11 películas sobre la adicción

Las películas nos permiten sumergirnos y conectarnos con las historias de los demás. Cuando el tema de la historia es la adicción, ver cómo se desarrolla puede ayudarnos a comprender la naturaleza de la dependencia y su capacidad para destruirlo todo.
11 películas sobre la adicción
Cristina Roda Rivera

Escrito y verificado por la psicóloga Cristina Roda Rivera el 09 Mayo, 2021.

Última actualización: 09 Mayo, 2021

Trasladar la realidad de la adicción a la pantalla grande es un desafío. Sin embargo, hay películas sobre la adicción que la representan de una manera honesta. Reflejan hasta dónde llegan las personas para mantener su adicción, desintegrando su rutina, sus relaciones y sus capacidades cognitivas.

La adicción secuestra y reforma el cerebro, haciendo que las personas se comporten de una manera en la que la adicción es lo más importante. Le dedican todo su tiempo, dinero y energía.

No es fácil hacer que algo tan intenso e íntimo sea entendido a nivel cinematográfico. En pantalla vemos la conducta, pero no entendemos por qué una sustancia es capaz de secuestrar la voluntad de una persona. Sin embargo, las siguientes películas sobre la adicción hacen que el público conecte y entienda al personaje.

Hemos seleccionado 11 películas que van más allá del morbo en la representación de un tema difícil.

11 películas sobre la adicción

La adicción no solo existe en torno a una sustancia, las nuevas adicciones comportamentales abren el rango de posibilidades.

Porque el problema no es tomar una copa, no es el sexo o el trabajo. Hay que preocuparse cuando el consumo sube en la escala de prioridades, relegando otros puntos que antes ocupaban ese lugar. Aquí te proponemos 11 películas sobre adicción que reflejan ese proceso de aislamiento y autodestrucción.

Gia (1998)

Gia es una película biográfica para televisión de HBO de 1998 que narra la tragedia de la primera supermodelo de Estados Unidos: Gia Marie Carangi.

Originaria de Filadelfia, Gia llega a la ciudad de Nueva York, con los ojos llenos de estrellas y rebosante de ambición como modelo. La película está protagonizada por Angelina Jolie en el papel principal, mientras que Mila Kunis interpretó el papel de una Gia de 11 años.

Con la ayuda de una agente, Wilhelmina Cooper, Gia pronto asciende a la cima de la industria del modelaje. La película detalla las situaciones que surgen en el camino hacia la fama: soledad, falta de amigos, depresión.

Muestra cómo Gia intenta superar su hábito de cocaína cambiando a metadona, que a su vez se convierte en una adicción. La adicción está tan firmemente arraigada que inicialmente la prefiere a la compañía de su amante, Linda.

Limpio y sobrio (1988)

Clean and Sober es una película de 1988 que explora la vida de Daryl, un vendedor astuto adicto a la cocaína. Al despertar junto a una chica que ha sufrido una sobredosis y descubrir que ha malversado el dinero de su empresa, Daryl ingresa en un centro de rehabilitación para escapar de la ley.

Durante la rehabilitación entra en contacto con Craig, un consejero de rehabilitación de drogas difícil, pero empático. Después de un esfuerzo considerable, Craig pone a Daryl cara a cara con la realidad de su adicción y se da cuenta de lo desordenada que es su vida.

La filosofía subyacente detrás de la aceptación de un problema de abuso de sustancias y su tratamiento en la película se basa en lo siguiente: “la mejor manera de romper los viejos hábitos es crear otros nuevos“. Dado que la honestidad es uno de los nuevos hábitos que se anima a Daryl a adquirir, termina confesando todos sus delitos.

Diario de un rebelde (1995)

Jim Carroll, un jugador de baloncesto de la escuela secundaria, vive una vida feliz con sus amigos. Cuando su mejor amigo, Bobby, muere de leucemia, Jim recurre a la heroína para superar su dolor. Es expulsado de casa cuando su madre descubre su alijo de drogas. Jim y sus amigos se dedican a delitos menores para financiar su adicción.

