de Kurt Lewin

Con base en todo esto, Kurt Lewin plantea que es perfectamente válido introducir cambios en ese entorno para estudiar las reacciones de los sujetos que interactúan en él y con él. Esta fue una nueva perspectiva de la investigación que dio origen a cientos de estudios de ese estilo en todo el mundo. A día de hoy, este método, llamado de investigación-acción, se sigue aplicando.