Leer es mucho más que un placer

19 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el psicólogo Bernardo Peña Herrera
El hábito de leer, actualmente, está reservado a personas especiales. Personas que ansían conocimiento y la posibilidad de alcanzar la excelencia en la vida personal y profesional

Leer es una de las actividades más enriquecedoras que podemos realizar. Sin embargo, ha perdido popularidad en el mundo moderno, debido a nuevas y menos exigentes formas de entretenimiento, tales como la televisión, el cine y los videojuegos.

Gracias a la lectura podemos adentrarnos en mundos maravillosos, conocer la mente de distintos personas y explorar lo desconocido. Vale la pena que nos detengamos unos minutos a reflexionar acerca del hábito de la lectura y todo lo que nos puede aportar.

¿Qué nos aporta leer?

1. Nuevos conocimientos y un importante alimento para la mente

La lectura nos brinda, casi ilimitadamente, el conocimiento. De igual modo, estimula nuestra imaginación, nuestros sentidos y nuestras emociones. Es un ejercicio mental en el cual nuestro cerebro participa activamente ordenando ideas, relacionando conceptos y evocando imágenes, emociones y sentimientos profundos.

Libro abierto con luces, leer

El hábito de la lectura nos dota, no solo de nuevos conocimientos e ideas, también de nuevo vocabulario y de formas de ver y entender la vida y el Universo.

Además, leer favorece las capacidades cognitivas de nuestra mente, fortaleciendo e instaurando nuevas conexiones neuronales. Estas redundarán positivamente en nuestro pensamiento crítico, retrasarán el deterioro cognitivo propio de la edad y nos ayudarán a comprendernos mejor a nosotros mismos y a la vida.

“Los libros son los amigos más silenciosos y constantes; son los consejeros más accesibles y los maestros más pacientes.”

-Charles William Eliot-

2. Leer puede ir de la mano del éxito

Así lo indica un estudio realizado en la Universidad de Oxford, según el cual, quienes son lectores habituales en la adolescencia tienen una probabilidad mayor de alcanzar el éxito a nivel profesional en su tercera década de vida.

Esto no es de extrañar, si tomamos en cuenta lo que revisamos en el punto anterior acerca de los beneficios que esta actividad comporta para nuestra mente. El caudal de conocimientos al cual nos expone la lectura es infinito y muy valioso.

Además, gracias a la lectura puedes conocer acerca de la vida y obra de personajes notables, en las cuales, muchas veces, te exponen qué les funcionó y que no en su vida, qué lecciones y aprendizajes valiosos extrajeron de ella, cómo tomar decisiones, asumir el liderazgo, etc.

Leer es como vivir varias vidas, y absorber los aprendizajes de aquellas personas que te precedieron

3. Puede mejorar las relaciones humanas

La lectura puede mejorar las relaciones sociales de varias maneras. Una de ellas es que, al proporcionarnos nuevos y  conocimientos y experiencias indirectas, nos aporta un mayor bagaje cultural, así como temas de conversación que podemos compartir con otras personas. Tendremos la experiencia acumulada de muchas personas que vivieron antes que nosotros, por lo que podremos ofrecer mejores consejos y ayudar a otros con sus cuestiones vitales.

Mujer leyendo libro en su cama

Por otro lado, podrás intercambiar más y mejores ideas con otras personas. Esto enriquecerá tu forma de ver el mundo y de vivir. Podrás tener conversaciones más profundas y trascendentes con los demás.

Por otra parte, la afición por la lectura puede favorecer tu inclusión en un grupo de personas que compartan tus mismos intereses. En la actualidad hay clubes de lectura, talleres de poesía, etc. Puedes conocer personas con las que tengas esta hermosa afición en común. Y… ¿quién sabe? Tal vez encuentres a esa persona especial para ti.

Por último, se ha comprobado que la lectura del género narrativo, en particular, favorece la empatía, ya que hace que nos involucremos y hasta nos identifiquemos con los sentimientos, dramas y emociones que viven los personajes. Curioso, ¿verdad?

“Los grandes libros te ayudan a entender y te ayudan a sentirte entendido.”

-John Green-

4. Leer puede ser un eficaz antídoto contra el estrés

Hombre leyendo y tomando café

Leer puede ayudarte a sobrellevar el estrés porque muestra la vida de las personas en diferentes sitios, culturas y épocas, con sus luces y sombras. Esto nos puede ayudar a poner en perspectiva nuestra situación y ver que nuestros problemas no son únicos e irresolubles. Además, como dijimos previamente, tal vez leer biografías y estudiar cómo otros han superado sus problemas, nos puede ayudar con los nuestros.

Leer también es útil como terapia para el estrés porque es una actividad placentera por sí misma, que nos relaja y hace que disfrutemos de tan grata actividad. ¿No te ha pasado alguna vez que te has quedado totalmente absorto leyendo un libro sin pensar en problemas?

En conclusión, la lectura no es solo un hábito positivo para nuestro cerebro. Lo es para nuestra persona, nuestras relaciones con los demás y para alcanzar, con mayores posibilidades, la excelencia en las facetas más importantes de la vida.