¿Pueden funcionar las relaciones a distancia?

17 Marzo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el psicólogo Bernardo Peña Herrera
 

Las relaciones a distancia pueden hacerse muy cuesta arriba a muchas parejas. El amor y la distancia son dos conceptos que casi nunca van de la mano. Y es que, cuando se comienza una relación con alguien, siempre tiene que haber una cercanía física, una necesidad de estar con la otra persona, de tocarla, de sentirla y abrazarla.

Sin embargo, si una de las partes tiene que separarse de la otra por motivos laborales o personales, de una forma u otra, la relación está destinada a cambiar, a adaptarse a las nuevas circunstancias. Aquí surge un gran dilema. Continuar con la relación o negarse a este cambio y terminar con ella.

¿Y tú? ¿Crees que las relaciones a distancia son complicadas? ¿Acabas de perder a tu pareja por un largo tiempo pero aún piensas que podéis luchar por vuestro amor? Pues perfecto. Aquí te dejo algunos consejos que te ayudarán a mantener más viva tu relación a pesar de la distancia.

La vuelta de una de las partes es necesaria

Pareja teniendo un reencuentro

A veces sucede que uno de los miembros de la pareja se vea obligada a mudarse por motivos profesionales o personales. Sin embargo, la partida tiene que tener “fecha de caducidad”. Da igual que sea un mes que un año, pero la pareja tiene que volver a reencontrarse pasado una vez ese tiempo. De esta forma, se puede recuperar la pasión y el tiempo perdido.

 

Por el contrario, si esa partida es prácticamente definitiva, desgraciadamente la pareja no tendrá mucho futuro. La única forma de retomarla, es que la pareja se junte y empiece una nueva vida en otro lugar. Pero, si ambas partes viven separadas de forma permanente, antes o después la llama del amor se apagará. Aunque esto no tenga por qué ser así, al menos es lo que ocurre en una mayoría de casos.

Relaciones a distancia: No te dejes llevar por la tristeza o el abandono

Si habéis tomado la decisión de seguir con la relación a pesar de la distancia., no queda otra que aceptar la situación. Así que, cuando os separéis, intenta en la medida de lo posible dedicarte tiempo a ti mismo y socializar con otras personas aparte de tu pareja. En definitiva, tener más tiempo para aquellos hobbies que, por una razón u otra, no podías hacer con tu novio/a.

De esta manera, no te convertirás en una persona emocionalmente dependiente, y cuando él/ella vuelva, podrás disfrutar del reencuentro de una forma más sana e intensa. Ante todo, hay que tener paciencia con las relaciones a distancia y saber amoldarte a la nueva situación lo antes posible.

Mujer leyendo libro en su habitación
 

Cuando tenemos pareja, a veces, nos olvidamos de nosotros mismos. Dejamos a nuestros amigos de lado, abandonamos nuestros hobbies. Las relaciones a distancia son una excelente oportunidad para recuperar todo esto.

A pesar de la distancia tiene que haber comunicación

La separación en sí no significa que dejéis de hablaros completamente. En las relaciones a distancia es normal que haya menos contacto. Por esta razón, es muy importante que, en la medida de lo posible, se siga una cierta rutina a la hora de comunicarse (al final del día por ejemplo) para contarse las pequeñas o grandes cosas acaecidas durante el día. De esta forma se consigue que la relación no se enfríe y caiga en el olvido.

Así mismo, también es necesario contarse todo lo que moleste relacionado con la pareja. Y es que, la distancia puede provocar que el mínimo problema se convierta en la chispa que finalmente acabe con la relación. Con el auge de Internet, las redes sociales y las videoconferencias es mucho más fácil mantener el contacto con esa persona que tanto queremos.

Hombre mirando el móvil sonriendo

Las relaciones a distancia pueden permitirle a dos personas madurar y crecer, para así cuando se reencuentren tengan una relación más equilibrada, sana y fuerte

 

Un estudio publicado en Journal of Communication y efectuado por investigadores de la Universidad de Hong Kong (China) y de Cornell (EEUU) puede ayudarnos a adoptar esta actitud positiva. Según sus conclusiones, las relaciones a distancia pueden llegar a ser más exitosas que las convencionales.

Se basan en que echar de menos al otro, hace que aumente nuestra pasión por él o ella, y favorece igualmente esa “idealización íntima” del otro, incluso cuando se mantienen menos interacciones diarias. Los investigadores dan gran importancia a las nuevas tecnologías, ya que la consideran fundamental como medio de comunicación que permita mantener la sensación de cercanía y el éxito de la relación.

Como conclusión, intenta ver siempre el lado positivo de esta nueva situación. Y es que, ¿quién sabe? Quizás la distancia y el respectivo encuentro, provoque después que se afiance mucho más la relación. ¿Creéis esto posible?