Mihaly Csikszentmihalyi: biografía del padre de la teoría de flujo

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 31 enero, 2019
Sonia Budner · 31 enero, 2019
Hoy os traemos la historia de Mihaly Csikszentmihalyi, un joven que emigró a los Estados Unidos para formarse en Psicología y que ha sabido desarrollar con maestría uno de los conceptos más complejos acaecidos en la mente humana: el estado mental de motivación y concentración máxima.

Mihaly Csikszentmihalyi es un profesor de Psicología de origen húngaro. Una figura que destaca por haber sido el creador del concepto de flujo y uno de los psicólogos más citados en la actualidad en diferentes campos de la psicología. Destacan sus trabajos en áreas como la felicidad, la creatividad, el bienestar subjetivo y la diversión. Mihaly Csikszentmihalyi ha manejado estos conceptos de una manera novedosa y tan sorprendente que dieron paso a una de las teorías psicológicas más innovadoras del siglo XX.

Su vida y toda su carrera profesional han estado enfocadas en esa dirección. Mihaly Csikszentmihalyi fue un joven que emigró a los Estados Unidos para formarse en Psicología, y que ha sabido desarrollar con maestría uno de los conceptos más complejos acaecidos en la mente humana: el estado mental de motivación intrínseca y concentración máxima. Su trabajo ha servido de la inspiración para muchas investigaciones y réplicas de laboratorio.

Su teoría del flujo describe una experiencia universal, que ocurre en diferentes clases, géneros, edades y culturas; se puede experimentar en diversos tipos de actividades. Si alguna vez escuchó a alguien describir un momento en el que su desempeño fue excelente y usó el término “en la zona”, lo que está describiendo es una experiencia de flujo. Ocurre cuando tu nivel de habilidad y el desafío en cuestión son iguales. En este artículo, recopilamos algunos de los datos más interesantes de la vida de Mihaly Csikszentmihalyi y sus aportaciones a la psicología.

Mano con pincel pintando al oleo

Su infancia

Mihaly Csikszentmihalyi nació en 1934 en la localidad de Fiume, la actual Rijeka. Un estado independiente en las costas del mar Adriático que fue objeto de disputas territoriales entre italianos, serbios, croatas y eslovenos tras la Primera Guerra Mundial. Su infancia fue especialmente difícil. Sus dos hermanos fallecieron en condiciones bastante trágicas cuando Mihalyi era todavía muy joven. Su padre fue un diplomático en el Consulado de Hungría en Fiume.

Cuando los comunistas tomaron Hungría en 1949, su padre se negó a trabajar para el nuevo régimen y su familia fue expulsada y despojada de su ciudadanía. Uno de sus hermanos fue asesinado en el Sitio de Budapest y el otro fue enviado a los campos de trabajo forzados en Siberia por los soviéticos.

“La represión no es el camino a la virtud. Cuando las personas se limitan al miedo, sus vidas por necesidad disminuyen. Solo a través de la disciplina elegida libremente se puede disfrutar la vida y aún mantenerla dentro de los límites de la razón “.

-Mihaly Csikszentmihalyi-

Posteriormente, emigran a Roma, donde Mihaly debe abandonar sus estudios para ayudar a la economía familiar. Es entonces, durante un viaje a Suiza, cuando ve por primera vez a Carl Jung en una conferencia sobre psicología. Esto marcó un viaje sin retorno para la vocación del joven Mihaly.

Con 22 años, viajaría a Estados Unidos para estudiar psicología en la Universidad de Chicago, mientras trabajaba para pagarse los estudios. Obtuvo su doctorado en psicología en 1965 por la misma Universidad. Durante algún tiempo, impartió clases en el Lake Forest College, hasta que se convirtió en profesor de la Universidad de Chicago en 1969, desempeñando el cargo de presidente del Departamento de Psicología. Actualmente, trabaja en el Claremont Graduate University.

