La anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa explicadas desde la psicología evolutiva

31 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Cristina Roda Rivera
La etiología de los trastornos alimentarios sigue siendo muy desconocida. El enfoque evolutivo nos da una perspectiva explicativa centrada en aspectos novedosos.
 

La anorexia nerviosa (AN) y la bulimia nerviosa (BN) son categorías diagnósticas de trastornos alimentarios según las clasificaciones CIE-10 y DSM-5. Las dos condiciones comparten características centrales del miedo mórbido a la gordura, con una imagen corporal distorsionada y un patrón de comportamiento dirigido a la reducción de peso.

La anorexia se caracteriza por un bajo peso corporal, mientras que la bulimia se asocia con atracones y un peso corporal normal o incluso elevado.

Los trastornos alimentarios pueden resultar difíciles de tratar, con tasas de remisión del 50 % para anorexia nerviosa y 75 % para bulimia nerviosa a los 10 años de seguimiento. Además, se considera que la anorexia nerviosa tiene la tasa de mortalidad más alta entre los trastornos mentales con un 5,9 % de los casos que resultan en un desenlace fatal.

Este estado clínicamente insatisfactorio resulta, al menos en parte, del hecho de que la etiología de los trastornos alimentarios sigue siendo un tanto conocida.

Mujer con anorexia

Teorías evolutivas para explicar la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa

Se han propuesto varias teorías e hipótesis basadas en la evolución para explicar los trastornos alimentarios.

 

Hipótesis de la huida de la hambruna para explicar la anorexia

Diversas hipótesis evolutivas han postulado que los síntomas de anorexia nerviosa pueden ayudar a hacer frente a la hambruna si se diera el caso. La restricción de alimentos, la negación del hambre y la hiperactividad podrían representar un comportamiento adaptativo.

Este comportamiento ayudó a los recolectores nómadas ancestrales a migrar de entornos agotados a entornos más prometedores en tiempos de escasez de alimentos. No obstante, este tipo de enfoques evolutivos son limitados en su poder explicativo, ya que se centran exclusivamente en explicar la anorexia nerviosa.

Hipótesis de supresión reproductiva para explicar la anorexia

La hipótesis de supresión reproductiva de la anorexia nerviosa considera la restricción alimenticia como una estrategia inconsciente para retrasar la reproducción. En tiempos de condiciones ambientales desfavorables, se reduce la cantidad de grasa corporal a un nivel incompatible con la ovulación.

Es característico también que las personas con anorexia demuestren preferencia por alcanzar un cuerpo delgado y no femenino. Posponen de esta manera la pubertad configurando una corporalidad poco atractiva al sexo masculino. Inclusive aparece una disminución de la libido que permitiría una mayor dedicación a metas ambiciosas en logros académicos, laborales y deportivos.

Hipótesis de la competencia intrasexual para explicar la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa

 

Un modelo evolutivo alternativo que intenta explicar la anorexia nerviosa y bulimia nerviosa, es la «Hipótesis de la competencia sexual». La competencia intrasexual es relevante tanto para hombres como para mujeres. Sin embargo, las expresiones de comportamiento difieren entre los sexos.

Los hombres compiten entre sí a través de la exhibición de estatus, recursos y dominio. Sin embargo, las mujeres actúan a través de estrategias como las muestras de atractivo físico y la eliminación de rivales.

Según la esta hipótesis, las mujeres aprecian características tales como la capacidad de obtener ingresos y el estado de posibles parejas. Los hombres, por su parte, prefieren parejas con potencial reproductivo, atractivo físico y castidad.

Las mujeres en edad reproductiva compiten entre sí a través de un estrategia de búsqueda de la delgadez como señal de la juventud. Esto conduce a un estado de «competencia intrasexual femenina desbocada», cuya versión extrema son los trastornos alimentarios.

Por lo tanto, según la perspectiva evolutiva, la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa pueden estar asociadas a una competencia intrasexual anormalmente intensa. Pero la hipótesis de la competencia sexual no explica una serie de aspectos. Por ejemplo, cuáles son los factores que conducen a la diversa variedad de presentaciones de anorexia y bulimia en la práctica clínica.

Una vía de investigación fue considerar diferentes estrategias de la historia de vida en manifestaciones de la competencia intrasexual femenina en personas con anorexia y bulimia.

 

Teoría de la historia de vida en la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa

La teoría de la historia de la vida postula que los organismos asignan recursos al esfuerzo somático o la reproducción. El esfuerzo somático incluye el crecimiento, la supervivencia o el mantenimiento del cuerpo. El esfuerzo reproductivo implica el esfuerzo de apareamiento, crianza de esfuerzo, cada uno de los cuales se compensa o se retrasa en favor del otro.

Las personas que persiguen una estrategia «rápida» tienden a invertir más en esfuerzo reproductivo que somático y más en apareamiento que en esfuerzo parental, mientras que las personas que persiguen estrategias lentas tienden a seguir el patrón inverso.

Las estrategias rápidas coexisten con rasgos de comportamiento tales como «impulsividad, pensamiento a corto plazo, promiscuidad, baja inversión parental femenina, poca o ninguna inversión parental masculina, poco apoyo social, desprecio por las reglas sociales y una amplia toma de riesgos».

Por el contrario, las estrategias lentas se correlacionan con rasgos de comportamiento tales como «pensamiento a largo plazo, monogamia, amplia inversión de los padres, estructuras sustanciales de apoyo social, adherencia a las reglas sociales y una cuidadosa consideración de los riesgos».

Mujer con anorexia con el metro en la mano
 

Estrategias de vida para la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa

Visto de esta manera, se puede argumentar que, dentro del espectro de los trastornos alimentarios, las personas con bulimia nerviosa tienen más probabilidades de seguir estrategias rápidas de historia de vida.

Esto está respaldado por la asociación conocida de BN con una mayor impulsividad y trastorno límite de la personalidad. Por el contrario, las personas con AN pueden seguir estrategias de historia de vida lentas, compatibles con su impulsividad generalmente baja.

Las pacientes con BN persiguen una estrategia de historia de vida rápida y compiten por parejas a corto plazo a través de la exhibición de fecundidad inmediata. En cambio, en la AN se persigue una estrategia de historia de vida lenta. Compiten por compañeros a largo plazo a través de la exhibición de delgadez y, por lo tanto, potencial reproductivo.

Como vemos, la perspectiva evolutiva trata de analizar estas problemáticas intentando darle un sentido a su permanencia evolutiva; sin embargo, aún queda mucho por explorar y averiguar en este terreno.