Diario de un rebelde analiza el fenómeno de la adicción en la vida de un adolescente. Detalla las experiencias que impulsan a un joven prometedor a consumir drogas y sustancias.

Si bien muestra que la dependencia de las drogas puede crear situaciones que pueden llevar a una persona a prisión, la película también muestra que la cárcel también puede poner el punto de partida hacia una vida muy distinta.

Ha nacido una estrella (2018)

Esta película resulta un monstruo emocional para cualquiera que haya estado rodeado de enfermedades mentales y de luchas por adicciones, una que no da una nota falsa. Ha nacido una estrella fue nominada a 8 premios Oscar  ganando uno como mejor canción (“Shallow”).

La película sigue la relación entre un músico famoso llamado Jackson (Bradley Cooper) y una aspirante a cantante llamada Ally ( Lady Gaga ).

Jackson descubre y se enamora de Ally mientras continúa luchando contra la adicción grave al alcohol y las drogas recetadas. Mientras que la carrera de Ally despega, Jackson lidia con sus demonios.

Ha nacido una estrella muestra la verdadera lucha que puede suponer intentar mantener una relación condicionada por la adicción.

Días de vino y rosas (1962)

Una de las películas sobre la adicción del cine clásico más realistas. Escrita por JP Miller y dirigida por Blake Edwards, director de Desayuno con diamantes.

Este drama está protagonizado por Jack Lemmon como un bebedor problemático que vincula a su pareja (Lee Remick) en su estilo de vida. En 2018, Días de Vino y Rosas fue seleccionada para su conservación en el Registro Nacional de Cine.

La película narra como un alcohólico conoce y se enamora de una mujer que resulta ser abstemia. Él la introduce a la bebida social y aunque al principio se muestra reacia, ella comienza a disfrutar del placer de la embriaguez. Se casan y él promueve que ella se vuelva adicta al alcohol para que puedan compartir su apetito por la botella juntos.

Vaquero de la farmacia (1989)

El desgarrador segundo largometraje de Gus Van Sant, basado en una novela autobiográfica de James Fogle, narra una red de drogadictos en el noroeste del Pacífico. Bob Hughes (Matt Dillon) es el líder de una “familia” de drogadictos formada por su esposa, Dianne (Kelly Lynch) y otra pareja.

Alimentan su hábito robando farmacias mientras viajan por el país. Después de que uno de los miembros del grupo se encuentre cara a cara con la desgracia, Bob decide que debe dejar su clan disfuncional y seguir adelante.

Separarse de su pasado de drogadicto resulta más difícil, sobre todo cuando Bob es acosado por un viejo conocido que busca comprar drogas a cualquier precio. La película de Van Sant tiene pocos rincones acogedores. Se caracteriza por una mirada fría, contemplativa y, a veces, cómica a la cultura estadounidense asociada a las drogas.

Cuando un hombre ama a una mujer (1994)

No es habitual que en películas sobre la adicción la mujer sea la más afectada, quizás por el estigma social que ha tenido una mujer alcohólica.

La película proporciona una de las mejores actuaciones de todos los tiempos de Meg Ryan, que interpreta a una esposa y una madre cuyo problema con la bebida la lleva a rehabilitación. Coprotagonizada por Andy García, la película examina el alcoholismo como una enfermedad familiar. Meg Ryan recibió una nominación SAG a Mejor Actriz por su trabajo.

Alice Green (Meg Ryan) es esposa y madre de dos hijas y alcohólica. Michael (Andy García), el esposo de Alice, ser comprensivo y no darle demasiada importancia al problema. Cuando su adicción compromete la seguridad de sus niñas, Alice decide buscar ayuda en una clínica de rehabilitación. Cuando regresa a casa, su recuperación y sus relaciones tendrán que pasar una prueba.

Leaving Las Vegas (1995)

Leaving Las Vegas representa el viaje brutal hacia la autodestrucción. Un ex guionista que ha perdido a su familia, su trabajo y a sus amigos debido a una adicción al alcohol y ha decidido resignarse al suicidio por botella. Esta película dio el Oscar a Nicolas Cage, quien retrata los estragos físicos y psicológicos de la adicción con una honestidad inquebrantable.