Mihaly Csikszentmihalyi: carrera y contribución a la psicología

Durante la Segunda Guerra Mundial, pasó un tiempo en un campo de prisioneros italianos donde descubrió el ajedrez. Observó que este juego era una forma muy eficaz de desviar su atención de lo que sucedía a su alrededor, algo que le ayudó a sobrellevar su estancia y a salir de allí mejor parado que otros.

“Cuando era niño en la guerra, había visto algo drásticamente incorrecto en la forma en que los adultos, los adultos en los que confiaba, organizaban sus pensamientos. Estaba tratando de encontrar un mejor sistema para ordenar mi vida. Jung parecía estarlo. tratando de hacer frente a algunos de los aspectos más positivos de la experiencia humana “.

-Mihaly Csikszentmihalyi-

Su teoría del flujo se expone de forma detallada en su obra Flujo: la psicología de la experiencia óptima (1990). De acuerdo a esta teoría, cuando las personas entran en estado de flujo son realmente felices. Para Mihaly, se trata de un estado en el que se está completamente involucrado en una actividad por sí misma. En este estado, el ego se desvanece y el tiempo vuela. Todas las acciones, movimientos y pensamientos se desprenden de la anterior. Las personas utilizan sus habilidades al máximo en este estado y están completamente involucradas en las mismas.

Las ideas y teorías de Mihaly Csikszentmihalyi han influenciado a personas de todas las profesiones y campos. Es decir, no han sido únicamente de vital importancia para la psicología, sino también para otras áreas como: los negocios, la política, la educación, las artes y, por supuesto, la psicología positiva.

Mihaly fue tan influyente que son muchos los que han visto en el húngaro una fuente de inspiración o camino hacia la felicidad, incluso personalidades tan reconocidas como Bill Clinton o Tony Blair han afirmado haber leído a Mihaly. Y es que Mihaly Csikszentmihalyi ha escrito numerosos libros y más de 120 artículos académicos.

“El flujo es el proceso de alcanzar la felicidad a través del control de la vida interior. El estado óptimo de la experiencia interna es el orden en la conciencia. Esto sucede cuando enfocamos nuestra atención (energía psíquica) en objetivos realistas y cuando nuestras habilidades coinciden con los desafíos que enfrentamos”.

-Mihaly Csikszentmihalyi-

Mujer bailando

La teoría del flujo

A través de sus investigaciones, comenzó a comprender que las personas se volvían más creativas, más productivas y, a menudo, más felices cuando se encontraban en este estado de flujo. Entrevistó a atletas, músicos, artistas, etc. con el fin de saber cuándo experimentaron los niveles de rendimiento más óptimos.

Desarrolló el término estado de flujo porque muchas de las personas a las que entrevistó describieron sus estados óptimos de desempeño como ejemplos en los que su trabajo simplemente fluyó de ellos sin mucho esfuerzo. Su objetivo era descubrir cómo la creatividad conduce a una mayor productividad. Para que se produzca el estado de flujo, Csikszentmihalyi describe ocho puntos que deben coincidir:

  • Concentración completa en la tarea.
  • Claridad de objetivos, recompensa y retroalimentación inmediata.
  • Transformación del tiempo (aceleración / desaceleración del tiempo).
  • La experiencia es intrínsecamente gratificante.
  • Hay un equilibrio entre desafío y habilidades.
  • Las acciones y la conciencia se fusionan, perdiendo la rumia autoconsciente.
  • Hay una sensación de control sobre la tarea.

Los estudios de Mihaly Csikszentmihalyi le llevaron a concluir que la felicidad es un estado interno del ser, no un estado externo. Su popular libro, Flow: The Psychology of Optimal Experience, se basa en la premisa de que los niveles de felicidad se pueden cambiar a través de la introducción de más flujo. La felicidad no es un estado rígido que no se puede cambiar. Por el contrario, la felicidad requiere un esfuerzo comprometido para manifestarse. Después del punto de referencia, hay un porcentaje de felicidad en el que cada individuo tiene la responsabilidad de tomar el control.