La esperanza de saber que se puede - La Mente es Maravillosa

La esperanza de saber que se puede

Marian García 18 enero, 2014 en Psicología 73 compartidos

Nos aferramos a la esperanza con fuerza cuando deseamos que determinadas situaciones mejoren en nuestra vida. Es intermitente, aparece y desaparece en función del momento en el que nos encontremos. No es una actitud, es un estado de ánimo.

Nos entregamos a ella convencidos de que sin su ayuda no conseguiremos alcanzar nuestro propósito. Es la esperanza uno de los sentimientos más constructivos y más positivos que podemos sentir las personas.

¿Esperanza u optimismo?

A veces, confundimos esperanza con optimismo. No son lo mismo, aunque se complementan. El optimismo es algo más constante, es decir, es la actitud que adoptamos para enfrentarnos a la vida. La esperanza, sin embargo, no está siempre con nosotros, aparece de manera puntual, cuando pensamos que es necesaria para un momento determinado.

Mujer abrazando un corazón con esperanza

Con esperanza construimos, es un sentimiento positivo basado en la realidad. Se produce cuando anhelamos, deseamos, creemos y queremos alcanzar una meta. Sin embargo, no siempre conseguimos lo que nos proponemos. Hay ocasiones en las que diseñamos nuestros objetivos basándonos en irrealidades y alimentamos lo que llamamos falsas esperanzas.

Las personas con esperanza suelen conseguir buenos resultados en aquello que se proponen. Es una fuerza que nos empuja actuar, nos motiva, nos fortalece y nos ayuda a tomar decisiones.

Siempre va acompañada de emociones positivas como son la confianza, el entusiasmo o la felicidad. La desesperanza, sin embargo, se relaciona con sentimientos negativos como la desidia, la inseguridad o la desilusión

La esperanza también nos brinda una oportunidad de crecer. Aquellas personas “esperanzadas” se sienten más capaces de superar los obstáculos que se presentan en la vida. Por el contrario, la falta de esperanzas se alía con el miedo, nos hace más inseguros, nos paraliza y nos impide intentarlo.

La esperanza hay que cultivarla

Mujer pintando en colores llena de esperanza

Pero la vida no siempre nos ofrece su mejor cara y nos brinda la posibilidad de facilitarnos el camino. Por mucha ilusión y por mucho empeño que pongamos, la esperanza no es una pócima mágica que nos asegura el éxito.

Sin embargo, recurrir a ella siempre será más favorable que abandonarse a la desesperanza. Hay personas que de manera innata utilizan esta habilidad, pero todos podemos aprender a manejarla. Hay varios factores que nos ayudan a cultivar la esperanza. Si los trabajamos podemos conseguir que nunca falte en la despensa de nuestros pensamientos positivos.

  • Ponte metas: no se trata de ser ambicioso, se trata de intentar hacer cosas diferentes y ponerse objetivos que, eso sí, deben ser realistas.
  • Traza un camino: cuando establezcas una meta, diseña el camino que vas a seguir para conseguir tus objetivos. No construyas una línea recta. Incluye alternativas para superar los obstáculos que puedan presentarse en el camino.
  • Confía en ti: Persevera, esfuérzate y confía en ti. Es la mejor motivación que puedes tener para alcanzar tu meta

El cambio nos abre el camino a nuevas posibilidades. La adversidad siempre es una oportunidad para crecer. Tener esperanzas es la fuerza que nos ayuda a intentar cambiar y enfrentarnos a la adversidad sin perder la ilusión.

No dejes que los obstáculos te detengan, si percibes que empiezas a desesperar, intenta ser más positivo, buscar nuevos caminos. Mira al futuro con optimismo, porque puedes alcanzar lo que deseas y, si no lo consigues, nadie podrá quitarte la satisfacción de haberlo intentado con todas tus fuerzas.

Marian García

Ver perfil »
Te puede gustar