Los 7 pecados de la memoria, según Daniel Schacter

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 20 noviembre, 2018
Eva Maria Rodríguez · 20 noviembre, 2018
La memoria es esencial en nuestra vida vida cotidiana. Sin embargo, a pesar de su importancia, no proporciona un registro exacto de nuestras experiencias.

La investigación de Daniel Schacter, investigador de la memoria, psicólogo cognitivo y profesor de psicología de la Universidad de Harvard, defiende que nuestra memoria es proclive a caer en siete faltas que por su forma de funcionar son comunes a todos nosotros. A estos siete errores los llama los siete pecados de la memoria.

Explica Schacter que la investigación muestra que el proceso de recordar y recuperar memorias es una actividad constructiva. Schacter señala que el sistema de memoria humana no es perfecto. El sistema tiene sus deficiencias y todos estamos afectados por las deficiencias de la memoria en nuestra vida cotidiana.

En su libro Los siete pecados de la memoria, Schacter clasifica sistemáticamente varias distorsiones de la memoria en siete categorías básicas.Según Schacter, estas siete categorías de distorsión de la memoria son: fugacidad, atribución errónea, bloqueo, mala atribución, sugestibilidad, sesgo y persistencia.

Sin embargo, dice Schacter, “estas distorsiones de memoria no deben ser vistas como fallos en el diseño del sistema, sino que estas distorsiones pueden ser conceptualizadas como subproductos de características deseables de la memoria humana”.

En este sentido, Schacter resalta que existe evidencia de que la memoria satisface las necesidades del presente y que el pasado se remodela con el conocimiento, las creencias y las emociones actuales. Los errores de la memoria son tan fascinantes como importantes, dice Schacter. Estos pecados ocurren con frecuencia en la vida cotidiana y en sí no son un signo de patología. El problema es que las consecuencias que suelen derivarse de este pecar mnésico no suelen ser deseables.

Mente con mecanismos de memoria para representar el modelo de memoria de Atkinson y Shiffrin

Los 7 pecados de la memoria

Daniel Schacter afirma que el mal funcionamiento de la memoria se puede dividir en siete transgresiones fundamentales o pecados. Por una parte están los pecados de omisión, que son el resultado es un fracaso para recordar una idea, un hecho o un evento (recuperación del recuerdo). Son la fugacidad o transitoriedad (pérdida de retención con el tiempo), la falta de atención o distensión mental (fallos de atención que dan lugar a la pérdida de memoria) y el bloqueo (incapacidad para recuperar información que está disponible en la memoria).

Por otra parte están los pecados de comisión, que implican diferentes tipos de distorsión, es decir, casos donde el recuerdo se recupera pero hay un fallo en este recuerdo.Bien por haber sido mal codificado, bien por haberlo modificado después sin darnos cuenta.

Son la atribución errónea (atribuir memoria a un curso incorrecto), la sugestionabilidad (memorias implantadas resultantes de sugerencias o información engañosa) y el sesgo (efectos distorsionadores del conocimiento actual) , creencias y sentimientos en la memoria).

Schacter propone un pecado final, la persistencia, que tiene que ver con los recuerdos intrusivos e indeseables que no podemos olvidar.

Fugacidad o transitoriedad

La fugacidad o transitoriedad se refiere a un debilitamiento, deterioro o pérdida de memoria con el tiempo. Es decir, el deterioro de los recuerdos con el tiempo. De hecho, se pueden recordar mucho más los eventos recientes que aquellos que se encuentran más adelante en el pasado. Esta es una característica básica de la memoria, y también la culpable de muchos problemas de memoria.

La transitoriedad es causada por la interferencia. Hay dos tipos de interferencia: la interferencia proactiva, en la que la información antigua inhibe la capacidad de recordar información nueva; y la interferencia retroactiva, en la que la información nueva inhibe la capacidad de recordar información antigua.

Falta de atención o distensión mental

La distensión mental o falta de atención implica una ruptura en la interfaz entre la atención y la memoria. Implica problemas en el punto en que la atención y la memoria interactúan.

Los errores de memoria por estar distraídos (perder las llaves u olvidar una cita para comer, por ejemplo) suelen ocurrir porque estamos preocupados por cuestiones o preocupaciones que nos distraen, y no enfocamos la atención en lo que necesitamos recordar. Es decir, en el momento de la codificación no se prestó suficiente atención a lo que más adelante habría que recordar.

