Resiliencia la capacidad de renacer luego de una adversidad

Paula Aroca·
31 Enero, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Ana Couñago Sobral al
04 Diciembre, 2017
La resiliencia es la capacidad para adaptarse y superar situaciones adversas.
 

Todas las personas, en algún momento de nuestras vidas, sufrimos algún tipo de situación traumática. Sin embargo, no todos las afrontamos de igual manera, quizás por el hecho de contar con más o menor resiliencia. La cuestión es ¿cómo renacer luego de una adversidad?

Hay experiencias vitales que son muy duras, como la muerte de un hijo, una enfermedad grave, ser víctima de un atentado, etc. Otras, son más simples y cotidianas, pero también nos pueden afectar muy negativamente, como perder el trabajo, tener problemas económicos, terminar con una pareja, etc.

Renacer luego de una adversidad es responsabilidad de cada persona. Pues tú puedes decidir si tomar esa situación difícil y traumática como una oportunidad o como una desgracia

Sin embargo, cada individuo tiene la capacidad inherente de renacer luego de una adversidad y sobreponerse a ella, así como de adaptarse a la nueva situación que se genera. A esto se le llama resiliencia.

Las personas resilientes

Cuando se habla de que una persona es resiliente, no quiere que decir que esta carezca de sentimientos, o que sea incapaz de sentir malestar o dolor emocional ante una dificultad. Realmente, significa que tras un tiempo de dolor, incertidumbre e inseguridad, tiene la capacidad de sacar la suficiente fuerza para continuar con su vida.

Mujer resiliente mirando hacia arriba
 

Esto no depende de que una persona tenga o no tenga resiliencia, sino que comprende determinadas conductas y formas de pensar que pueden aprenderse y desarrollarse. De modo que, un individuo puede ser, genéticamente, más vulnerable a la hora de enfrentarse a una situación adversa, pero puede ser resiliente si ha crecido en un ambiente propenso a ello.

Las personas más resilientes tienen una forma de pensar más exacta, realista y flexible, además de ser menos proclives a sacar conclusiones precipitadamente o exagerar. Además, comparten tres características principales:

  •  Aceptan la realidad como es.
  • Creen que la vida tiene un verdadero sentido.
  • Poseen una enorme capacidad para mejorar

Así, al igual que el Ave Fénix resurge una y otra vez de sus cenizas, los seres humanos somos capaces de dejar esas tragedias atrás, aprender de ellas y salir fortalecidos.

Sin embargo, la familia, la escuela y la sociedad cumplen un importante papel a la hora de desarrollar en mayor o menor grado la capacidad de resiliencia.

«La resiliencia es un proceso dinámico que tiene por resultado la adaptación positiva en contextos de gran adversidad»

-Luthar-

Beneficios de renacer luego de una adversidad

Renacer luego de una adversidad no es nada fácil, pero hacerlo tiene muchos beneficios.

Ser resiliente ayuda a saber identificar las causas de un problema (para que así no se repita en el futuro) y a controlar las emociones y los impulsos ante situaciones de crisis.

 

Asimismo, el individuo resiliente manifiesta un optimismo realista, teniendo una percepción positiva de su futuro y la idea de que controla su propia vida. Por lo que, intenta buscar nuevos retos y oportunidades para lograr una mayor satisfacción vital.

Mujer optimista que renace de la adversidad

Por otra parte, las personas resilientes son sinónimo de buena salud, tanto física como mental. Estas, poseen una mejor imagen de sí mismas, se autocritican menos, tienen más éxito en los estudios o el trabajo, tienen un mayor satisfacción con sus relaciones, son menos propensas a sufrir depresión, etc.

«Un buen indicador de resiliencia es la capacidad de recuperarse luego de enfrentar vientos adversos»

-Mariela Dabbah-

En definitiva, renacer luego de una adversidad nos hace mucho más fuertes y ganar en resiliencia, una capacidad que, sin duda, no nos vendrá nada mal para posibles situaciones futuras.

En ocasiones, tendemos a escapar de los problemas, a victimizarnos por ellos o a intentar ignorarlos. Nada de esto sirve. Es mejor hacerles frente y crecer gracias a ello.