¿Qué le sucede a nuestra mente cuando no dormimos lo suficiente?

¿Qué le sucede a nuestra mente cuando no dormimos lo suficiente?

Belén Gisbert Vercher 19 abril, 2015 en Psicología 2602 compartidos

Dormir poco puede ser horrible, pero ¿Qué es lo que realmente hace tu mente y tu cerebro por falta de sueño?

El estadounidense Randy Gardner tiene el récord del período más largo de privación del sueño intencional, documentado científicamente.

Sin la ayuda de estimulantes, logró mantenerse despierto durante 264,4 horas, es decir, ¡11 días y 24 minutos!

Parte de su motivación era demostrar que la falta de sueño no es mala. Pero se equivocó: ¡dormir poco duele mucho! sufrió varios problemas como la paranoia, alucinaciones, cambios de humor y toda una serie de problemas psicológicos que se describen a continuación.

En realidad, no se dio cuenta de que muchos de los problemas que le angustiaban eran consecuencia de la falta de sueño.

10 efectos psicológicos y los riesgos para tu salud asociados a la falta de sueño

Dormir poco hace que nuestro cerebro sea menos eficiente

Los cerebros que están privados de sueño no son eficientes, tienen que trabajar más duro para conseguir los mismo resultados.

Esto se ha demostrado en estudios de neuroimágenes, que muestran que el cerebro de las personas que duermen poco, necesitan bombear más sangre a la corteza prefrontal, tratando de oponerse a los efectos de la privación del sueño.

La memoria a corto plazo se reduce

Dormir poco provoca fallos en nuestra memoria.

Sin memoria a corto plazo, una persona no puede ni siquiera mantener algunos dígitos de un número de teléfono en la mente, y mucho menos realizar alguna operación compleja. Por eso, cuando estás privado de sueño, se tiende a olvidar.

A, Randy Gardner, el hombre que más días seguidos estuvo sin dormir, se le pidió varias hacer una resta sencilla. No la hizo argumentando que no sabía lo que le estaban pidiendo.

Dormir poco te hace perder la memoria a largo plazo

El sueño juega también un papel importante en la consolidación de la memoria a largo plazo.

Mientras dormimos, nuestros nuevos pedidos cerebrales, incorporan y dan sentido a las cosas que han sucedido. No solo eso, sino que nuestro aprendizaje se consolida mientras dormimos.

Memoria

Pérdida de atención.

Una persona suele tener una buena capacidad atencional: puede distinguir una voz de entre muchas, ver objetos pequeños, las cosas que se mueven en un mar de información visual y que pueden distraer la atención y muchas otras habilidades.

Dormir poco, sin embargo, significa que nuestra atención se va a agotar mucho más rápidamente. Sin dormir lo suficiente, no podemos prestar tanta atención a nuestros sentidos como nos gustaría.

Esto da como resultado, en parte, esa extraña sensación de distracción que experimentamos cuando estamos cansados.

Sin dormir no se puede planear

Después de 36 horas sin dormir, la capacidad de planificar y coordinar nuestras acciones comienza a fallar.

Las pruebas demuestran que la capacidad fundamental para decidir cuándo y cómo iniciar o detener cualquier actividad, disminuye rápidamente con la falta de sueño.

Dormir poco aumenta en gran medida la incapacidad para tomar decisiones.

Los malos hábitos del sueño se acentúan

Desde la cama se tiene poca dificultad para hacer planes o controlar la manera de iniciar o detener la acción, y se recurre a los sistemas automatizados del cerebro. Con esto quiero decir: hábitos.

Con menos horas de sueño, nos basamos en la repetición de acciones en las mismas situaciones.

Esta noticia puede ser positiva cuando se trata de los buenos hábitos, pero ¿Si los hábitos son malos y es necesario ajustarlos?

Dormir poco es más arriesgado

Cualquiera que haya jugado una partida de póker hasta altas horas de la noche, conoce los extraños efectos de la fatiga en su sentido del riesgo.

Los estudios que utilizan los juegos de cartas, encontraron que con pocas horas de sueño, los jugadores se atascan en una rutina estratégica. Parecen incapaces de cambiar su plan de juego basado en la experiencia.

La pérdida de sueño es tomar riesgos, y, a veces sería mejor tener la claridad para tomar la decisión de parar.

La muerte de las células cerebrales

Diferentes estudios han demostrado que no dormir mata las células y causa daños cerebrales.

Un estudio reciente encontró en ratones, que cerca el  25% de las células cerebrales mueren debido a una prolongada falta de sueño.

Otros estudios  han encontrado que hay una pérdida de la integridad de la materia blanca en el cerebro, probablemente debida a la falta de sueño.

Dormir poco no es bueno, psicológicamente y fisiológicamente no es bueno.

Aparecen los delirios

Si una persona sufre de la falta de sueño de manera regular, comienza a experimentar delirios.

Los síntomas incluyen psicosis, paranoia, niveles extremadamente altos de energía de la vida, alucinaciones, agresividad y mucho más.

Enlaces importantes se encontraron entre el insomnio y las enfermedades mentales. Por desgracia, la misma enfermedad mental puede a su vez causar insomnio.

¿Quién tiene dificultades para dormir, corre el riesgo de desencadenar un círculo vicioso? Hay diferentes lecturas acerca de cómo curar el insomnio sin drogas, como los métodos de evaluación e intervención cognitivo-conductual.

Dormir poco aumenta los accidentes

Una de las cosas que dan miedo por la falta de sueño es que las horas de vigilia se acumulan con el tiempo y comienza a agobiarte.

Puede suceder que todas las noches te pierdes una o dos horas de sueño, pero no te das cuenta de que todo esto tiene un efecto perjudicial en el tiempo.

Los estudios dicen que la gente que está al volante y que duermen poco, no se dan cuenta de la gravedad del problema.

Dormir poco o no haber dormido y luego conducir, en realidad puede ser peor que conducir borracho,-tiene muchos de los mismos efectos, aunque el conductor es menos consciente.

Después de 11 once días sin dormir

Después de estar despierto durante 11 días, Randy Gardner dijo que había dormido durante más de 14 horas la primera noche, y luego 10 horas a la noche siguiente, después se había recuperado por completo.

Belén Gisbert Vercher

Ver perfil »
Te puede gustar