Videoconsultas psicológicas: la telemedicina en la salud mental

La teleconsulta en psicología se ha acelerado por los cambios ocurridos en el mundo en los últimos años. ¿Quiénes se pueden beneficiar de esta modalidad?
Videoconsultas psicológicas: la telemedicina en la salud mental
Gema Sánchez Cuevas

Revisado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas.

Escrito por Leonardo Biolatto

Última actualización: 27 abril, 2022

Aunque en otros países la telemedicina es una realidad, lo cierto es que en España se está produciendo una pequeña-gran revolución. No solo por el confinamiento, sino también por la dificultad para acceder a las consultas tradicionales. Esto ha dado lugar a la digitalización de la atención sanitaria, incluyendo las videoconsultas psicológicas.

La atención a los problemas psicológicos no escapa de esta revolución sanitaria. En este campo de la salud mental, la modalidad a distancia también ha llegado para convivir con la asistencia tradicional.

Todo lo nuevo genera reticencias. Aunque es verdad que las videoconsultas y la telemedicina van a seguir perfeccionando los aspectos mejorables típicos de una realidad incipiente, lo cierto es que han llegado para quedarse.

A continuación repasaremos las dudas que sobrevuelan la atención psicológica a distancia y daremos información valiosa al respecto. No hay mejor forma de vencer a los rumores que con información.

¿Cómo se realiza este tipo de terapia?

Aunque las videoconsultas psicológicas parezca muy innovadoras, en realidad poco varían de la consulta tradicional. El mecanismo se mantiene igual.

Las estrategias y las técnicas con las que se aborda una psicoterapia no cambian, ya sea en una consulta física tradicional o en una a distancia. Una terapia online se estructura de igual forma.

Hay un primer análisis y evaluación del paciente. Tras este, se procede a establecer la terapia más adecuada y se hace un planteamiento de metas y objetivos en función a la evolución esperada.

En las consultas sucesivas se llevará a cabo el seguimiento de los objetivos pactados, para ver si se han conseguido. De este modo, se trabajan fines y nuevas alternativas.

Aunque puedan parecer muchas más, la principal diferencia estará en que la entrevista se realizará a través de una pantalla.

¿Se puede consultar sobre cualquier trastorno psicológico en una videoconsulta?

La realidad es que existen pocas diferencias entre los problemas y las patologías que se pueden atender en función de si la consulta es presencial o a distancia.

Aunque esto sea así, conviene recalcar que en casos de extrema gravedad (depresiones mayores con riesgo de suicidio, por ejemplo, o estados de agitación aguda en un brote psicótico), no conviene decantarse por la teleconsulta psicológica. Se corre el riesgo de perder información muy valiosa o la posibilidad de un ingreso hospitalario para estabilizar a la persona en plena crisis.

Tampoco sería la opción ideal en casos de trastornos de personalidad con mal apoyo familiar. Pues se pueden perder informaciones en cuanto a los vínculos e interacciones familiares, que son importantes a la hora de abordar el caso de la mejor manera posible.

En general, lo cierto es que la gran mayoría de trastornos y problemas psicológicos son potencialmente abordables como consultas en línea. Además, conviene remarcar la dura realidad que se está produciendo en nuestro país, con el aumento de los casos de patología mental.

Teléfono para teleconsulta psicológica.
Las teleconsultas siguen evolucionando para brindar diferentes soportes. Es posible acceder desde ordenadores, tabletas y teléfonos inteligentes.

¿Para qué problemas de salud mental son más efectivas las videoconsultas psicológicas?

El listado para responder a esta pregunta es amplio. Sin embargo, para dar respuesta habría que focalizarse en el problema mental en sí y el tipo de persona. Dependiendo de ambas cosas, puede ser que esta modalidad sea interesante.

La gente joven y las personas familiarizadas con las nuevas tecnologías tienen menos reticencias y valoran este recurso como un valor añadido. Y aunque la edad no debe ser un impedimento (siempre que no exista un problema en la comunicación, como sordera o ceguera), es cierto que en la gente joven puede primar la comodidad y el ahorro de tiempo y dinero como un factor a tener en cuenta.

No hay que olvidar tampoco al perfil de las personas que viajan con frecuencia por trabajo, que pasan mucho tiempo lejos de casa o que incluso no tienen un hogar de referencia por cambios frecuentes de ciudades. En este grupo, el hecho de poder tener un terapeuta de referencia a distancia es un gran beneficio para el seguimiento. Algo parecido ocurre con quienes tienen problemas de movilidad.

El tipo de trastorno también puede hacer que ciertos problemas se beneficien de esta terapia en forma de videoconsulta. Las fobias sociales y los problemas de agorafobia hacen que la persona, desde el entorno en el que siente más segura, pueda comunicarse con quien llevará a cabo la psicoterapia.

