Líderes psicopáticos: cómo mantenerse mentalmente fuerte ante ellos

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater
· 10 diciembre, 2018
Los líderes psicopáticos tienen tres rasgos básicos: dominio interpersonal, impulsividad y un uso adverso de la empatía.

Los líderes psicopáticos son auténticos explotadores psicológicos y debemos mantenernos mentalmente fuertes ante ellos. Son esos jefes que en un entorno laboral no dudan en pedir tareas imposibles y hasta poco éticas. Disfrutan ejerciendo la dominación, son arrogantes, insensibles y deshonestos. Todas estas prácticas no impiden, ni mucho menos, que escalen cada día más posiciones.

¿Qué está pasando? ¿Es nuestra sociedad cada vez más tolerante ante este tipo de comportamientos agresivos por parte de nuestros líderes? A todos nos viene a la mente el nombre de algún político que ejerce el poder a través de estas dinámicas. Todos conocemos (o hemos conocido) algún directivo de empresa que cumple al dedillo con los rasgos de un psicópata.

Bien, algo que debemos tener en cuenta es que este tipo de perfiles siempre han existido en nuestro día a día. El tema, por lo tanto, no es nuevo. Sin embargo, la diferencia con la que contamos en la actualidad es que conocemos muy bien su anatomía psicológica, así como sus indudables y nocivos efectos.

Un líder psicopático no es un criminal. Sin embargo, hace uso de unas artimañanas tan antisociales, dañinas y deshonestas que podría estar éticamente a la altura de cualquier individuo procesado ya por la justicia. Y, aún así, seguimos conviviendo con ellos; es más, nada nos hace pensar que este tipo de realidad vaya a cambiar.

Por tanto, es recomendable que aprendamos a manejarlos. 

«El poder tiende a corromper, el poder absoluto corrompe absolutamente».

-Lord Acton-

cerillas simbolizando a los líderes psicopáticos

Mantenernos fuertes ante los líderes psicopáticos

La doctora Karen Landay y sus colegas del departamento de psicología de la Universidad de Alabama, realizaron un interesante estudio a principios del 2018. El trabajo se titula «¿Estamos sirviendo al señor Oscuro?» y fue publicado en el Journal of Applied Psychology.

Algo que nos revela este equipo de expertos es que no todos nuestros jefes tienen rasgos psicopáticos. Aún más, tampoco todos los psicópatas tienen puestos de poder ni todos ellos cometen actos violentos. Esto es algo que debemos clarificar en primer lugar. Ahora bien, ello no evita que un porcentaje destacado de los líderes corporativos actuales tengan esta «oscura» brújula moral.

Para empezar, la psicopatía no es un rasgo simple. Tiene en realidad toda una gama de comportamientos, ciertas personas apuntarán unos con mayor relevancia y en otros apenas tendrán una puntuación destacada. Sin embargo, algo en lo que coinciden varios autores es que los líderes psicopáticos confluyen en tres dimensiones básicas:

  • Dominio interpersonal o audacia psicológica.
  • Conducta desinhibida o impulsividad.
  • Empatía adversa e instrumental. Cuidado, algo que debemos empezar a considerar es que el psicópata sí lee e intuye las emociones ajenas. Ahora bien, estas no solo le dan igual sino que además intenta manipularlas para usarlas a su favor.

Jefe iracundo

Estas características son las que explican su ascenso. Las que nos dan a entender por qué son tan audaces en los negocios, encantadores a instantes y por qué consiguen altas posiciones dejando tantas víctimas colaterales a su paso. Sabiendo esto, veamos ahora qué mecanismos mentales debemos usar ante los líderes psicopáticos.

1. No muestres intimidación ante sus conductas

El líder psicopático se vale de nuestras emociones y debilidades para asumir el control. Y cuando lo hace, disfruta de ello. Ahora bien, en la medida de lo posible debemos evitar mostrarnos tal y como ellos desean: vulnerables.

En ocasiones, puede resultar complicado pero es vital que nos mantengamos enérgicos y con nuestras barreras personales bien protegidas. No debemos sentirnos intimidados ante ellos, porque en cuanto lo perciban ganarán más terreno. La asertividad será nuestra mejor aliada.

2. Control emocional

Este tipo de perfil psicológico no suele tener un buen control de sus emociones. Si nosotros, por nuestra parte, logramos ser hábiles en esta característica, tendremos ventaja sobre ellos.

Algo así implica mantener una adecuada calma mental. No dejarnos llevar por la angustia y la rabia. Si perdemos el equilibrio ellos empezarán a manipular aún más nuestras emociones.

3. No caigas en sus trampas psicológicas

Los líderes psicopáticos son unos grandes contadores de historias. No dudarán en explicarnos aspectos de su vida y experiencias, en desplegar un buen encanto y hábil cercanía. No nos equivoquemos. Es una argucia, una trampa sutil y eficaz con la que ganarse nuestra confianza y poder dominarnos.

4. Sé su espejo, consigue que vean sus propias faltas

Siempre que nos sea posible debemos conseguir dos cosas. La primera, mantener nuestros límites personales protegidos, impedir que nos vulneren. La segunda, que los líderes psicopáticos vean sus propias faltas.

Por ello, cuando se dirijan a nosotros, reorientaremos la conversación hacia su persona y sus dinámicas tóxicas. Un ejemplo: en la reunión de hoy parecías un poco estresado, hasta nos has llegado a gritar. Tal vez estaría bien que meditaras un poco sobre esa tarea que nos has pedido. Creo que sabes que es excesiva y que hoy no la podremos cumplir.

escena representando el efecto de los líderes psicopáticos

5. Evita el cara a cara, mejor correo electrónico

Tenemos claro que no siempre es posible mantener a nuestro jefe en la distancia. A menudo, estamos más que obligados a tratar con ellos cara a cara día tras día. Esto puede ser no solo agotador. También corremos el riesgo de acabar quemados psicológicamente.

Así, y siempre que quepa dicha posibilidad, es recomendable tenerlos en la distancia y hablar con ellos mediante correos electrónicos y mensajes. De hecho, hay estudios que avalan la eficacia de hacerlo de este modo. La comunicación es menos agresiva y se consigue un mejor flujo de trabajo.

Para concluir, tal y como hemos señalado al inicio, nada parece darnos pistas de que este tipo de situaciones vayan a desaparecer. Los directivos, jefes corporativos y políticos con rasgos psicopáticos seguirán apareciendo años tras año. Huir de ellos es la mejor respuesta pero, como bien sabemos, no siempre es posible.

Debemos por tanto aprender a cohabitar con estos perfiles, a actuar en lugar de limitarnos a reaccionar y, en esencia, entrenarnos en un buen kit de supervivencia para proteger de nuestra salud psicológica.