Los beneficios del vino para nuestra salud

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 25 enero, 2015
Paula Díaz · 25 enero, 2015

 

Son muchas las ocasiones en las que os contamos los beneficios de ciertos alimentos para nuestra salud y el por qué es tan importante integrarlos en nuestros hábitos cotidianos.

Siguiendo la premisa de “Somos los que comemos”, hoy os hablaré de un gran alimento que siempre tomado con precaución y responsabilidad puede beneficiarnos de forma sana y equilibrada: el vino y su compuesto estrella, el resveratrol.

 

¿Por qué es tan saludable el resveratrol?

 

Seguro que muchos de vosotros ya habéis oído hablar del resveratrol alguna vez. Se trata de un compuesto que se encuentra en el vino tinto y, por tanto, en las uvas. También lo encontramos presente en otras plantas como el cacao.

A este compuesto se le han atribuido una serie de propiedades y beneficios para nuestra salud. Entre ellas encontramos una de las más importantes: reduce el riesgo de enfermedades relacionadas con la edad.

Un equipo de científicos del Instituto de Investigación Scripps en La Joya, California (EEUU) después de realizar uno de los últimos estudios de este compuesto ha desvelado el secreto mejor guardado del resveratrol: estimula un gen de respuesta al estrés que activa una serie de genes que protegen el cuerpo de las infecciones, incluso protegiéndonos de la radiación ultravioleta de los rayos solares.

Uno de los expertos del estudio Paul Schimmel¸ confirmó a la revista Nature lo siguiente: “Dicha respuesta de estrés representa una etapa de la biología que habíamos obviado, y parece que el resveratrol la activa en concentraciones mucho más bajas que las utilizadas en los estudios previos”.

Esta propiedad tan única y saludable sobre nuestro organismo no estaba del todo confirmada ya que el efecto positivo de esta fitoalexina seguía siendo todo un misterio. Gracias a este estudio, los investigadores han podido llegar a esta conclusión a través del análisis de una antigua familia de enzimas, las Arlt sintetasas. Éstas se encargan y trabajan principalmente en traducir material genético en los bloques de construcción de aminoácidos que luego constituyen las proteínas.

Debido a este análisis descubrieron que el resveratrol en el proceso actuaba como un imitador de la tirosina, uno de los 20 aminoácidos que forman las proteínas en nuestro cuerpo.

Según los científicos, el funcionamiento del resveratrol es el siguiente: se adhiere a la proteína PARP-1, activándola y produciendo un factor de respuesta al estrés. Tambien constituye la función de reparación de ADN.

La  comprobación de esta teoría fue realizada en un experimento con ratones a los que les fue inyectado este compuesto. Los investigadores detectaron que la activación de ésta proteína produjo en los ratones la aceleración del funcionamiento de varios genes protectores del organismo como:

-El gen p53. Se trata de un gen supresor de tumores que puedan formarse en nuestro cuerpo.

-Los genes FOXO3A y SIRT6. Son los genes de la longevidad. Se les ha relacionado siempre al vino, y más concretamente al resveratrol.

El principal responsable del estudio, Mathew Sajish aclara lo siguiente: “Con estos resultados es más que posible que el consumo moderado de un par de vasos de vino tinto aportaría a una persona la cantidad suficiente de resveratrol para causar un efecto protector a través de esta vía”.

 

¿Cuáles son los beneficios del vino para nuestra salud?

 

Pero no solo este compuesto es la estrella de este producto sobre nuestro cuerpo y sus beneficios. También encontramos las siguientes bondades de consumir esta bebida de forma responsable y equilibrada:

-Es un aliado contra la grasa. Gracias a un estudio realizado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts podemos afirmar que el consumo de vino tinto activa la función de un gen que impide la formación de nuevas células de grasa y ayuda a movilizar las existentes. Nos ayuda a prevenir la obesidad y el sobrepeso al envejecer.

-Nos ayuda a mejorar la función cognitiva. El consumo moderado mejora el funcionamiento del cerebro, previniendo la demencia. Se debe a que la elevada presencia de antioxidantes en su composición reduce la inflamación, impidiendo que las arterias se endurezcan e inhibe la coagulación, lo que mejoraría el riego sanguíneo.

-Es un aliado para nuestro corazón. Una copa al día contribuye a aumentar los niveles de colesterol “bueno” en la sangre, previniendo problemas cardiovasculares.

-Reduce el riesgo de cáncer. El consumo de vino de forma equilibrada nos ayuda a reducir la formación de cáncer de pulmón en hombres y bloquea el crecimiento de las células cancerígenas en el cáncer de mama.

-Es un complemento placentero. Degustar una copa de vino libera endorfinas en dos áreas de nuestro cerebro aumentando la sensación de placer. Estos resultados fueron confirmados por el estudio de la Universidad de California. Las tonalidades rojas o azules a la luz ambiente resultan más placenteras en su degustación que las de tono blanquecino o verdoso.

A pesar de todas estas características, saludables y beneficiosas para nuestro cuerpo, Paul Schimmel declara: “Creemos que esto es sólo la punta del iceberg. Esperemos que continúen los estudios acerca de las grandes propiedades del vino y su consumición.

Recordar que todo lo anterior tiene lugar si realizamos un consumo moderado y equilibrado de este producto. Es muy importante ser conscientes que su compuesto está también constituido por alcohol, lo cual si no actuamos con responsabilidad el perjuicio que obtengamos puede ser mucho mayor que los posibles beneficios.