Terapia de grupo: qué es, características y objetivos

16 Marzo, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana
En la terapia de grupo más de 2 personas (idealmente entre 8 y 10) realizan terapia a la vez, guiadas por un terapeuta (o más de uno). Conoce cómo funciona, sus objetivos, características y ventajas.

La terapia de grupo es una modalidad que incluye la presencia de varias personas que realizan terapia a la vez, guiadas siempre por uno o más terapeutas. Se focaliza en las interacciones que se producen en el grupo, y en cómo estas relaciones pueden favorecer a la persona, de forma individual, y al grupo en su conjunto.

Se trata de una herramienta consolidada en el ámbito de la psicología y también de la psiquiatría. Sus objetivos (muchos de ellos coincidentes con la terapia individual) incluyen la resolución de conflictos, el reencuentro con el equilibrio emocional, la estimulación del crecimiento personal y la potenciación de habilidades sociales, entre otros.

¿Quieres saber más sobre este tipo de terapia? ¿Cómo se originó históricamente y qué ventajas presenta? ¡Te contamos esto y mucho más!

Terapia de grupo: ¿cuál es su origen?

Existe cierta tradición histórica según la cual las prácticas curativas se han realizado de forma grupal. Los líderes tribales y religiosos se servían del entramado social para realizar sus curaciones y cambios de conducta, y lo mismo ocurría con los ritos chamánicos, las tragedias griegas y las obras de teatro medievales.

Sin embargo, la terapia de grupo, en el sentido de una terapia planificada bajo una guía profesional cuya finalidad es tratar ciertas patologías (sobre todo patologías de la personalidad), es una aportación propia del siglo XX. Estados Unidos fue el país pionero en este sentido, concretamente en los años ’30. Sus iniciadores fueron: Wender, Schilder, Moreno, Slavson, Redl  Wolf. ¿Qué aportó cada uno de estos autores?

Autores destacados en la terapia de grupo

Wender (1936), por ejemplo, trabajó con pacientes ingresados, y combinó conceptos freudianos con interpretaciones de la transferencia familiar a la transacción dentro del grupo. En el mismo año Schelder fue considerado el pionero en la terapia analítica de grupo, gracias a su interpretación de la transferencia y a su trabajo sobre los sueños.

Redl, en 1942, introdujo los grupos de diagnóstico de niños, y Moreno empezó a trabajar en el psicodrama en USA durante la década de los ’30. Por su parte, Salvson, en 1943, empezó a trabajar con adolescentes, a través de su terapia de actividad grupal, que estaba enfocada a la expresión de fantasías y sentimientos a través de la acción y el juego.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la popularidad de la terapia de grupo aumentó por el incremento de la propia demanda terapéutica. A día de hoy, es un tipo de terapia muy utilizado, ya sea de forma aislada o en sinergia con una terapia individual.

Terpia de grupo: ¿qué es y cuántos participantes debe tener?

La terapia de grupo es una modalidad de terapia en la que diferentes sujetos se encuentran para hablar, guiados por uno o más terapeutas. El tamaño del grupo debe estar estrechamente relacionado con la finalidad, el objetivo y el tiempo de duración de la terapia, siendo el tamaño ideal entre 8 y 10 pacientes.

Teóricamente, tendría que ser lo suficientemente pequeño como para ofrecer a sus integrantes la oportunidad de que participen. Thomas y Fink (1963) fueron dos autores que dividieron los trabajos sobre el tamaño del grupo en dos categorías:

  • Los efectos sobre el grupo como totalidad
  • Los efectos sobre la conducta de sus miembros

Estos autores encontraron, por ejemplo, que la productividad del grupo aumentaba cuando aumentaba el tamaño del mismo, pero que este aumento del tamaño reducía la agilidad y la eficacia en la terapia. Por otro lado, encontraron que el aumento del tamaño del grupo disminuye la cohesión grupal y favorece la creación de camarillas y división de tareas.

Características de la terapia de grupo

La terapia de grupo está formada por una serie de características. ¿Cómo debe ser una terapia de grupo? ¿Qué es lo que debe proporcionar? Yalom propone algunos factores terapéuticos en la terapia de grupo. Con ellos hace referencia a aquellos factores que favorecerían el cambio terapéutico a través de esta modalidad de terapia:

  • Generar esperanza.
  • Universalidad.
  • Proporcionar información.
  • Altruismo.
  • Recapitulación correctora sobre el grupo familiar de origen.
  • Desarrollo de técnicas socializadoras.
  • Conducta imitativa.
  • Aprendizaje individual.
  • Cohesión grupal.
  • Catarsis.
  • Factores existenciales.

Objetivos y tipos de grupos

La terapia de grupo se puede utilizar para diferentes finalidades u objetivos. Entre ellos encontramos: objetivos clínicos, psicoeducativos, counseling o crecimiento personal. En función de estos criterios, encontramos diferentes tipos de grupos terapéuticos. Siguiendo con estos criterios, podemos hablar de los siguientes tipos de grupo (con sus respectivos objetivos).

  • Según el problema: encontramos grupos terapéuticos, psicoeducativos, counseling o de crecimiento.
  • En función de la población: hablamos de terapia de familia, de pareja, infantil o patología específica (por ejemplo: la depresión).
  • Atendiendo al enfoque teórico: encontramos grupos psicoanalíticos, psicodramáticos, humanistas, conductuales y cognitivo-conductuales y grupos de trabajo corporal.

Ventajas de la terapia de grupo

La terapia de grupo presenta notables ventajas. Una de ellas es que permite explorar el estilo relacional del sujeto con los demás. El grupo ofrece un microcosmos real, donde se pueden poner en marcha relaciones con distintos tipos de personas. Comparando esta modalidad con la terapia individual, la terapia de grupo implica un contexto más rico y diverso para el cambio.

Además, en ella se puede encontrar apoyo y comprensión cuando el grupo está cohesionado. A través de ella podemos conectar con personas que han pasado vivencias similares a la nuestra y por lo tanto, sentirnos más comprendidos. Finalmente, es un espacio que permite intercambiar puntos de vista con otras personas.

“Yo hago lo que tú no puedes, y tú haces lo que yo no puedo. Juntos podemos hacer grandes cosas”.

-Madre Teresa de Calcuta-

¿Me irá bien una terapia de grupo?

No a todas las personas les va bien iniciar un proceso psicoterapéutico a través de una terapia de grupo. Todo dependerá de las características y necesidades del paciente, entre otros factores; en este sentido, hay etapas vitales, problemáticas determinadas y tipos de personalidades que se ajustan muy bien a la terapia de grupo (y a estas personas les puede ayudar mucho).

Pero deberá valorarse cada caso en concreto. Las ventajas de este tipo de terapia son muchas, pero también lo son las de la terapia individual, así que, insistimos, habrá personas (y momentos) para un tipo de modalidad y para otra. Por otro lado, también hay personas que combinan ambos tipos de terapia, simultáneamente. El profesional será el que deberá asesorarnos en este sentido.

“Lo que necesito es ser parte de otro grupo, instalación o idea.”

-Damon Albarn-

  • Kleinke, C.L. (1995). Principios comunes en psicoterapia. Ed. DDB: Bilbao.
  • Moreno, A. (ED.). (2015). Manual de Terapia Sistémica. Principios y herramientas de intervención. Ed. Desclee de Brower.
  • Pérez, M., Fernánde, J.R., Fernández, C. y Amigo, I. (2010). Guía de tratamientos psicológicos eficaces I y II. Madrid: Pirámide.