¿Por qué amamos a los narcisistas? - La Mente es Maravillosa

Por qué amamos a los narcisistas

Marta García Gonzalez 28 agosto, 2015 en Psicología 31 compartidos
¿Por qué amamos a los narcisistas?

Los narcisistas son egocéntricos, arrogantes, explotadores, y aún así nos cautivan y enamoran.

Una reciente investigación psicológica ha determinado que nos sentimos extrañamente atraídos por las personas narcisistas, por su personalidad egocéntrica, por su dominio de las situaciones, incluso por su hostilidad.

Incluso los psicólogos sufren esta fascinación por los narcisistas, se preguntan cómo consiguen tener dicha influencia sobre las personas y por qué encarnan tantísimas paradojas.

Mujer narcisista

Los narcisistas y sus encantos

La psicóloga social Mitja Back y sus colegas, decidieron investigar el narcisismo.

Pidieron a 73 estudiantes, que no se conocían entre ellos, que se presentaran a los demás, uno por uno. Cada persona fue evaluada por los demás con respecto a su simpatía; completaron varios cuestionarios, incluyendo una evaluación de rasgos narcisistas de la personalidad.

Los resultados demostraron:

1. Los narcisistas son más populares. Son sustancialmente más apreciados por los demás que los no narcisistas.

2. Los participantes apreciaron el sentido de autoridad de los narcisistas. En los cuestionarios de evaluación, los estudiantes tuvieron en cuenta cuatro aspectos del narcisismo: liderazgo-autoridad, admiración de sí mismos-egocentrismo, la arrogancia-superioridad y tendencia a la explotación.

3. Los narcisistas gustan por su aspecto, su tono de la voz y por su dominio de los movimientos. Suelen tener un aire encantador y atrayente cuando los conocemos.

La razón de que los narcisista son más populares es porque saben cómo utilizar una expresión facial, cómo poner una voz que inspire confianza, llevan ropa y un corte de pelo de moda y son más divertidos.

Obviamente, este efecto se produce solo a corto plazo. Los narcisistas generalmente se descubren pronto y son inmediatamente rechazados.

Pocas personas soportan un amigo que se aprovecha de ellos, que es egocéntrico, autoritario y arrogante.

Las paradojas de los narcisistas

Existen muchas paradojas en el comportamiento narcisista y en la forma en la que actúan. La investigación psicológica planteó algunas preguntas a las que intentó dar respuesta:

  • ¿Por qué las personas narcisistas continúan comportándose de manera egoísta, aún sabiendo que pueden arruinar su relación con los demás?
  • ¿Por qué los narcisistas tienden a subestimar a los demás cuando pasan de ser admirados a ser rechazados?
  • ¿Por qué los narcisistas no saben identificar cuándo es el momento de interrumpir su comportamiento antes de ser abandonados?

El narcisismo está repleto de ego

Las dos primeras preguntas se pueden explicar parcialmente considerando que este comportamiento es, al principio, atrayente para los demás.

Para los narcisistas comportarse de manera egoísta provoca la admiración de los demás, haciéndolos dependientes.

Por otro lado, subestimar a aquellos que los rechazan, es una forma de esconder que ya están buscando otras “víctimas” que los adoren.

Además, está la razón por la que los narcisista no detectan cuándo es el momento de parar antes de perder a la pareja o a sus amigos: la atracción que generan en las personas no puede durar demasiado tiempo. Quien desea criticar a un narcisista por su actitud, huye antes de enfrentarse a él.

Narcisistas y Reality Show: un matrimonio perfecto

El mejor escaparate para los narcisistas, hoy en día, es un Reality Show. Este estudio demuestra claramente por qué los narcisistas son los concursantes perfectos para estos programas:

Capturan inmediatamente nuestra atención y simpatía con su comportamiento y seguridad en sí mismos. Además, son llamativos y arrogantes.

Más tarde, cuando conseguimos descubrir su verdadera naturaleza, tendemos a despreciarlos. Todos esto sentimientos provocan que no nos podamos despegar de la pantalla.

Aplicando las enseñanzas de este estudio, se puede decir que no hay que alentar a los narcisistas prestándoles atención o provocándoles. 

No solo nos pueden hacer daño, sino que además nos mantienen inexorablemente bloqueados en el círculo vicioso de la atracción y el rechazo.

Marta García Gonzalez

Ver perfil »
Te puede gustar