Los 9 pilares de la pareja

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 7 septiembre, 2018
Dolores Rizo · 5 marzo, 2015

Una relación de pareja es un escenario complejo lleno de dinámicas, encuentros, desencuentros, necesidades, anhelos, y diversos  miedos a menudo no reconocidos... Edificar unos pilares sólidos que sostengan el vínculo requiere de una exquisita laboriosidad por parte de ambos protagonistas. Es un trabajo en equipo donde aunar voluntades, esfuerzos y motivaciones por el bien de la relación.

Todos conocemos a esa pareja que para nuestra admiración, lleva casi media vida compartiendo un mismo proyecto. Ahora bien, tal y como nos dicen los expertos en este tipo de terapias, más allá de los años en que se mantiene ese vínculo está la calidad del mismo. La clave por tanto está en la satisfacción percibida, en la capacidad de crecimiento y en toda esa serie de estrategias que hemos aprendido a desarrollar para sostener la relación para ser felices.

Así, conocer cuáles son los pilares de una pareja feliz, madura y consciente nos permitirá integrar esas mismas perspectivas, ese enfoque siempre útil y saludable en el propio núcleo de nuestra relación. Al fin y al cabo, el amor, por muy intenso y relevador que nos parezca, no es suficiente para aliviar la angustia psicológica que se produce cuando no sabemos solucionar un problema, cuando se actúa atendiendo solo las propias necesidades, cuando aparecen las discrepancias y no sabemos llegar a acuerdos…

Ser autónomo desde el punto de vista emocional no es dejar de amar, sino gobernarse a sí mismo.

-Walter Riso-

¿Porqué fracasa una pareja?

John Gottman es posiblemente uno de los investigadores y expertos en la predicción del divorcio y la inestabilidad matrimonial más conocidos. Sus estudios han durado décadas y su aportación a este campo es sin duda muy extenso. Así, en uno de sus trabajos explica que la diferencia entre las parejas felices y las infelices reside en el equilibrio entre las interacciones positivas y negativas durante el conflicto.

Con frecuencia las relaciones de pareja fracasan porque fallan los pilares de la pareja, esos dirigidos a ofrecer estabilidad y seguridad dentro de la misma. Por tanto, el fracaso, en muchos casos, se debe a que aparecen dinámicas tan serias como la crítica, la falta de empatía, la imposibilidad para ponerse en la piel de la otra persona y sin duda uno de los más relevantes: la falta de comunicación.

Los pilares de la pareja deben trabajarse desde el inicio de la relación

Es conveniente que los pilares de la pareja se establezcan en los comienzos todo vínculo, justo cuando las personas que la componen se están conociendo, en ése momento, es imprescindible dialogar, conocerse y llegar a acuerdos que para ambos miembros estén satisfechos. Estas dimensiones equivalen a las ruedas de un camión, si un pilar falla por algún motivo, es preciso revisarlos todos de nuevo, ya que la pareja está en peligro.

Con frecuencia la pareja continúa un tiempo aún con la ausencia de algún pilar, con el deterioro que esto conlleva, hasta que rompe finalmente, siendo la ruptura muy dolorosa, ya que el tiempo que se mantuvo ya no funcionó bien y eso no hizo más que añadir problemas a la propia relación.

chico abrazando a su novia simbolizando el poder de los pilares de la pareja

¿Cuáles son los 9 pilares fundamentales de las relaciones de pareja?

Principalmente hablaremos de 9 pilares de la pareja, si bien, pueden ser tantos como cada pareja considere oportuno. Veámoslos a continuación.

1. Amor

El amor es un pilar fundamental, tanto como cualquiera de los restantes. Para establecer este pilar es imprescindible que exista el sentimiento hacia la otra persona, en la misma medida que la otra persona también lo siente.

Para que el amor sea un pilar fuerte y seguro, tendremos que saber que a lo largo de las distintas etapas de la pareja, éste irá variando en su manifestación, sin embargo, el sentimiento se irá fortaleciendo con el paso del tiempo si el resto de pilares de la pareja se mantienen estables.

2. Comunicación

La comunicación es el canal mediante el cual la pareja resolverá sus diferencias y crecerá tomando decisiones y llegando a acuerdos satisfactorios para ambos. Conviene establecer momentos exclusivos para que la pareja se comunique, comparta y decida en conjunto, ya que éste pilar es sin duda uno de los más relevantes.

