Personas apasionadas: ¿qué las hace diferentes?

A las personas apasionadas las distingue el entusiasmo y el saber aprovechar la vida al máximo. También una obsesión incansable por lograr aquello que sueñan. ¿Conoces a alguien con este tipo de cualidad tan luminosa? 
Personas apasionadas: ¿qué las hace diferentes?
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 23 mayo, 2022

Las personas apasionadas ven la vida como una fruta dulce que hay que exprimir al máximo. Nos inspiran y, a veces, hasta nos agotan, porque su ímpetu y motivación es tan desmedida y efervescente que cuesta seguirles el ritmo. Sin embargo, destacan siempre por evidenciar una serie de fortalezas psicológicas que las hacen únicas.

Decía Albert Einstein que él, en realidad, no tenía nada especial. Solo era alguien apasionadamente curioso. De algún modo, este rasgo, esta cualidad, es como la gasolina que enciende lo mejor del ser humano. Es el faro que lo guía en la consecución de los propósitos más elevados y es también esa virtud capaz de transformar el mundo.

Al fin y al cabo, solo aquellos realmente apasionados por sus sueños y objetivos, cruzan fronteras que nadie se había atrevido antes a derribar. Únicamente quien tiene claro lo que quiere, moviliza todas sus energías, esfuerzos e ilusiones en ese objetivo. Esas son, sin duda, las figuras que más necesitamos en nuestra vida y en nuestra sociedad.

Ahora bien, las personas apasionadas… ¿Nacen o se hacen? Profundizamos en este tema.

Tener pasión es albergar propósitos cotidianos por los que luchar sin rendiciones.

Chico caminando entre montañas aplicando la regla de Ricitos de Oro
La persona apasionada confía en sí misma y en aquello que se propone, aunque los demás no lo entiendan.

¿Qué diferencia a las personas apasionadas del resto?

Una de los expertos más destacados en el estudio de la psicología de la pasión es el psicólogo Robert J. Vallerand. Él ha sido pionero en aportar un auténtico compendio teórico sobre el tema, aclarando ideas y aportando valiosas informaciones. Así, en un trabajo del 2018, ya ofreció una interesante definición sobre las personas apasionadas.

El hombre o la mujer con estos rasgos evidencia una inclinación hacia una actividad o actividades que les resultan significativas y en las que invierten un gran tiempo y energía. Muchas veces, todo hay que decirlo, cuesta entender a estas personalidades. Ya sea en el trabajo, el arte o la política, estas figuras siempre causan revuelo y nos extrañan y fascinan a partes iguales.

¿Qué los hace ser de ese modo? ¿Podemos nosotros también “contagiarnos” de espíritu tan estimulante?

“La pasión es la génesis del genio”.

-Galileo-

Los dos tipos de pasión que pueden definirles

Vallerand nos explica en su libro The Psychology of Passion: A Dualistic Model que hay dos tipos de personas apasionadas. Las primeras evidencian un tipo de pasión armoniosa, esa que siempre les beneficiará y les permitirá lograr metas, además de elevadas cuotas de bienestar y satisfacción.

Ahora bien, la pasión también puede convertirse en obsesión. En este caso, puede derivarse en comportamientos desadaptativos y a veces hasta problemáticos. Ejemplo de ello es perder relaciones por querer alcanzar una meta profesional. Son dos caras de una misma moneda que vemos con mucha frecuencia.

Se relacionan con cada aspecto de la vida con gran entusiasmo

Si hay una dimensión que les define es el entusiasmo. Nada parece tener un término medio para las personas apasionadas: o algo les cautiva o les aburre, o están enfrascados en un proyecto o están subiéndose por las paredes de pura ansiedad. Son activos, proactivos, altamente curiosos, exploradores natos y amantes de la innovación.

En sus mentes siempre hay un objetivo que cumplir, un sueño que conquistar, una estrella que tocar con los dedos… Se conectan con su realidad inmediata y con las personas que les rodean con gran efusividad, positividad y energía.

Tienen a la perseverancia y la resistencia a la frustración como principales características

Las personas apasionadas saben que la vida puede ponerles la zancadilla en cualquier momento. Son conscientes de que lo que uno quiere no siempre se logra, pero aun así no se rinden. Recorrerán el camino más largo, si es necesario. Aceptarán caer una y mil veces, pero aprenderán de cada error y tropiezo con gran motivación, con resiliencia y coraje.

Las personas apasionadas confían en sí mismas, son conscientes de sus límites, pero intentan superarse siempre que pueden.

Cultivan el optimismo

El suyo es un optimismo saludable y con sentido. No ven la vida con un filtro de color de rosa, sino que realizan ese esfuerzo mental tan necesario con el que ver soluciones ante cada problema. Son esas presencias que siempre infunden esperanza, transmiten ilusión y ganas de superarse en cada circunstancia.

De este modo, si nos preguntábamos al inicio, si la persona apasionada nace o se hace, lo cierto es que en el 80 % de los casos evidencian estos rasgos ya desde su nacimiento. Presentan unas grandes habilidades para gestionar el estrés, para superarse ante cada dificultad y para ver siempre el arcoíris en medio de cada tormenta.

Mujer con suéter amarillo enfoca su mirada hacia la cámara
La persona apasionada se define por tener siempre una mente enfocada en aquello que desea lograr.

Sentido de pertenencia, valores y orientadas a objetivos

Una de las características que más destacan en las personas apasionadas es el sentido de pertenencia. Experimentan un gran placer y motivación formando parte de un grupo social. Son muy familiares, amigos de sus amigos, extraordinarios compañeros de trabajo y hasta grandes líderes capaces de guiar con éxito a sus equipos y empleados. Saben construir lazos enriquecedores y productivos.

Asimismo, otro rasgo evidente es su clara orientación a objetivos. Siempre tienen un plan o propósito en mente, necesitan marcarse retos a corto y largo plazo. A su vez, todas esas expectativas están influenciadas por sus fuertes valores, por sus significados vitales.

Habilidad natural para disfrutar de las pequeñas cosas, no todo es trabajo

Vivir con pasión es procurar disfrutar de cada instante de manera intensa. Es ver el lado positivo de cada circunstancia, apreciar lo que se tiene y entender, que más allá de los propósitos, el trabajo y los sueños, está la realidad.

Cada evento que acontece en el aquí y ahora es importante para las personas que viven con entusiasmo. No desprecian nada, no dejan pasar oportunidades, risas, compañías, complicidades y juegos.

Todo merece la pena, todo merece la alegría para este perfil de personalidad.

Te podría interesar...
¿Por qué algunas personas caen bien a todo el mundo?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
¿Por qué algunas personas caen bien a todo el mundo?

Hay personas que le caen bien a todo el mundo, desde el principio y sin esfuerzo. Descubre qué actitudes y cualidades les ayudan a lograrlo.



  • Vallerand, Robert. (2007). On the Psychology of Passion: In Search of What Makes People's Lives Most Worth Living. Canadian Psychology-psychologie Canadienne - CAN PSYCHOL-PSYCHOL CAN. 49. 10.1037/0708-5591.49.1.1.
  • Vallerand, R.J. The role of passion in sustainable psychological well-being. Psych Well-Being 2, 1 (2012). https://doi.org/10.1186/2211-1522-2-1