Los 12 pares craneales y sus funciones

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga María Alejandra Castro
· 24 abril, 2019
Los pares craneales forman parte del entramado más importante de comunicaciones del Sistema Nervioso. Hablamos de pares, porque están duplicados, y de craneales, porque precisamente parten o terminan en esta estructura.

La complejidad del sistema nervioso es grande. Sus múltiples conexiones hacen de este sistema uno de los más importantes de nuestro organismo. En este artículo hablaremos sobre varias de sus vías más importantes: los pares craneales.

Los pares o nervios craneales surgen de la base del cráneo y llegan a sus zonas de destino a través de unos orificios repartidos en ella. Así, se comunican con zonas periféricas. Su nombre se debe porque existe un nervio tanto en un lado como en el otro del cerebro. Entonces hay doce nervios en el hemisferio derecho y doce nervios en el izquierdo.

Clasificación de los pares craneales

Los pares craneales se pueden clasificar de distintos modos:

  • Según su función.
    • Nervios craneales motores. Están los nervios craneales que se relacionan con los movimientos oculares: tres, cuatro y cinco; y los pares craneales relacionados con los movimientos de la lengua y el cuello: diez y doce.
    • Pares craneales sensitivos: uno, dos, y ocho.
    • Nervios craneales mixtos: cinco, siete, nueve y diez.
    • Pares craneales parasimpáticos: tres, siete.
  • Según su posición. Los que se encuentran por encima del tronco del encéfalo (pares uno y dos); aquellos que se encuentran en la parte superior del tronco del encéfalo (pares tres y cuatro); los cercanos al puente (pares cinco, seis, siete y ocho); aquellos que se encuentran en la parte más baja del bulbo raquídeo (pares nueve, diez, once y doce).

Ahora bien, según Bear, Connors y Paradiso, autores del libro Neurociencia. La exploración del cerebro sugieren que los dos primeros pares craneales hacen parte del sistema nervioso central y los demás, son como los nervios espinales, «en el sentido que contienen axones del sistema nervioso periférico». Aunque, cada nervio cuenta con fibras que llegan a realizar funciones variadas.

Cerebro con los pares craneales señalados

Pares craneales y sus funciones

Par craneal uno

Tipos de axones: especiales sensoriales.

Se trata del par craneal más corto, pues su zona de destino es cercana a la zona de la que surge en el encéfalo. También es llamado nervio olfatorio. Además, como su otro nombre lo indica, se encarga de llevar información nerviosa relacionada con el olfato.

Par craneal dos

Tipos de axones: especiales sensoriales.

Se origina en el diencéfalo. Y, como el anterior, cuenta con fibras aferentes, es decir, que transportan impulsos nerviosos desde los órganos sensoriales al sistema nervioso central. Su función es transmitir la información visual.

Par craneal tres

Tipos de axones: somáticos motores y viscerales motores.

Se le llama de otros dos modos: nervio oculomotor o motor ocular común. Se encarga del movimiento de los ojos y los párpados. Además, del control parasimpático del tamaño de las pupilas.

Par craneal cuatro

Tipos de axones: somáticos motores.

El cuarto par se origina en el mesencéfalo. Se le llama tanto nervio troclear como nervio patético. También se encarga del movimiento de los ojos. Específicamente envía señales al músculo oblicuo superior del ojo.

Quinto par craneal

Tipos de axones: somáticos sensoriales y somáticos motores.

Conocido como nervio trigémino. Cuenta con funciones motoras y sensoriales. A nivel motor envía órdenes a los músculos encargados de la masticación y a nivel sensorial, recoge información táctil, de dolor, propioceptiva de la boca y la cara.

Sexto par craneal

Tipos de axones: somáticos motores.

Se le llama Nervio Abducens. Se encarga de los movimientos abductores del ojo, es decir, es que el que hace que el ojo se mueva hacia el lado contrario de la nariz. ¡Increíble!, ¿verdad?

Séptimo par craneal

Tipos de axones: somáticos sensoriales, y somáticos motores.

También conocido como par facial. Se encarga de los movimientos de los músculos de la expresión facial. Además, del sentido del gusto en los dos tercios anteriores de la lengua. También, envía órdenes a las glándulas lagrimales y salivales.

Octavo par craneal

Tipos de axón: especiales sensoriales.

Se trata del nervio vestibulococlear. Se encarga del sentido del oído y del equilibrio. Por ello, recibe información de lo que escuchamos y de la posición en la que nos encontramos.

Par craneal nueve

Tipos de axón: somáticos motores, viscerales motores, especiales sensoriales y viscerales sensoriales.

Llamado nervio glosofaríngeo. Se trata de un nervio mixto, de su nombre podríamos deducir algunas de sus funciones.

Veamos cuáles son:

  • Movimiento de los músculos de la garganta.
  • Control parasimpático de las glándulas salivales.
  • Detección de los cambios de la presión arterial en la aorta.
  • Sentido del gusto, en el tercio posterior de la lengua.

Mujer con una mano en el cuello

Par craneal diez

Tipos de axones: viscerales motores.

Se le llama nervio vago. Se encarga del control parasimpático del corazón, los pulmones y los órganos abdominales, además de la sensación del dolor visceral, del movimiento de los músculos de la garganta y recibe información gustativa.

Par craneal once

Tipos de axones: somáticos motores.

Se llama nervio espinal accesorio. Se encarga de los movimientos de los músculos de la garganta y cuello. 

Doceavo par craneal

Tipos de axones: somáticos motores.

Llamado hipogloso. Participa en la acción de tragar. Además, se encarga del movimiento de la lengua, trabajando de la mano del par craneal nueve y diez. Gracias a este par, la deglución se realiza de forma óptima.

Ahora bien, cualquier daño en los pares craneales puede significar un problema para nuestra supervivencia o para el funcionamiento de nuestro organismo. Sobre todo, pueden evidenciarse trastornos neurológicos. Esperamos que gracias a este recorrido que hemos hecho conozcas un poco mejor esta parte esencial de nuestro cuerpo.

  • Bear, M. F. Connors, B. W., PAradiso, M.A. Nuin, X.U., Guillén, X.V & Sol Jaquotor, M.J. (2008). Neurociencias la exploración del cerebro. Wolters Kluwer/Lippicott Williams & Wikins.
  • Kandel, E. R., Schwartz, J. H., & Jessel, T.M. (2001). Principios de neurociencia. Madrid: McGrawHill Interamericana.