La terapia EMDR y el mindfulness: un tándem que funciona

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 2 julio, 2019
Sonia Budner · 2 julio, 2019
La terapia EMDR y el mindfulness se han consagrado como una de las combinaciones más eficaces para el estrés postraumático. En este artículo os hablamos de ellas.

Hoy vamos a hablar de la efectividad de la terapia EMDR y el mindfulness. Dos intervenciones terapéuticas que se están utilizando conjuntamente y parece que funcionan bien juntas. La terapia de desensibilización y reprocesamiento por movimiento de ojos (EMDR en inglés) es una práctica clínica que comenzó como un tratamiento para traumas cuyo objetivos era reducir síntomas como la hipervigilancia y los recuerdos intrusivos. Se comenzó a aplicar en los soldados que regresaban de la guerra de Vietnam y en mujeres que habían sido violentadas sexualmente.

La terapia EMDR está basada en el modelo de procesamiento de información adaptativo (AIP). Este principio sostiene que nuestra mente tiene una capacidad innata para procesar cualquier cosa que nos suceda y lo hace de forma saludable. El problema surge cuando una experiencia traumática no se procesa de forma efectiva. En estos casos, las percepciones se almacenan tal y como se codificaron inicialmente y además acompañadas de pensamientos, sensaciones e imágenes distorsionadas.

Muchos terapeutas de prestigio combinan con éxito la EMDR con la práctica de la atención plena, o mindfulness. La atención plena se define en términos generales como la observación consciente y sin prejuicios de lo que acontece en la mente, la aceptación, la compasión y la curiosidad franca. Estas dos técnicas combinadas, la terapia EMDR y el mindfulness, están resultando muy efectivas para recuperar traumas y despersonalizar los eventos traumáticos acontecidos.

Mujer con depresión doble tapándose la cara

EMDR: terapia de desensibilización y reprocesamiento por movimiento de ojos

Francine Shapiro fue la creadora de esta técnica; un plan de acción que transformó las terapias iniciales por movimiento de ojos en un paradigma de procesamiento de la información más integrador.

En la actualidad, es utilizado por innumerables médicos. Esta técnica intenta ir más allá del mero alivio de los síntomas del trauma y se enfoca en evocar los afectos positivos y crear cambios profundos en las creencias fundamentales. El objetivo final es que cambien también las conductas asociadas.

De esta manera, la EMDR trata el trauma como una trastorno de procesamiento de la información. Lo hace bajo el principio de que la mente tiene capacidad de curarse a sí misma si no encuentra algo que la bloquee.

La metáfora que suele utilizarse para describirlo es la capacidad que tiene la piel de sanar un corte en algo más de una semana, siempre y cuando no haya una astilla clavada en la herida. En este caso, la astilla sería la memoria almacenada disfuncionalmente.

Este tipo de terapia considera el procesamiento de la memoria y su forma de almacenamiento como patológico, más que el evento traumático en sí mismo. Funciona estimulando el cerebro para que recupere y procese recuerdos no procesados o no curados y los vincula a redes de memoria positiva, para dar lugar a una restauración natural y adaptativa que disminuya la carga emocional.

Cómo funcionan la terapia EMDR y el mindfulness

En la terapia EMDR, los recuerdos que se han almacenado disfuncionalmente (aislados, sin forma y atascados en su forma original en el sistema límbico) pasan a ser procesados en el neocórtex en forma de memoria semántica. El formato semántico que damos a estos recuerdos ayuda a ser digeridos emocionalmente y a existir en las redes de memoria con una narrativa personal coherente.

La EMDR, además, alivia el sistema nervioso simpático reactivo, asociado con las experiencias traumáticas y reduce considerablemente la activación fisiológica.

Esto es lo que conecta la terapia EMDR y el mindfulness. El Dr. Laurel Parnell, una reconocida terapeuta de EMDR, fijó su interés en la atención plena en 1972. Especialmente en la analogía de observar la propia mente como un laboratorio y descubrir de esta manera las propias verdades.

Parnell, completó su terapia EMDR con mindfulness tras realizar varios retiros de entrenamiento en atención plena con pioneros de la talla de Jack Kornfield y Joseph Goldstein.

Muchos monjes tibetanos usan también la visualización y el poder de las imágenes para cultivar cualidades tan importantes como la compasión, el poder y la sabiduría. La atención plena forma parte del entrenamiento en yoga, una tradición que enfatiza la percepción corporal en un nivel muy profundo. La atención plena nos ayuda a experimentar la información en lugar de juzgarla.

Mujer meditando cerca del lago

Enfocados en el presente

Ambas técnicas, tanto el EMDR como el mindfulness están enfocados en el presente. Es por esto que ayudan a sentir lo que se está experimentando y a ver los sucesos traumáticos o la depresión como eventos transitorios de la consciencia.

Este tándem está orientado a desatar los nudos de los traumas atrapados o excesivamente despiertos bajo un estado de hipervigilancia. En definitiva, ayudan a lograr una resolución adaptativa de los recuerdos estresantes.

  • Shapiro, F. (2017). Eye movement desensitization and reprocessing (EMDR): Basic principles, protocols, and procedures. (3rded.). Guilford Press.
  • Boyd, J. E., Lanius, R. A., & McKinnon, M. C. (2018). Mindfulness-based treatments for posttraumatic stress disorder: a review of the treatment literature and neurobiological evidence. Journal of psychiatry & neuroscience : JPN, 43(1), 7–25. doi:10.1503/jpn.170021
  • Hase, M., Balmaceda, U. M., Hase, A., Lehnung, M., Tumani, V., Huchzermeier, C., & Hofmann, A. (2015). Eye movement desensitization and reprocessing (EMDR) therapy in the treatment of depression: a matched pairs study in an inpatient setting. Brain and behavior, 5(6), e00342. doi:10.1002/brb3.342
  • Linde, Jason N. (2019). Mindfulness and EMDR Therapy. Pychology Today