¿Qué es el TOC de daño?

Las personas con un TOC de daño están obsesionadas con la violencia, pero en sentido opuesto a los delincuentes. Sigue leyendo y podrás entender mejor qué les sucede y cuál es su fuente limitante de sufrimiento.
¿Qué es el TOC de daño?
Cristina Roda Rivera

Escrito y verificado por la psicóloga Cristina Roda Rivera.

Última actualización: 17 diciembre, 2021

Un subtipo común de trastorno obsesivo compulsivo es el TOC de daño. Las personas que lo experimentan tienen pensamientos o imágenes intrusivas no deseadas de lastimar a otros a su alrededor. También se involucran en compulsiones destinadas a aliviar la angustia causada por estas obsesiones.

El TOC de daño hace que el individuo sienta que no puede confiar en su propia mente. Donde alguien sin TOC podría tener un pensamiento violento y reconocerlo, una persona con TOC de daño se preocupa de que solo tener el pensamiento vaya a causar dolor a otra persona.

TOC de daño: ¿en qué consiste?

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) puede adoptar muchas formas. Puede implicar limpieza excesiva, preocupación por el orden o por evitar ciertos números o tener pensamientos intrusivos que se centran en la posibilidad de dañar a los demás.

La realidad es que es bastante natural y común que las personas con o sin TOC tengan todo tipo de pensamientos, incluidos los dañinos. La diferencia es que las personas con TOC de daño se atascan en estos de forma más recurrente, exclusiva e intensa.

TOC de daño: el miedo a ser violentos

Los pensamientos intrusivos son aterradores y aislantes en este tipo de TOC. Parecen señales de que sus vidas se estancarán para siempre o, peor aún, de que están destinados a hacer algo terrible, como cometer un crimen violento.

Sin embargo, podríamos entender a las personas con TOC de daño como lo opuesto a los delincuentes violentos; de hecho, encuentran que los pensamientos son extremadamente perturbadores y harían todo lo posible para evitar experimentarlos. En contraste, las personas violentas a menudo sienten satisfacción con la idea de lastimar a otros.

El TOC se convierte verdaderamente en un problema cuando se toman estos pensamientos (o impulsos o imágenes) como una señal peligrosa, interpretándolo como muy probable y pudiendo actuar en consecuencia.

Mujer agobiado con pensamientos obsesivos

Algunos ejemplos del TOC de hacer daño

Alguien sin TOC de daño podría tener un pensamiento relacionado con apuñalar a un miembro de la familia y reaccionar pensando: “no voy a hacer eso” y no volver a pensar en ello nunca más. Por el contrario, alguien con TOC de daño que tenga ese pensamiento entenderá que es probable que lo haga, y tomará medidas para que no suceda, como evitar a esa persona.

El TOC de daño es similar a otros subtipos de TOC en los que existe una lucha constante con la incertidumbre. Las personas con este trastorno experimentan una preocupación excesiva por el significado de sus obsesiones relacionadas con el daño y la posibilidad de que puedan lastimar a otros.

Estas obsesiones pueden ser bastante abrumadoras, llevando a estas personas a participar en comportamientos repetitivos o actos mentales (también conocidos como compulsiones) para reducir esta angustia.

Obsesiones típicas

Las personas con TOC de daño experimentan sus obsesiones como amenazantes. Algunas de las más comunes pueden ser las siguientes:

  • “¿Qué pasa si accidentalmente lastimara a alguien?”.
  • “¿Y si matara a mi ser querido?”.
  • “¿Y si soy secretamente una persona violenta?”.
  • “¿Qué pasa si actuara accidentalmente sobre mis pensamientos?”.

Compulsiones típicas

Como se señaló anteriormente, las compulsiones tienen como objetivo reducir esta angustia. Algunos tipos comunes de compulsiones incluyen la evitación, la tranquilidad y los actos mentales repetitivos.

Los comportamientos de evitación pueden consistir en los siguientes:

  • Evitar elementos que puedan causar daño a otros (por ejemplo, cuchillos, tijeras, objetos afilados).
  • Ignorar a las personas o los animales por temor a que verlos pueda ser un desencadenante.
  • No ir a lugares donde existe la posibilidad de daño (por ejemplo, calles con tráfico, balcones, cocinas con cuchillos).
  • Evitar contenido desencadenante (por ejemplo, materiales de lectura, programas de televisión, películas).

Los patrones de tranquilidad pueden consistir en los siguientes:

  • Pedir a los demás que les aseguren que no cometerán un acto violento.
  • Investigar delincuentes violentos en línea para determinar características similares a ellos, lo que podría indicar si uno podría cometer un acto violento.
  • Hacer una lista excesiva de rasgos de carácter positivos para asegurarse de que es una persona segura y que no dañaría a los demás.

