5 posturas fáciles de yoga para canalizar la energía

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 12 septiembre, 2018
Eva Maria Rodríguez · 12 septiembre, 2018

La práctica regular de yoga nos ayuda a canalizar la energía y a tener un mayor control sobre nuestra atención, a estar presente. En esos momentos en los que sientes que tu grado de control es muy bajo, el yoga te ayuda a conectar mejor con los que sucede, a ampliar tu mirada y finalmente tomar decisiones que te devuelvan esa sensación de control.

Por otro lado, una de las consecuencias más comunes de la sensación de impotencia es el estrés y, por lo tanto, la adopción de una posición de lucha o huida. A su vez, este marco puede dar lugar a diferentes tipos de enfermedades, tanto físicas como mentales. Como nos encontramos ante grandes desafíos, es vital mantener nuestro sistema nervioso funcionando de la manera más eficiente posible.

Aquí es donde el yoga nos ayudaría, elevando nuestro nivel de vibración para que nuestros cuerpos y mentes puedan descansar y “digerir” todo lo que sucede a nuestro alrededor. Una de las mejores formas de hacerlo es haciendo circular más energía por todo el cuerpo -lo que en yoga se conoce como prana-, canalizándola de manera inteligente.

Cuando el prana fluye de manera eficiente, es más fácil que nuestros procesos, tanto voluntarios como involuntarios, funcionen bien. Así, permitir que  fluya más energía a través de nuestros cuerpos puede aumentar nuestra habilidad para manejar el estrés, aumentando tu bienestar general.

El yoga nos ayuda a canalizar la energía y a tener un mayor control sobre nuestra atención para focalizarla en el presente.

Yoga para canalizar la energía

El médico, escritor y conferenciante indio, especialista en espiritualidad, Deepak Chopra explica que las personas estamos formadas por cuatro cuerpos: el cuerpo espiritual (o energía), el cuerpo mental, el cuerpo emocional y el cuerpo físico, conectados todos entre sí.

Así, lo que afecta a uno indirectamente afecta al resto. Por lo tanto, si estás agotado emocionalmente, es muy probable que traslades esta sensación de falta de energía al plano físico. Cuidar a cada uno de los cuatro cuerpos por igual es lo que fortalece de manera integral a todo el ser, y lo que da los frutos.

Hay muchos enfoques para crear equilibrio y canalizar la energía. La investigación muestra que las personas físicamente activas, en promedio, tienen un estado de ánimo de valencia más positiva que las personas inactivas. Sin embargo, el mayor desafío sigue siendo averiguar cómo mantener niveles óptimos de energía cuando nuestra agenda está completa y no tienes tiempo hacer ejercicio. Es más, ¿cómo consigue un impulso de energía extra cuando lo necesitas?

En el yoga puede ser la respuesta. Ha ganado mucha popularidad en los últimos años como forma de ejercicio. Es una forma ideal de poner el cuerpo en movimiento, ya que o requiere accesorios y se puede practicar y adaptar en y a cualquier situación.

Canalizar la energía con estas posturas de yoga

Una buena forma de canalizar la energía e impulsarla es a través del yoga, que afecta y beneficia a todo el cuerpo y en todas sus dimensiones. Hay muchas posturas de yoga que nos ayudan a canalizar e impulsar la energía.

Las posturas que vamos a ver comienzan con una base sólida de los pies que se hunden en la tierra para crear apoyo y nutrirnos desde abajo, desde la base, para crecer hacia el cielo, abriendo el corazón para permitir que la luz y la inspiración penetren en nuestro interior.

Balasana (postura del niño)

Balasana es una postura de descanso que restablece el equilibrio y la armonía en el cuerpo y conduce la mente hacia un estado de apertura y receptividad. Además de ofrecer un masaje a tus órganos internos, Balasana calma la mente y el sistema nervioso central, además, de aliviar el estrés, la fatiga y la tensión.