Hombre distraído

Bloqueo

El bloqueo conlleva una búsqueda frustrada de información que podemos estar intentando recuperar desesperadamente. Ocurre cuando el cerebro intenta recuperar o codificar información, pero otra memoria interfiere con él.

Esta experiencia frustrante ocurre aunque estamos prestando atención a la tarea en cuestión, y aunque el recuerdo que se desea evocar no se haya desvanecido. De hecho, nos damos cuenta de ello cuando recuperamos inesperadamente el recuerdo bloqueado horas o días después.

Atribución errónea

El pecado de la atribución errónea implica asignar un recuerdo a la fuente equivocada. Es decir, implica la recolección correcta de información con el recuerdo incorrecto de la fuente de esa información.

La atribución errónea o reconocimiento falso se produce cuando las personas reconocen incorrectamente como un elemento novedoso que es perceptual o conceptualmente similar a un elemento que encontraron anteriormente.

Es importante tener en cuenta que la atribución errónea es mucho más común de lo que la mayoría de las personas se da cuenta, y tiene implicaciones potencialmente profundas en los entornos legales.

Sugestibilidad

La sugestionabilidad es algo similar a la atribución errónea, pero con la inclusión de una sugerencia abierta. El pecado de sugestibilidad se refiere a los recuerdos que se implantan como resultado de preguntas, comentarios o sugerencias importantes cuando una persona está tratando de recordar una experiencia pasada.

Es decir, la susgestionabilidad es la incorporación de información errónea en la memoria debido a preguntas importantes, engaño y otras causas.

Sesgos

Los sesgos son distorsiones retrospectivas producidas por el conocimiento y las creencias actuales. Este pecado es similar al de sugestibilidad en cuanto que los sentimientos y la cosmovisión actuales de uno distorsionan el recuerdo de eventos pasados.

Así, el pecado de sesgo refleja nuestra capacidad para modificar de manera significativa nuestros recuerdos sin darnos cuenta. A menudo editamos o reescribimos por completo nuestras experiencias anteriores, sin tener consciencia de que lo estamos haciendo, en función de lo que sabemos o creemos ahora.

El resultado puede ser una representación sesgada de un incidente específico o incluso de un período prolongado en nuestras vidas que dice más sobre cómo nos sentimos ahora que sobre lo que sucedió en ese momento.

Mujer con una nube entre sus manos pensando en los problemas emocionales que tiene

Persistencia

La persistencia es un fallo del sistema de memoria que implica la recuperación recurrente de información perturbadora que queríamos ignorar. El recuerdo persistente puede llevar a la formación de fobias, trastornos por estrés postraumático e incluso al suicidio en casos particularmente perturbadores o intrusivos.

Dicho de otra manera, la persistencia se refiere a recuerdos no deseados que las personas no pueden olvidar, como los que pueden ir asociados a un estrés postraumático. Es decir, el pecado de persistencia implica el recuerdo repetido de información perturbadora que nos gustaría olvidar.

Comentarios finales

Aunque con frecuencia los pecados de la memoria parezcan nuestros enemigos, en realidad son una consecuencia lógica de cómo funciona nuestra mente, ya que están conectados a las características de la memoria que hacen que esta funcione bien.

Por lo tanto, tal y como sostiene Schacter, los pecados no son meras molestias para minimizar o evitar, sino que deben considerarse, desde un punto de vista positivo.

Gracias a su comisión, sabemos más de cómo la memoria recurre al pasado para informar al presente, de cómo preserva los elementos de la experiencia presente para futuras referencias y de cómo nos permite revisar el pasado a voluntad. Por lo tanto, podríamos ver estos pecados de la memoria también como virtudes, como elementos de un puente que nos permite vincular a la mente con el mundo.

  Schacter, D. (2013). Memory: sins and virtues. Annals Of The New York Academy Of Sciences1303(1), 56-60. doi: 10.1111/nyas.12168 Schacter, D. (2002). The seven sins of memory. Boston: Houghton Mifflin. Schacter D. (1996). Searching for memory: the brain, the mind, and the past Choice. Reviews Online, 34 (04), 34-34. doi: 10.5860/CHOICE.34-2465 Stone, A. (2001). The Seven Sins of Memory: How the Mind Forgets and Remembers. American Journal Of Psychiatry158(12), 2106-a-2107. doi: 10.1176/appi.ajp.158.12.2106-a