Vivir con síndrome del ovario poliquístico (SOP): ¿cómo es?

4 mayo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater
Se sabe que un gran número de mujeres con síndrome del ovario poliquístico, acaban sufriendo una depresión en algún momento de su vida. Las alteraciones hormonales sumadas a los cambios físicos generan trastornos en el estado del ánimo.

Vivir con el síndrome del ovario poliquístico no siempre es fácil. Hay realidades silenciadas que afectan a una gran parte de la población femenina y de las cuales no siempre tenemos constancia. Dolor, irregularidades menstruales, infertilidad, riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, cardiopatías, depresión… La sintomatología asociada a esta condición metabólica es tan amplia como compleja.

Queda claro que cada mujer vive este tipo de patología de un modo muy concreto. Sin embargo, desde que se describió esta patología en 1935 por parte de los doctores Stein y Leventhal, sabemos que el síndrome del ovario poliquístico (SOP) podría afectar a 1 de cada 10 mujeres y que muchas adolescentes evidencian ya estas características al poco de empezar a menstruar.

La buena noticia es que cada vez contamos con mejores tratamientos para mejorar la calidad de vida de las pacientes. Las terapias hormonales, como los anticonceptivos sumados a diversos fármacos para disminuir en la insulina si fuera necesario, los antiandrogénicos o los complementos dietéticos para mejorar la ovulación, son estrategias que ofrecen buenos resultados.

Asimismo, es importante recordar también la necesidad de contar con una adecuada supervisión médica. De hecho, son muchas las mujeres que tardan años en recibir el diagnóstico del síndrome del ovario poliquístico porque no acuden al especialista.

Hay que tener en cuenta que detrás del dolor menstrual, de las irregularidades y del crecimiento anormal del vello, hay una patología que debe tratarse.

Veamos más datos a continuación.

mujer que sufre síndrome del ovario poliquístico

Síndrome del ovario poliquístico (SOP), ¿qué es?

El síndrome de ovario poliquístico es un trastorno del sistema endocrino que afecta a las mujeres en sus años reproductivos. Se caracteriza por una disfunción ovárica, donde los óvulos maduros no siempre se liberan. Estos se quedan engrosados en la superficie del ovario, formando pequeños quistes benignos.

  • El origen de ello está en una alteración de los andrógenos. Para entenderlo mejor debemos recordar que los ovarios, fabrican tanto estrógenos como progesterona.
  • Ahora bien, las mujeres con síndrome de ovario poliquístico tienden a generar un mayor número de andrógenos. Ello es lo que provoca que los óvulos maduros, en lugar de liberarse, terminen enquistándose.

Estos quistes como decimos no son malignos y no requieren, generalmente, de una intervención quirúrgica. Sin embargo, conducen a experimentar nuevos desequilibrios hormonales que se manifiestan en la siguiente sintomatología.

La anovulación en el síndrome del ovario poliquístico

Una de las manifestaciones clínicas que nota la mujer con esta condición médica es la anovulación. ¿Qué significa este término? Básicamente lo siguiente:

  • Ciclos menstruales irregulares.
  • Puede experimentarse falta de ovulación; algo que sufren la mitad de mujeres con síndrome de ovario poliquístico. La amenorrea o falta de regla puede extenderse como mínimo durante 3 meses. Algo así conlleva como podemos imaginar claros problemas de infertilidad
  • Ahora bien, otro problema que suele surgir son las metrorragias. Hay mujeres que experimentan sangrados súbitos entre periodo y periodo.

El hiperandrogenismo

El hiperandrogenismo responde a una alteración de las hormonas donde aparece un nivel excesivo de andrógenos en sangre. Esto genera la siguiente característica:

acné ocasionado al síndrome del ovario poliquístico

Acantosis nigricans, manchas en la piel

La acantosis nigricans es una afección de la piel donde áreas como las ingles, axilas o partes del cuello se vuelven más oscuras y rugosas. Es un trastorno que tiene como origen las propias alteraciones hormonales, así como la resistencia a la insulina. En algunos casos puede evidenciarse como efecto secundario a algún fármaco o anticonceptivo.

Enfermedades asociadas al síndrome del ovario poliquístico (SOP)

Lo señalábamos al inicio. El síndrome del ovario poliquístico puede generar alteraciones metabólicas que a largo plazo, derivan en otros problemas de salud de relativa gravedad. Estos son algunos de ellos.

  • Cerca del 50% de las mujeres con esta patología pueden desarrollar resistencia a la insulina. Estudios como el llevado a cabo por el doctor Richard Legro, de la Universidad de California, señalan que este síndrome, se relaciona con el desarrollo de diabetes mellitus tipo II.
  • Asimismo, también es común sufrir hipertensión, lo cual puede derivar a su vez a sufrir diversas patología cardiovasculares.
  • Por otro lado, hay un hecho que no podemos dejar de lado. Esta condición médica se asocia a un mayor número de diagnósticos de depresión. El origen de ello está en los problemas de autoestima que genera la aparición de vello, el acné y esas alteraciones físicas que limitan el autoconcepto de muchas jóvenes.

¿Cómo se trata el síndrome del ovario poliquístico?

El enfoque médico para el ovario poliquístico es multidisciplinar. Asimismo, cada mujer recibirá un tratamiento individualizado que partirá del grado de afección de su alteración hormonal. Para ello, se siguen unos pasos muy simples:

  • Revisión ginecológica con ecografía.
  • Una analítica de sangre para medir las concentraciones de andrógenos, insulina y otras hormonas. De ese modo se procede a un diagnóstico más ajustado en cada paciente.
Mujer en el hospital hablando con su médico

Ginecólogos, endocrinos, nutricionistas y psicólogos

La mujer con este síndrome metabólico necesita, sin duda, de un enfoque multidisciplinar donde diferentes profesionales le den un tratamiento adecuado para cada ámbito que caracteriza este trastorno.

Por término medio, el enfoque terapéutico integra las siguientes estrategias.

  • Farmacológico:
    • Anticonceptivos para regular la ovulación.
    • Antiandrógenos para tratar el hirsutismo (vello, acné…).
    • Fármacos para tratar la resistencia a la insulina.
  • Nutricionista:
    • Con el fin de mejorar la alimentación en caso de aumento de peso.
    • Para regular la hipertensión y los problemas con la insulina.
    • Para regular las hormonas y la hinchazón.
  • Psicológico
    • La ayuda psicológica es clave para mejorar la autoestima, los problemas de ansiedad, la imagen corporal, las posibles alteraciones psicosexuales, así como los problemas psicológicos asociados a la infertilidad que sufren muchas mujeres con este síndrome.

Para concluir, la asistencia multidisciplinar es vital en este tipo de enfermedad. El diagnóstico temprano, además, ayudará a que toda mujer con esta condición pueda disfrutar de una mejor calidad de vida. De ahí lo importante de dar a conocer y normalizar este tipo de enfermedades.

  • Meier, R. K. (2018, September 1). Polycystic Ovary Syndrome. Nursing Clinics of North America. W.B. Saunders. https://doi.org/10.1016/j.cnur.2018.04.008
  • Legro, RS (2003). Síndrome de ovario poliquístico. En El Ovario: Segunda Edición (pp. 489–512). Elsevier Inc. https://doi.org/10.1016/B978-012444562-8/50030-6