Los principales trastornos de la personalidad

11 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
La salud mental no es un estigma: es una realidad más de nuestra sociedad. Conocer los distintos tipos de trastornos de personalidad existentes nos desvela sin duda las grandes necesidades asistenciales de estas personas y de sus familias.

Vivir con una angustia permanente, con desconfianza, sintiéndose vigilados. Experimentar rechazo hacia las personas y sentir incluso el impulso de la violencia. Percibirse como alguien inferior y estar siempre atenazado por la vergüenza y el miedo… Los principales trastornos de personalidad definen situaciones de elevado dramatismo y desgaste de las que todos deberíamos ser más conscientes.

Estas condiciones psicológicas son tan diversas como particulares. No obstante, todas ellas definen estados en los que la forma de pensar, sentir y actuar no se ajusta a la sociedad o dificultan la convivencia. Además, suscitan sufrimiento, tanto para quien padece este tipo de trastornos como para el entorno más cercano.

Ahora bien, lo más decisivo en todos los casos es contar con una atención especializada lo antes posible. Gran parte de los trastornos de personalidad surgen entre los 15 y los 25 años. Así, disponer de un diagnóstico temprano puede mejorar de manera notable calidad de vida de estos pacientes.

Padecer un problema de salud mental no es un estigma. Es una parte más de nuestra existencia, una realidad mucho más común de lo que pensamos que puede y debe atenderse con normalidad, con profesionalidad y haciendo uso de todos los ámbitos posibles: el médico, psicológico, el educativo, el social, asistencial, etc.

Hombre con las manos en la cabeza pensando en los principales trastornos de la personalidad

Los principales trastornos de la personalidad

Los principales trastornos de la personalidad son 10. Se definen, básicamente, por ser patrones de comportamientos alterados estables en el tiempo. Asimismo, cabe señalar también que pueden manifestarse con otros problemas psicológicos (depresiones, ansiedad, etc).

Es importante destacar la clasificación que establece el DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales). Según esta referencia, los principales trastornos de personalidad pueden dividirse en tres grupos:

  • Grupo A: paranoide, esquizoide, esquizotípico.
  • El grupo B: antisocial, límite, histriónico, narcisista.
  • Grupo C: evasiva, dependiente, obsesivo compulsivo.

Profundicemos ahora en cada una de estas categorías clínicas.

Trastornos de personalidad del Grupo A

Dentro de esta primera categoría recogida en el grupo A, tenemos las siguientes condiciones:

1. Trastorno paranoide de la personalidad

La característica principal que describe a la persona con este trastorno es un patrón de desconfianza y suspicacia constante hacia su entorno. Las interpretaciones que hace sobre lo que piensan los demás de él o sobre sus intenciones son negativas. Viven con desconfianza. Además, se sienten vigilados y con la sensación de que todos conspiran en su contra.

Surge en el inicio de la edad adulta y acaba en necesidad de aislamiento y en un gran desgaste en todo tipo de relación.

2. Trastorno esquizoide

El trastorno esquizoide de la personalidad se caracteriza por un distanciamiento social. Evitan todo contacto ya desde el final de la adolescencia.

  • No demuestran tener deseos de intimidad. Tampoco parecen necesitar el contacto de la familia ni interés por establecer lazos de amistad.
  • Asimismo, les define sobre todo su frialdad emocional y baja empatía.
  • Las personas con este trastorno pueden experimentar episodios psicóticos muy breves ante situaciones de estrés.

3. El trastorno esquizotípico

Dentro de los principales trastornos de personalidad, el esquizotípico es uno de los más complicados. Presentan también claras limitaciones y problemas en las relaciones interpersonales, ya que las evitan y al hacerlo experimentan infelicidad. Sienten ansiedad en cualquier tipo de situación social, se encierran en sí mismos y desconfían de todo aquel que les rodea.

No obstante, aparecen otras situaciones más problemáticas:

  • Pueden tener episodios psicóticos.
  • A menudo, derivan en depresiones mayores que pueden acabar en ingresos clínicos.
  • Asimismo, el trastorno esquizotípico puede ser comórbido de un trastorno delirante o una esquizofrenia.
Hombre con pánico al pensar en los principales trastornos de la personalidad

Trastornos de personalidad del Grupo B

Los trastornos del grupo B engloban los que son más conocidos y, a su vez, los más problemáticos a nivel social y cultural. Los analizamos.

4. Trastorno antisocial

Antisocial no es lo mismo que ser asocial. Mientras este último define un tipo de comportamiento en el que se tiende a evitar de vez en cuando las situaciones sociales, el primero entra ya dentro de una categoría clínica.