Su relación inesperada con una trabajadora sexual que está lidiando con su propio trauma muestra tanto los límites profundos que ha creado su alcoholismo como la capacidad de seguir conectando con alguien de una manera significativa.

Deprimente, conmovedora y, a veces, de humor oscuro, la película se basó en una novela semiautobiográfica de John O’Brien, quien también luchó contra el alcoholismo y se suicidó poco antes de que comenzara la grabación.

Réquiem por un sueño (2000)

Ellen Burstyn recibió una nominación al Oscar por su papel en el drama de Darren Aronofsky sobre cuatro residentes de Coney Island que sucumben a los horrores de la adicción a las drogas. Es probable que la representación de la adicción a las drogas en Requiem for a Dream permanezca contigo mucho después de verla.

La película cuenta la vida de cuatro personas que atraviesan varias etapas de adicción a las drogas, poniendo en foco en sus consecuencias más importantes. Las características clave de la adicción, como la pérdida del sentido de la realidad, la fijación absoluta en conseguir la droga, el aislamiento y la desesperanza se muestran sin censura.

Shame (2011)

Ahora toca una de las pocas películas que se acerca a la adicción al sexo. Shame es la historia de un ejecutivo de Nueva York llamado Brandon (interpretado por Michael Fassbender) que consume pornografía y contrata los servicios de trabajadoras sexuales.

La llegada inesperada de su hermana a su apartamento, que también está sufriendo, pero de diferente manera, destapa un trauma familiar profundamente arraigado en la raíz de la adicción, aunque la película nunca lo aborda explícitamente.

Los encuentros sexuales del personaje principal a menudo son difíciles de ver, carecen de intimidad o sensualidad, siendo una buena muestra de la desconexión que siente y anhela. La vergüenza revela claramente que a pesar de la cercanía física del contacto sexual, la adicción al sexo, como todas las adicciones, es una condición profundamente solitaria.

Candy (2006)

The Joker y Ennis Del Mar no fueron los únicos grandes personajes que interpretó Heath Ledger en su trágicamente corta vida. En la cima de su carrera, la estrella australiana regresó a casa para protagonizar una pequeña película local e independiente llamada Candy .

Candy es una de las mejores películas sobre relaciones adictas y codependientes. Es difícil y devastador ver a una pareja terminar capacitándose mutuamente y degradándose por el poder esclavizador de las drogas.

Tanto Ledger como Abbie Cornish logran representar a la perfección la belleza de la juventud carcomida por los vicios equivocados. No es una película fácil, pero su resultado agridulce y al mismo tiempo esperanzador ofrece una gran luz al final del túnel.

Trainspotting (1996)

Trainspotting es quizá la cima de las películas sobre adicción. La destilación perfecta de lo que realmente significa ser adicto a la heroína.

Esta joya de los noventa mantiene un equilibrio casi perfecto entre la glamourización de la droga (¡después de todo, las drogas son divertidas!) y la decadencia extrema (bebés muertos acechando durante la abstinencia).

Enumerar las secuencias memorables de Trainspotting es prácticamente hacer una sinopsis completa. La creatividad nunca se detiene, y la icónica banda sonora que la usa como combustible (Iggy Pop, Lou Reed, Underworld, entre otros) solo aumenta su nivel legendario.

Danny Boyle pasó directamente a la élite cinematográfica gracias a esta película. Y con razón comprensible. Con el apoyo del guionista John Hodge y la novela de Irvine Welsh, Boyle logró retratar a la perfección la cultura de las drogas de toda una generación, centrándose en algunas cagadas locales de Edimburgo dirigidas por Ewan McGregor.

Te podría interesar...
Trainspotting, los efectos de las adicciones
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
Trainspotting, los efectos de las adicciones

Trainspotting no es una oda a las drogas, sino un retrato de una sociedad que se volvió adicta a ellas, nos adentra en un mundo al margen de lo establecido.