¿Qué significa estar enamorado?

Eva Maria Rodríguez · 7 diciembre, 2014

Cuando alguien piensa que le gustaría estar enamorado a veces se enfrenta a muchos obstáculos. Obstáculos para adoptar las acciones que permiten que el amor fluya libremente a través de sus relaciones.

Por otra parte, sentimos que el concepto debe estar estrechamente conectado con el sentido y plenitud de la vida, por lo que es importante para cada uno de nosotros para definir el amor como un verbo, una acción o serie de acciones que podamos realizar para acercarnos más a la gente que valoramos. En un contexto romántico, algunas características esenciales que se ajustan a la descripción de una relación amorosa incluyen:

  • Expresiones de afecto, tanto físico como emocional; deseo de ofrecer placer y satisfacción a otro.
  • Ternura, compasión y  sensibilidad hacia las necesidades de otro.
  • Deseo de compartir actividades y un nivel adecuado de reparto de las posesiones de uno.
  • Intercambio constante y honesta de los sentimientos personales.
  • Preocupación por la aspiraciones y deseos del otro.

De este modo, el amor incluye la sensación de que la preocupación por el otro va más allá de cualquier egoísmo o interés, por lo que  tiene un efecto positivo en la autoestima y el sentido de bienestar de cada persona.

“Una relación no necesita promesas, términos o condiciones, solo necesita a dos personas dispuestas a quererse por encima de todo”

-Anónimo-

Pareja dándose un beso

Pero, ¿realmente cumplimos con esto en nuestras relaciones amorosas? ¿Sentimos que el otro está en consonancia con esto? ¿Actuamos pensando en que el otro se sienta bien y par ayudarle a alcanzar sus objetivos?

 

¿Estoy realmente enamorado?

Muchas veces nos enfrentamos al amor como algo pasivo que surge, como un estado contra el que no podemos luchar, como algo en lo que caemos, algo que nos atrapa. Con facilidad caemos en la rutina, en las relaciones consentidas en las que uno tolera la presencia del otro, en una convivencia que olvida lo más obvio, que es el respeto y la valoración del otro.

En demasiadas ocasiones vemos al otro como una parte de nosotros mismos, lo que nos da una falsa sensación de seguridad, de no estar solos. Pero esto nos hace perder nuestra individualidad, y hace que el otro pierda también su propia identidad. Y se crea una ilusión de fusión, de ser uno solo, nutrida por la fantasía de estar enamorado, y no por verdaderos afectos y sentimientos de atracción.

Nos olvidamos del otro con tal, puesto que forma parte ya de nosotros mismos. O eso creemos. Y dejamos que el otro se olvide, porque formamos parte de él. O eso sentimos

 

De esta manera, las relaciones tienden a decaer, porque dejamos de buscar lo que el otro necesita y empezamos a pensar en lo que necesitamos nosotros. Muchas de las acciones que emprendemos van encaminadas a satisfacer nuestras necesidades, y no las del otro.

Estar enamorado es ver a la otra persona

 

El amor no debe ser nunca un acto de manipulación. No es una marca de propiedad sobre el otro, sino todo lo contrario. El amor debe mostrar el verdadero aprecio hacia el otro como un individuo separado.

Cuando vemos a una persona de esta manera nos permitimos valorarlo plenamente por lo que es y por la felicidad que trae a nuestra vida. Y nos impulsa a ser generosos con esa persona, a mostrar compasión y bondad de una manera que todo el mundo consideraría válida.

Pareja abrazada con corazón

Por supuesto, hay muchas barreras que ponemos y que nos impiden encontrar este tipo de relación. Muchas de estas razones las encontramos en experiencias de nuestro pasado o que hemos visto en otras personas.

“Estar enamorado no se trata de cuantas veces le dices a alguien que lo amas, sino de cuantas veces se lo demuestras”

-Anónimo-

Sin embargo, al reflexionar sobre las conductas vividas u observadas, aprendemos mucho, no solo acerca de cómo perjudicamos nuestros sentimientos hacia los demás, sino sobre las formas negativas que sentimos acerca de nosotros mismos. Es difícil expresar el amor hacia otro cuando no sentimos amor hacia nosotros mismos. Ahora ya sabes lo que es estar enamorado de verdad.