La curiosa relación entre la depresión y el color gris

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 27 abril, 2019
Edith Sánchez · 27 abril, 2019
Según un estudio llevado a cabo en la Universidad de Friburgo (Alemania), no es gratuito que pintores de todos los tiempos hayan representado la tristeza con imágenes de poca luz. Hay una relación directa entre la depresión y el color gris.

Desde siempre se ha hablado acerca de la relación que hay entre la depresión y el color gris. De hecho, cuando una persona está triste, se dice que todo lo ve gris o que el mundo no tiene color. Pues bien, la ciencia ha comprobado que esto no es una metáfora, sino que ese efecto visual efectivamente tiene lugar.

Según los datos de la Organización Mundial de la Salud, se estima que la depresión podría estar afectando a unas 300 millones de personas en el mundo. Se habla de una estimación, pues muchos de los casos nunca se reportan. Algunas personas no creen que se trate de un problema que deba ser atendido por un profesional.

La tarde era tan gris como la estación, como la ciudad como yo mismo. Me siento gris por dentro y por fuera”.

-Mario Levreno-

Así mismo, tampoco es fácil hacer el diagnóstico de este problema, ya que no todo estado de tristeza equivale a estar deprimido en estricto sentido. Por eso, la relación entre la depresión y el color gris podría ser una nueva manera para diagnosticar este problema, con mayor precisión.

Mujer triste y deprimida

Entendiendo la depresión

Es importante anotar que la psiquiatría y el psicoanálisis definen y abordan la depresión de una manera diferente. En la psiquiatría, y en la mayoría de las corrientes de psicología, la depresión es un trastorno por sí solo. En el psicoanálisis, en cambio, se le considera un síntoma.

En el campo de la psiquiatría, la depresión se aborda como una enfermedad grave, que genera diferentes síntomas físicos y mentales. Los sectores más organicistas de esta ciencia, enfatizan la relación entre la química cerebral y los estados depresivos. Por eso, tratan el problema principalmente a través de medicaciones.

En el psicoanálisis, no hay una estructura llamada depresión. Esta es un síntoma de una estructura neurótica o psicótica. Se trata de un sentimiento de odio hacia uno mismo, que en realidad es un odio no reconocido por alguien más. Emerge cuando se vivencia un fracaso y conduce a la pérdida de esperanza. Se trata a través de la palabra.

En realidad, ambos enfoques se complementan, aunque en la práctica se han vuelto divergentes. Toda experiencia vivencial genera reacciones químicas en el cerebro. Y viceversa. El cerebro es un órgano plástico, que cambia tanto en función de una sustancia, como en función de una experiencia, por ejemplo, la palabra.

La depresión y el color gris

Actualmente se adelantan muchas investigaciones para comprender mejor el cerebro, desde el punto de vista orgánico y fisiológico. Una de esas investigaciones se llevó a cabo en la Universidad de Friburgo, en Alemania. Fue en ella donde se encontró una relación directa entre la depresión y el color gris.

En concreto, los científicos detectaron que las personas deprimidas tienen grandes dificultades para detectar el contraste que hay entre el blanco y el negro. Esto se concluyó después de que se aplicaron electrocardiogramas a la retina del ojo, a un grupo de voluntarios.

La investigación fue dirigida por el doctor Ludger Tebartz van Elst. De acuerdo con sus mediciones, las personas deprimidas ven el mundo de una forma similar a como aparece en la televisión cuando se baja el contraste de color. Cuanto mayor era la depresión, menos era la capacidad para visualizar el contraste de los colores.

Hombre triste pensando en abusos sexuales

El diagnóstico

El hecho de que se haya encontrado esa relación entre la depresión y el color gris podría convertirse en un indicador confiable para diagnosticar tanto la presencia, como el nivel de depresión en las personas. La revista Biological Psychiatry confirmó que este sería un método de diagnóstico más objetivo, que el que se emplea actualmente.

Es de recordar que, en la actualidad, la depresión se diagnostica, principalmente, a partir del criterio de los profesionales de la salud, especialmente los psicólogos y los psiquiatras. Estos entrevistan al paciente e indagan sobre su estilo de vida, enfoque y diversos síntomas. A partir de ello, concluyen si la persona tiene depresión o no. Sin embargo, como es obvio, no siempre se hacen diagnósticos precisos.

Con el hallazgo de la relación entre la depresión y el color gris, la cual es perfectamente medible físicamente, se podría avanzar notablemente en el plano del diagnóstico. No solamente se podría confirmar si, efectivamente, hay depresión, sino que también se podría calcular su intensidad.

De todos modos, este tipo de diagnósticos tendrían que valorarse integralmente. No sobra insistir en que no todo estado de tristeza es depresión como tal. Se debe valorar el contexto, la duración, el estado de salud y otras variables.

  • Estévez, A. M., & Calvete, E. (2009). Mediación a través de pensamientos automáticos de la relación entre esquemas y síntomas de depresión. Anales de Psicología/Annals of Psychology, 25(1), 27-35.