La psicología positiva existencial, según Paul TP Wong

10 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
Aunque cueste creerlo, es posible alcanzar la felicidad tras haber pasado por circunstancias muy complicadas. Las emociones negativas también tienen su valiosa trascendencia. Esto es lo que nos enseña la psicología positiva existencial. Lo analizamos.

Para muchos, la psicología positiva tiene un «lado oscuro». Esa focalización casi en exclusiva en las emociones de valencia positiva, como la alegría, el entusiasmo o la esperanza puede hacer que desatendamos los asuntos relativos a la cara menos amable de la vida. Como respuesta a este hecho surgió hace solo unos años un nuevo y valioso enfoque: la psicología positiva existencial.

Su promotor es Paul TP Wong, un psicólogo canadiense que lidera la «psicología positiva de la segunda ola»Esta corriente, más que una reformulación, busca concienciarnos de que la infelicidad también existe y transitar por ella un tiempo determinado es algo normal. Al fin y al cabo, como bien señalaba Albert Camus “nadie alcanza la alegría de vivir sin tomar contacto primero con el sufrimiento”.

Lo que nos propone doctor Wong con su interesante teoría es una nueva forma de entender ese modelo que Martin Seligman asentó en los años 90 al permitirnos comprender las bases biológicas del bienestar psicológico y la felicidad.

Es momento de dejar a un lado esas emociones más hedonistas y complacientes para navegar entre las dificultades y hallar un rumbo, un sentido, un propósito. Profundicemos.

Paul TP Wong promotor de la psicología positiva existencial

La psicología positiva existencial de Paul TP Wong ¿en qué consiste?

Hay algo que Paul TP Wong comenta a menudo en sus conferencias: el mundo actual es un caos, vivimos un presente lleno de dificultades y necesitamos otro tipo de perspectiva terapéutica. La psicología existencial positiva busca ayudar a las personas a lograr la estabilidad y el bienestar, permitiéndoles manejar las dificultades cotidianas y esos desafíos con los que nos encontramos de forma recurrente.

De este modo, algo que se le solía criticar a la psicología positiva y a figuras como Seligman o Mijali Csíkszentmihályi es haberse centrado en exclusiva en las áreas más saludables del ser humano. Factores, como la creatividad, el entusiasmo, la esperanza o incluso la inteligencia emocional nos impulsan a sacar lo mejor de nosotros mismos. Así, quien trabaja y desarrolla estas capacidades puede alcanzar esa cumbre, la autorrealización de la que nos habló Abraham Maslow.

Ahora bien ¿qué ocurre cuando uno se siente perdido? ¿qué pasa si estoy lidiando con una depresión tras la pérdida de un familiar o el abandono de mi pareja? En esas circunstancias, no puedo encender la bombilla del entusiasmo. Tampoco me es posible despertar mi creatividad porque mi mente está bloqueada, estancada en la desesperación…

Es en estos contextos en los que la psicología positiva existencial de Paul TP Wong adquiere sentido.

El coraje y la responsabilidad de enfrentar las dificultades

La psicología positiva existencial no busca restar autoridad a la psicología positiva original. Es más, entiende que a veces se ha hecho una interpretación algo simplista de este modelo con publicaciones que a menudo caían en ese pensamiento mágico desde el que asumir que basta con desear para que nuestras expectativas se cumplan. Véase por ejemplo, El secreto, de Rhonda Byrne.

El doctor Wong lo que afirma es lo siguiente: cada uno tenemos el poder de despertar nuestro coraje, actitud y valentía para hacer frente a la adversidad. Si somos capaces de desarrollar un mecanismo psicológico basado en la resiliencia, en la capacidad de encontrar un sentido a cada circunstancia, podemos aspirar incluso a ser felices.

Por tanto, la psicología positiva existencial no le quita valor a la felicidad o a la esperanza. Las emociones positivas son en realidad el motor del ser humano. No obstante, eso sí, hay que dar espacio a las emociones de valencia negativa y entenderlas.

El existencialismo como piedra angular de la psicología positiva existencial de Wong

Hay un aspecto realmente valioso en este enfoque asentado en el 2011. Este es sin duda, el haber integrado la perspectiva existencial a la propia psicología positiva. De ese modo, se le confiere mayor sentido, finalidad y utilidad. Así, tanto los filósofos como los psicólogos existenciales nos recuerdan que la vida está conformada de paradojas, apuros y problemas que estamos obligados a afrontar.

Hacer frente a estas dimensiones es lo que nos dota de notables recursos psicológicos. Es así como potenciamos el coraje, así como nos comprometemos con el esfuerzo, con la superación y con el firme compromiso con nosotros mismos y con la vida. La psicología positiva existencial asume que la auténtica felicidad adquiere sentido solo cuando uno sabe qué es el sufrimiento y lo sabe afrontar.

De este modo, uno de sus pilares es mediar y dar estrategias para que las personas aprendan a lidiar con la pérdida, el miedo a la muerte, la decepción, la ansiedad, el miedo, la desesperación…

Mujer preocupada

Viktor Frankl y la búsqueda de sentido

Según Paul TP Wong la psicología positiva necesita volver a sus raíces existenciales-humanísticas. Solo entonces logrará recuperar su significado, su trascendencia. Es más, no podemos ayudar a alguien a reconstruir su realidad para que alcance el bienestar y la felicidad, si no lo guiamos primero en eso que nos enseñó Viktor Frankl: la búsqueda de sentido.

Cuando alguien navega en el océano de la incertidumbre y la adversidad necesita una luz. Necesita un enfoque, un refugio, eso que le da sentido y le anime a luchar, a no rendirse. Por ello, el doctor Wong nos anima a hacernos las siguientes preguntas:

  • ¿Quién soy? ¿Qué es lo que me define? 
  • ¿Cómo podría ser más feliz? ¿Qué es para mí la buena vida? 
  • ¿Cuál es mi vocación? ¿A qué debería dedicar el resto de mi vida para sentirme bien?
  • ¿Estoy tomando las decisiones correctas?
  • ¿Dónde pertenezco? ¿Por qué me siento tan solo en este mundo? ¿Dónde puedo encontrar aceptación? ¿Dónde está mi casa?
  • ¿Qué es lo que de verdad me da sentido?

Para concluir, la psicología positiva existencial nos abre la puerta a una corriente valiosa. Una que, en realidad, recupera conceptos del ayer, pilares que fueron esenciales en el propio desarrollo de la psicología como tal. Sin embargo, ahora más que nunca y en este presente complicado lleno de incertidumbres y desafíos, es importante trabajar estos principios.

Recordemos nuestros propósitos vitales y dejemos espacio a las emociones más complicadas, a esas que pueden llegar a molestar o a doler. Entenderlas nos hace sabios. Saber manejarlas nos convierte en personas más fuertes y capaces.

  • Wong, P. T. P. Meaning-centered approach to research and therapy, second wave positive psychology, and the future of humanistic psychology. The Humanistic Psychologist.
  • Wong, P. T. P., Ivtzan, I., & Lomas, T. (2016). Good work: A meaning-centred approach. In L. G. Oades, M. F. Steger, A. Delle Fave, & J. Passmore (Eds.), The Wiley Blackwell handbook of the psychology of positivity and strengths-based approaches at work (pp. 0-0). West Sussex, UK: Wiley Blackwell.