  • La persona que con un trastorno antisocial no se adhiere ni respeta las normas sociales.
  • Presenta conductas agresivas, falta de arrepentimiento y su comportamiento es impulsivo.
  • No aprenden de la experiencia.
  • Baja empatía.
  • A diferencia de los trastornos del grupo A, en este caso la persona antisocial no presenta problemas para relacionarse. Es más, suele tener notables habilidades, pero lo hace por un fin: para lograr algo a cambio.

5. Trastorno histriónico de la personalidad

La prevalencia del trastorno histriónico de la personalidad es de alrededor del 2-3 % . Su principal característica es la de crear un patrón de relaciones inestables e intensas. Asimismo, pueden idealizar a alguien y al cabo del tiempo, rechazarlo. Los cambios de estado de ánimo, de intereses, de emociones y conductas es algo prototípico.

  • Hacen uso de la dramatización, de la exageración para llamar la atención. Su necesidad por recibir afecto y admiración es algo constante y casi obsesivo… Además, cuando no son el centro de las miradas, se sienten incómodos.
  • Son personas muy sensibles en el sentido de que pueden sentirse heridas con gran facilidad.
  • Baja tolerancia a la frustración.
  • Suelen mostrar un comportamiento sexualmente seductor o provocativo inapropiado.
  • Expresión exagerada de la emoción. 

6. Trastorno límite de la personalidad

Las personas con trastorno límite de la personalidad o borderline se definen por un estado emocional y comportamental muy vulnerable:

  • Baja tolerancia al estrés.
  • Escasas o nulas capacidades para responsabilizarse de su vida.
  • Son incapaces de tomar decisiones o solucionar problemas.
  • Baja autoestima.
  • Presentan grandes cambios de humor: pasan de la alegría a la desesperación en segundos.
  • Pueden idealizar a alguien y detestarlo en un mismo día.
  • Baja capacidad para controlar la ira. 
  • Miedo al abandono, a quedarse solos.
  • Presentan episodios de paranoia.
  • Son impulsivos y derivan en conductas de riesgo. 

7. Trastorno de personalidad narcisista

El trastorno de personalidad narcisista es posiblemente uno de los más conocidos. Se definen por las siguientes características:

  • Sentimientos de grandiosidad y necesidad de captar la atención y la admiración de los demás.
  • Gran capacidad de manipulación para obtener lo que quieren.
  • Empatía baja.
  • Baja autoestima, lo que les empuja a necesitar el reconocimiento ajeno para sentirse bien.
  • Baja tolerancia a la frustración y nulo control emocional.
  • Comportamientos egocéntricos en los que pueden aparecer conductas violentas como el maltrato psicológico, la dominación, el sentimiento de venganza…
Mujer pensando en los principales trastornos de la personalidad

Trastornos de personalidad del Grupo C

Conductas dependientes, comportamientos compulsivos… Dentro de los principales tipos de trastornos de personalidad, el grupo C engloba tres categorías. Se definen por lo siguiente:

8. Trastorno de personalidad dependiente

En este tipo de condición tenemos a esas personas que se definen por una dependencia absoluta de los demás. Son incapaces de responsabilizarse de sí mismos, ser independientes, tomar decisiones y atender sus necesidades. Lo más peligroso es que pueden caer en situaciones de abuso físico y verbal sin ser capaces de reaccionar.

9. Trastorno de la personalidad por evitación

Sentimientos de inferioridad, baja autoestima, indecisión, incapacidad para socializar y establecer relaciones, sentimientos constantes de vergüenza, autocrítica… El trastorno de personalidad por evitación está íntimamente relacionado con los trastornos de ansiedad.

10.Trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo

El trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo no es lo mismo que el trastorno obsesivo-compulsivo. En este caso, hay un patrón de personalidad muy concreto y no solo una conducta como tal. Es algo más problemático en el que se evidencia obsesión por el orden, por focalizarse en determinados objetivos como trabajar en exceso sin dejar tiempo para la familia o más aún: ser inflexible en temas morales, en valores, etc

Para concluir, tal y como podemos ver los diferentes principales tipos de trastorno de personalidad definen una serie de situaciones tan complejas como particulares.

El impacto tanto para la propia persona como para el entorno es enorme. A pesar de ello, es importante recordar que en muchos casos, tanto la terapia psicológica (como la farmacológica en algunos casos) ofrecen buenos resultados.

  • Belloch Fuster y Fernández–Álvarez, (2010). Tratado de trastornos de la personalidad. Editorial Síntesis.