Comunicarnos supone escuchar y expresar sentimientos, un ejercicio básico y esencial para conocernos realmente y potenciar la confianza entre ambos. De hecho, estudios como el llevado a cabo en la Universidad de Georgia y publicado en el Journal of Marriage and Family nos explican que la buena comunicación es un predictor en la felicidad y estabilidad de la pareja

3. Respeto

El respeto entre ambos miembros de la pareja está implícito en las relaciones de pareja que se mantienen en el tiempo, que crecen y que prosperan felizmente. Respetar al otro es crecer juntos, al compás, sin imposiciones, sin expectativas sobre el otro, sin dependencia emocional, y sin agresiones. Cuando hay respeto, puede existir el Amor y la Comunicación adecuada.

Pareja agarrada de las manos simbolizando los pilares de la pareja

4. Compartir unos mismos valores

Cada persona posee su propia escala de valores individual. Cuando comenzamos una relación de pareja tenemos que construir una escala de valores en común, y es necesario que converjan muchos de ellos, esos que nos permitirán estar de acuerdo en unos mismos principios fundamentales, en decisiones relevantes con los que confluir en una misma dirección.

No podemos descuidar esta dimensión. Tal y como nos explican en un estudio llevado a cabo en la Unversidad de Canterbury en el 2010, toda persona debe defender y asumir unos valores para sentirse bien consigo mismo, ser coherente y cuidar de su autoestima. Si en nuestra relación la otra persona no comparte nuestros valores o los boicotea, experimentaremos dolor e infelicidad.

5. Saber convivir, saber compartir

A toda pareja, le llega la etapa de plantearse una vida compartida. Si en un momento dado uno de los dos establece que no lo desea, es conveniente que lo deje claro a la otra persona, para que llegado el momento, ambos se sientan seguros ante su propia trayectoria.

Por otro lado, ante la llegada del momento, es conveniente tener establecidos los acuerdos de éste pilar básico, como son por ejemplo los acuerdos económicos, la forma de convivencia, el reparto de tareas domésticas, la organización del espacio y del hogar, etc.

pareja

6. Respetar el espacio personal, favorecer el crecimiento del otro

Ser miembro de una relación de pareja, en ningún caso supone dejar de ser uno mismo. Para ello, es conveniente expresar claramente quien soy, en cuanto a gustos, opiniones, ideología, valores individuales, relaciones sociales, etc. La pareja tiene que ser un lugar seguro donde respetar espacios, favorecer crecimientos, donde formar parte de un proyecto en común pero sentirse libres a su vez de continuar con nuestras metas distintivas.

7. Juntos pero libres

Esta dimensión viene en relación de lo anteriormente señalado. En cualquier relación de pareja sana, la libertad personal sigue existiendo. Cada miembro es quien decide permanecer en o no en esa relación por voluntad propia, como también decide en conjunto cuáles serán los pilares de la pareja. 

No podemos olvidar que en toda relación hay tres escenarios: la constituida por la propia pareja, la que nos define de forma individual a ambos, y ese lugar donde todo debe confluir en armonía: tú, yo, nosotros y la relación, ahí donde nada oprime, todo fluye y todo avanza gracias a la comprensión y el respeto.

8. Ilusiones y proyectos

La pareja crece cuando tiene proyectos e ilusiones compartidos. Un ejemplo de ello es la decisión de tener familia. Cuando la dos personas deciden compartir proyectos y luchar por ellos, aún existe más, si cabe, el sentimiento de unión entre ambos, ya que descubren que la unión hace la fuerza y que llegan más lejos juntos que por separado.

Caminar hacia un proyecto, puede no ser fácil, pero sí es muy satisfactorio para la pareja cuando el resto de pilares están firmes y aportan solidez y seguridad a la pareja. El compromiso y la responsabilidad no restan libertad, sino que aumenta la valía personal, por luchar y conseguir más tarde, lo que uno quiere para su vida.

9. Fidelidad

La fidelidad es un acuerdo y una forma más de vivir las relaciones sexuales y afectivas. Solo compete a la pareja decidir cómo quiere enfocar éste pilar, siendo condición indispensable que sea un acuerdo mutuo, y por el cual ambos se sientan seguros y con confianza plena en el otro. Esto es algo que debemos dejar claro desde un principio.

Pareja besándose en la cama para representar los pilares de la pareja

Para concluir, tal y como hemos podido ver los pilares de la pareja configuran esas dimensiones esenciales que todos deberíamos trabajar. Descuidar una, afectaría de forma directa a los demás. Asimismo, debemos recordar que de nada serviría que toda la tarea recayese en una misma persona. Una relación es un equipo donde ambos miembros cuentan. donde la balanza debe estar siempre equilibrada y las miradas situadas en una misma dirección…