Por lo tanto, recapitulemos de forma muy general los problemas para los que las videoconsultas psicológicas podrían ser muy útiles. Son los siguientes:

  • Terapia familiar.
  • Trastornos alimentarios (sobre todo en adolescentes).
  • Problemas de adicción.
  • Ansiedad.
  • Alteraciones en la autoestima.
  • Depresión.
  • Problemas para gestionar las habilidades sociales.
  • Problemas laborales.
  • Fobias.
  • Problemas de índole sexual y de pareja.
  • Hipocondrías y somatizaciones.
  • Trastornos del sueño.

¿Cómo se asegura la privacidad de mis datos en una videoconsulta psicológica?

Aunque se puede pensar que la gestión de los datos clínicos y las entrevistas que se tienen pueden subirse a la famosa nube y ser objeto codiciado de hackers, lo cierto es que las diferentes plataformas trabajan con programas informáticos que garantizan la seguridad al 100 %. Se cumplen los protocolos de cifrado de información, lo que asegura la absoluta confidencialidad.

Hace falta un entorno digital seguro para ello. No basta con la típica consulta por WhatsApp o un correo electrónico que está ajeno a una tecnología que cifre los datos. A la hora de buscar al terapeuta de referencia, conviene priorizar aquellos profesionales que garanticen y plasmen por escrito que se protege la privacidad y seguridad del acto sanitario.

¿Qué retos enfrentan los psicólogos ante la terapia en línea?

El principal reto para los profesionales de la salud mental será el de vencer las dudas que surgen respecto a lo nuevo. La ciberseguridad debe de ser uno de los bastiones sobre los que las consultas de telemedicina y psicología a distancia se tendrán que asentar. El paso del tiempo y el uso continuo jugarán a favor para derribar las reticencias iniciales.

Otro de los retos será el de sumar adeptos a esta nueva forma de consulta. Hay profesionales que no están entrenados y pueden no estar familiarizados con el método. Incluso podrían sentirse incómodos con esta forma de ejercer terapia.

Conviene no forzar a nadie y que sean los resultados y las experiencias satisfactorias de otros compañeros los que les hagan vencer las lógicas dudas iniciales. Sumarse a las videoconsultas psicológicas no es una obligación, por lo tanto, hay que respetar a quienes prefieren la consulta física tradicional.

Psicólogo en consulta presencial.
Las consultas tradicionales continúan existiendo. Ambos sistemas deben convivir y ninguno desplaza al otro por completo.

Ventajas y beneficios de la terapia en línea

Los beneficios de las videoconsultas psicológicas son múltiples:

  • Se evitan desplazamientos: hay mayor facilidad para coordinar agendas y agilizar y recortar los tiempos de espera. El paciente pacta la forma de hacer la consulta y elige el momento del día. La duración de las sesiones será igual, pero se ahorran traslados, por lo que las personas pueden optimizar mejor sus vidas laborales y personales.
  • Accesibilidad a un mayor número de profesionales: al no estar limitados a un área geográfica, la cartera de profesionales se amplía.
  • Atención personalizada: en función de cada caso y tras una valoración inicial, el paciente podrá reconducirse a la persona más idónea para obtener resultados.
  • Entorno de seguridad: las sesiones suelen hacerse en una plataforma segura válida para móvil, tableta y ordenador. Todas las conversaciones generadas serán privadas y de carácter confidencial.

La telemedicina es una herramienta útil para economizar un recurso tan valioso como el tiempo. Además, evita la permanencia en salas de espera. Sin contar que muchos de los problemas mentales son más proclives a ser abordados desde la intimidad y la comodidad del hogar.

Savia es la plataforma de telemedicina de MAPFRE en la que el usuario disfruta de una gestión integral de su salud. ¿Qué significa esto? Que tienes un médico en tu móvil 24 horas los 7 días de la semana: puedes hablar a través de nuestra aplicación o a través de la página web rápidamente y sin desplazamientos con un médico general o con un especialista a través del chat, la videoconsulta o la llamada telefónica. Además, puedes contratar servicios tanto presenciales como a domicilio en los mejores centros en todo el territorio nacional y con los mejores profesionales.

Te podría interesar...
Terapia online, una herramienta cercana en momentos difíciles
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Terapia online, una herramienta cercana en momentos difíciles

La terapia online se alza como una herramienta valiosa y cercana en momentos difíciles. Los beneficios son múltiples y por ello es ya una de más so...



  • González-Peña, Paloma, Torres, Ramón, Barrio, Victoria del, & Olmedo, Margarita. (2017). Uso de las nuevas tecnologías por parte de los psicólogos españoles y sus necesidades. Clínica y Salud28(2), 81-91. https://dx.doi.org/10.1016/j.clysa.2017.01.001
  • Marcías Morón, Juan José, and Luis Valero Aguayo. "La psicoterapia on-line ante los retos y peligros de la intervención psicológica a distancia." Apuntes de Psicología, 36 (1-2), 107-113. (2018).
  • Gratzer, David, and Faiza Khalid-Khan. "Internet-delivered cognitive behavioural therapy in the treatment of psychiatric illness." CMAJ 188.4 (2016): 263-272.