Qué es la medicina de lobo, según los nativos americanos

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 20 octubre, 2018
Edith Sánchez · 21 octubre, 2018

La medicina del lobo es medicina del alma. No tiene nada que ver con terapias alternativas ni con otros derivados. Se le ha llamado así tradicionalmente porque los nativos americanos piensan que la observación atenta de los lobos y de su comportamiento ayuda a sanar interiormente a las personas.

Los nativos americanos ven en el lobo a un animal sagrado, un tótem. Seguramente a través de las generaciones fueron acumulando saberes acerca de su comportamiento y eso les llevó a admirar a esta criatura. Tan es así que llegaron a la conclusión de que imitar a los lobos es un camino para crecer, resarcir heridas y tener la capacidad de seguir adelante, pese a las adversidades.

Poco sabemos en Occidente acerca de la medicina del lobo. De hecho, en nuestra cultura se ha hecho una propaganda poco justa en contra de esos animales. Son los antagonistas en muchos cuentos infantiles, en los que se les presenta como seres malvados. También está el mito del “hombre lobo”, que es feroz y dañino. Enseguida veremos que no es así y que, efectivamente, podríamos aprender mucho de esa especie.

El lobo es nuestro poder y nuestra fuerza, muchacho. La licantropía no es una maldición, sino un don”.

-Laura Gallego García-

El lobo, un animal sagrado para los nativos americanos

El lobo es un animal que tiene un comportamiento muy definido, o “ritualista”, en diversos aspectos. El primero de ellos es el de las jerarquías. Estas son sumamente rígidas entre ellos. El macho alfa y la hembra alfa son los líderes indiscutibles del grupo. A diferencia de otras especies, tal líder no es el más grande, o el más combativo, sino el más inteligente y hábil.

El lobo ni es solitario, ni es salvaje, como quizás nos han hecho pensar. Son animales muy sociables, que siempre andan en manada. Si hacen algo solos es en función de su grupo. Combinan de forma equilibrada su individualidad con el sentido colectivo. Solo acuden a la violencia en casos extremos y prefieren evitar el combate, o terminarlo tan pronto como sea posible. Los lobos no muerden en el cuello a otros lobos; en otras palabras, no matan a los de su propia especie.

Los nativos americanos dicen que los tres grandes poderes del lobo son el acecho, la invisibilidad y la protección familiar. Estos animales no hacen ostentación de su fiereza o poder. Observan, analizan y pasan inadvertidos mientras lo hacen. Miden el terreno, calculan. Sus enemigos no los ven porque saben “desaparecer”. Atacan solo cuando es necesario y con un plan estratégico, por así decirlo.

imagen simbolizando la medicina del lobo

La medicina del lobo

Para los nativos americanos el lobo es un guía. Todos llevamos algo del lobo dentro de nosotros y hay momentos de la vida en donde ese espíritu valiente, sagaz y prudente debe despertar. En eso consiste la medicina del lobo: en acudir a esa fuerza interior y esa capacidad estratégica para enfrentar los retos vitales.

Mujer india con un lobo y un hombre indio simbolizando la medicina del lobo

Los nativos piensan que hay momentos de la vida en los que el espíritu del lobo se convierte en un aliado temporal. Son aquellas circunstancias en las que emerge la faceta osada, leal, generosa y libre que hay dentro de nosotros. El espíritu del lobo es insumiso y valiente. Por eso, aparece como aliado cuando decidimos hacer algo que nos hemos prohibido, o nos han prohibido, sin una verdadera razón de fondo.

La medicina del lobo tiene que ver con cultivar y permitir que emerja esa fuerza indomable. Los nativos piensan que los lobos y las brujas siempre van de la mano, y que se sienten más cómodos en la oscuridad. Significa que nuestra faceta más mágica y libertaria surge cuando no estamos expuestos a los ojos de otros. En esas condiciones, encontramos solución a nuestros problemas y descubrimos caminos que antes no veíamos.

figura simbolizando la medicina del lobo

Despertar al lobo que llevamos dentro

Según las tradiciones, la primera vía para despertar al lobo que llevamos dentro es permanecer atentos a nuestros sueños. La medicina del lobo es sobre todo un reencuentro con la fuerza que está en nuestra esencia. La zona oculta de cada quien se expresa a través de los sueños y por eso comprender ese mundo onírico es fundamental para conocernos mejor y recuperar el valor en el espíritu.

Así mismo, según la medicina del lobo, es fundamental que dediquemos un tiempo a observarnos. Tratar de vernos como espectadores de nuestro propio actuar. Observarnos, sin juzgarnos, pero sí intentando ver cuáles son esos elementos que son obtáculos y que, cuando volvemos a nuestro punto de vista habitual, aparecen enmascarados. ¿Qué es lo que ata nuestro espíritu? ¿Miedos? ¿Mandatos? ¿Experiencias del pasado?

Lo que sigue es actuar. Si deseamos hacer algo, no tenemos por qué esperar a que las circunstancias sean propicias o a que se nos faciliten las cosas. Hoy, ya mismo, podemos comenzar a trabajar por eso que deseamos, e ir tras ello con determinación, generosidad y lealtad. Según la medicina del lobo, si adoptamos esta actitud, el espíritu del lobo se hará presente y nos guiará.

López Portillo, P. (2016). Los Postes totémicos de la costa noroeste de América del norte.