Los rituales mentales pueden consistir en los siguientes:

  • Revisar mentalmente la evidencia de experiencias que prueban que uno es una persona amorosa o violenta.
  • Asegurarse mentalmente de que no cometerían un acto violento.
  • Decir una oración cada vez que surge un mal pensamiento.
  • Reemplazar un pensamiento negativo con un pensamiento positivo.

¿Por qué ocurren los pensamientos del TOC de daño?

Los pensamientos ocurren por razones que escapan a nuestro control. Lo que convierte estos pensamientos en obsesiones es el significado que les atribuimos. Por ejemplo: si crees que tu idea de golpear a tu padre significa que es probable que lo hagas y no quieres hacerlo, entonces experimentarás ansiedad.

También estarás atento a que el pensamiento vuelva a ocurrir, ya que lo ves como un evento significativo. Estar alerta a un pensamiento es casi una garantía de que volverás a tenerlo. Tratar de reprimirlo normalmente tiene el efecto contrario al deseado.

Por ejemplo, durante los próximos cinco segundos, trata de no pensar en un elefante rosa. Por lo general, cuando te esfuerzas por hacer esto, piensas en un elefante rosa. ¿Por qué? Porque tratar de suprimir un pensamiento sin darnos cuenta crea ese pensamiento y luego somos incapaces de “deshacernos” de él.

Por tanto, lo que provocaría en este caso el patrón de TOC de daño sería la combinación de:

  • No querer golpear a tu padre (como en el ejemplo anterior).
  • Interpretar tener el pensamiento como una señal de que podrías hacerlo.
  • Tratar de reprimir el pensamiento, lo que finalmente crea el ciclo obsesivo de dañar en el TOC.

¿Cómo saber si tienes TOC de daño?

El TOC es una afección que solo puede diagnosticar un profesional de la salud mental. Sin embargo, hay señales de alarma de que tengas este tipo. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Historial previo de obsesiones, compulsiones o un diagnóstico previo de TOC (ya sea que haya o no obsesiones por el daño en ese momento).
  • Pensamientos, imágenes o impulsos de dañar a alguien, a pesar de querer fervientemente que esto no suceda.
  • Antecedentes de violencia.
  • Pensamiento ansioso repetitivo sobre la probabilidad de dañar a alguien.
  • Tomar medidas para evitar dañar a alguien, pero que son poco probables que funcionen en la vida real si realmente quisieras dañar a alguien.
  • Evasión de situaciones en las que te preocupa que puedas dañar a alguien en contra de tus deseos conscientes.
Hombre muy preocupado

Posibles causas

El TOC para la mayoría está determinado tanto por el medio ambiente como por la biología. Esto es cierto para todos los subtipos, incluido el de daño. Para las personas con un diagnóstico de TOC, aproximadamente el 10-20 % de sus familiares de primer grado también lo padecen.

Las personas con TOC han aprendido que su ansiedad y miedo se alivian temporalmente al participar en varios comportamientos compulsivos. El problema con este enfoque es que estos mismos comportamientos compulsivos deben repetirse siempre que surja una situación desencadenante o un pensamiento ansioso. Este enfoque de alivio de la ansiedad a corto plazo termina convirtiéndose en un déficit a largo plazo.

Tratamiento del TOC de daño

La intervención que ha mostrado mejores resultados a la hora de tratar el TOC es la exposición con prevención de respuesta (ERP). El ERP implica una exposición controlada a los desencadenantes de la ansiedad y un trabajo guiado para reducir las compulsiones en respuesta a esos desencadenantes.

Este proceso enseña gradualmente a las personas con TOC que pueden tolerar pensamientos intrusivos, incluso violentos, sin sentir la necesidad de hacer algo al respecto.

Te podría interesar...
Tipos de TOC
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Tipos de TOC

El trastorno Obsesivo - Compulsivo (TOC) se identifica por la presencia de obsesiones y/o compulsiones que generan interferencias en la ...

 



  • Vallejo (2011). Introducción a la psicopatología y a la psiquiatría. Barcelona: Masson
  • Vallejo Pareja, Miguel Ángel (2001). Tratamientos psicológicos eficaces para el trastorno obsesivo compulsivo. Psicothema, 13 (3), 419-427. [Fecha de Consulta 17 de Diciembre de 2021]. ISSN: 0214-9915. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=72713307
  • Made of Millions (s. f.). Vivir con TOC de hacer daño. Made of Millions.
  • Center for anxiety disorders. (2020, 14 de agosto).What Is Harm OCD?. https://centerforanxietydisorders.com/what-is-harm-ocd/