Síntomas de la ansiedad generalizada

23 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
Preocuparte por todo de manera incontrolable y sufrir por ello. Agotamiento continuado. Sentir que estás al límite de tus fuerzas... ¿Sientes esto en el momento actual? Entonces, es posible que padezcas ansiedad generalizada.

Los síntomas de la ansiedad generalizada se viven a menudo como una angustia flotante. Las personas lo describen como un malestar que coloca un filtro en la mente para difuminar casi cada cosa. El cuerpo duele, el sufrimiento pesa, la preocupación es constante y los pequeños instantes de auténtica calma y bienestar caben en el pequeño agujero de una aguja.

Se estima que hasta casi un 20 % de las personas sufren (o sufrirán en algún momento) un trastorno de ansiedad generalizada. Estudios, como el realizado en la Universidad de Michigan por la doctora Verónica Takhov, señalan que la incidencia es mayor en las mujeres. En los niños, por su parte, los estados de ansiedad son algo recurrente en 1 de cada 4, sobre todo entre los 13 y 18 años.

¿A qué se debe este elevado impacto entre la población? ¿Por qué la ansiedad generalizada puede volverse a veces en una situación fluctuante que acompaña durante años a la persona? La etiología de esta realidad psicológica es compleja y muy variada. En ocasiones, los desencadenantes son genéticos. En otros casos, hay un elemento traumático y en la mayoría existe un estrés acumulado en el tiempo y mal gestionado que deriva en una condición más intensa y persistente.

En cualquier caso, hay un detalle importante que considerar. Son muchos los que se preguntan si es así como va a ser el resto de su vida: “¿es que siempre voy a vivir con ansiedad?”. La respuesta es no. Se puede tratar, hay estrategias adecuadas para cada persona, hay salida para este tipo de sufrimiento y puede lograrse. Es posible alcanzar el bienestar, pero para ello debemos conocer su sintomatología. Profundicemos.

Hombre evidenciando síntomas de ansiedad generalizada

¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad generalizada?

Todos sabemos que entra dentro de la normalidad sentirse angustioso. Tenemos claro también que estar preocupados por algo que amenaza con alterar la estabilidad también es comprensible. Ahora bien, el problema llega cuando estos estados se vuelven recurrentes. Cuando la angustia se instala en el cerebro puede alterar por completo nuestro enfoque, perspectivas, pensamientos y emociones.

Así, más allá de lo que muchas veces nos han hecho creer, no basta con quitarnos ciertas ideas de la cabeza o con tomarnos las cosas de otro modo. Este tipo de ansiedad modifica por completo los patrones de pensamiento y no es fácil bajar el volumen de la preocupación. Así, estudios como los realizados en el Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencia del King’s College de Londres, nos indican algo clarificador.

No es fácil desactivar este tipo de esquema mental. Las personas con este trastorno focalizan su atención en cualquier tipo de amenaza. Esa es su principal característica y no es algo que puedan dejar de hacer de un día para otro. Conozcamos ahora qué más síntomas de la ansiedad generalizada existen basándonos en los criterios del Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales DSM-V.

Dificultad para controlar los estados de preocupación

Así, y por lo general, es común pensar que van a sucederse determinadas calamidades, que va a pasar lo peor, que cualquier esfuerzo caerá en saco roto porque algo llegará para estropearlo todo. Ese estado mental de elevada negatividad imposibilita poder concentrarse, reflexionar en calma, tomar buenas decisiones…

Síntomas de la ansiedad generalizada relacionados con el aspecto fisiológico

Las personas que padecen este tipo de condición psicológica pasan semanas experimentando entre dos o tres de las siguientes dimensiones:

  • Sensación de alerta constante, como si estuviera a punto de ocurrir algo para lo que deben estar preparados. Eso provoca que estén siempre con taquicardias, mareos, presión en el pecho, dolor de estómago, etc.
  • La fatiga es algo común.
  • Tensión muscular, dolor de espalda, de cuello…
  • Irritabilidad.
  • Problemas de sueño (dificultad para dormirse, despertares continuados, sueño poco profundo e insatisfactorio).

Deterioro en el ámbito social, laboral, personal…

Los pacientes que evidencia síntomas de la ansiedad generalizada sufren esta realidad de manera fluctuante. ¿Qué significa esto? Hay épocas en las que estas manifestaciones son más intensas. Otras veces, esa angustia y malestar físico no son tan desgastantes y se sienten un poco más libres, con cierta sensación de control…

Sin embargo, algo que perciben es cómo su vida se deteriora e poco a poco en distintos ámbitos:

  • Cuesta mantener el rendimiento en el trabajo.
  • Las personas y el entorno no comprenden lo que les sucede. Se sienten aislados muchas veces. Están acostumbrados a que los demás les digan cosas como “eres un exagerado, te preocupas en exceso, todo lo llevas al límite”.
  • Las relaciones de pareja o familiares pueden verse debilitadas.
Mujer preocupada por preocuparse

Los síntomas de ansiedad generalizada no se deben a ninguna enfermedad, pero pueden existir otras realidades asociadas

Esta condición psicológica no se debe a ninguna afectación médica (como el hipotiroidismo) ni tampoco al abuso de sustancias. Es importante en todos los casos contar con una evaluación clínica que permita hacer un buen diagnóstico.

Por otro lado, hay un hecho común. La ansiedad generalizada suele ser comórbida con otros trastornos. Así, es común por ejemplo, sufrir ataques de pánico, experimentar determinadas fobias, etc. Por otro lado, también pueden aparecer depresiones y trastorno de síntomas somáticos.

Para concluir, este tipo de situaciones pueden provocar un elevado deterioro en la vida de la persona. En ocasiones, son situaciones que, en caso de no tratarse, derivan en la cronicidad. No obstante, cabe incidir una vez más en que hay estrategias, que existen respuestas muy adecuadas capaces de mejorar el bienestar y de aportar valiosas herramientas con las que ganar en control y felicidad. No dudemos por tanto en solicitar ayuda experta.

  • Bystritsky, A., Khalsa, S. S., Cameron, M. E., & Schiffman, J. (2013). Current diagnosis and treatment of anxiety disorders. P and T38(1), 30–44.
  • Goodwin, H., Yiend, J., & Hirsch, C. R. (2017, June 1). Generalized Anxiety Disorder, worry and attention to threat: A systematic review. Clinical Psychology Review. Elsevier Inc. https://doi.org/10.1016/j.cpr.2017.03.006
  • Hirsch, C. R., Mathews, A., Lequertier, B., Perman, G., & Hayes, S. (2013). Characteristics of worry in Generalized Anxiety Disorder. Journal of Behavior Therapy and Experimental Psychiatry44(4), 388–395. https://doi.org/10.1016/j.jbtep.2013.03.004