Balasana ayuda a desarrollar una comprensión más amplia de la respiración y te permitirá reconocer el papel que juegan tus órganos con las energías sutiles de tu cuerpo. Si bien puede no ser una postura físicamente desafiante, Balasana te ayudará a cultivar la actitud necesaria para una práctica más profunda.

Mujer haciendo la postura del niño

Urdhva Hastasana (Postura de manos levantadas o Saludo hacia arriba)

Urdhva Hastasana es una postura que, entre otros beneficios, ayuda a mitigar la fatiga  y a aliviar la ansiedad leve. Esta postura la hacemos de manera natural e inconsciente muchos de nosotros al levantarnos de la cama, ayudando a que la energía se mueva después de una noche de sueño.

Urdhva Hastasana ayuda a que la energía sutil del cuerpo suba, conectando con la energía que está bajando. Con la práctica, comienzas a notar cómo desde tu centro vital en el abdomen, la fuerza se acumula y la energía se eleva hacia arriba por la espalda mientras tus pies permanecen unidos al suelo como si estuvieran conectados por las raíces.

Mujer haciendo la postura de las manos levantados

Ardha Dhanurasana (Postura del medio arco)

Tradicionalmente, se cree que Ardha Dhanurasana abre el chakra manipura (plexo solar o ombligo), que es el centro de energía y vitalidad del cuerpo. Al activar manipura se puede disipar el miedo y la inseguridad, cultivar la autoestima, la confianza en sí mismo y un sentido de propósito, así como estimular el fuego interno que crea una actitud impulsada por objetivos.

Ardha Dhanurasana también abre los nadis, promoviendo así el flujo de prana en el cuerpo. Al regular el flujo de energía interna, la postura lleva a la autorrealización y al empoderamiento, desarrollando la actitud de “dejarlo ir” y ayudando a buscar el ser interior.

Finalmente, Ardha Dhanurasana ofrece los siguientes beneficios de salud mental:

  • Aumenta la concentración.
  • Energiza la mente.
  • Mejora la fuerza de voluntad y la autoestima.
  • Aumenta la claridad.
  • Alivia el estrés y la depresión.

Mujer haciendo yoga

Vrksasana (Postura del árbol)

Vrksasana es una postura de equilibrio que demuestra nuestro estado mental, ya que es necesario concentrarse para mantener la estabilidad cuando la mente salta de un pensamiento a otro.

Tal y como ocurre con las raíces de un árbol, que se convierten en la base de su tronco y sus ramas, en Vrksasana nuestros pies y piernas actúan como soporte de la parte superior del cuerpo y nos permiten mantenernos erguidos con fuerza y elegancia, mejorando el equilibrio, el enfoque y la claridad mental.

Esta asana también activa el chakra muladhara. Esta estimulación promueve la confianza, aumenta el flujo de energía, calma la mente y ayuda a sentirse arraigado y estable tanto en el cuerpo como en la tierra.

Mujer haciendo postura del árbol

Urdhva Mukha Sawanasana (Perro mirando hacia arriba)

Tradicionalmente, se cree que Urdhva Mukha Sawanasana estimula el anahata chakra, abriendo el cuerpo a la compasión, el amor y la gratitud. Al crear una flexión hacia atrás, esta asana abre y expande el pecho, creando una sensación de fortalecimiento y aumentando la confianza, la energía positiva y la inspiración.

Urdhva Mukha Sawanasana se considera una postura “extrovertida” que puede equilibrar nuestra tendencia a encogernos cuando nos sentimos deprimidos o abrumados. Además, estimula, entre otras, la glándula pineal, una glándula endocrina que produce hormonas que controlan el sistema nervioso central, una de las cuales controla y modula los patrones de sueño del cuerpo humano.

Mujer haciendo la postura del perro mirando hacia arriba

Para experimentar todos los beneficios del yoga a través de las posturas que hemos descrito lo mejor es practicarlas. Dicha práctica nos volverá más hábiles en el proceder, volviendo conocidos “caminos mentales” olvidados o que nunca transitamos para canalizar la energía.