Clonazepam (Rivotril): ¿qué es y para qué se utiliza?

El clonazepam, al potenciar el efecto inhibidor del GABA, disminuye la actividad del sistema nervioso central. Conoce sus indicaciones médicas y principales efectos adversos.
Clonazepam (Rivotril): ¿qué es y para qué se utiliza?
Sara Viruega

Escrito y verificado por la farmacéutica Sara Viruega.

Última actualización: 04 julio, 2023

El clonazepam, que tiene en Rivotril ® una de sus marcas más conocidas, es un fármaco que ejerce su acción sobre el sistema nervioso central. En concreto, es un principio activo valioso para abordar los síntomas de condiciones como la epilepsia, el ataque de pánico y el trastorno de ansiedad generalizada.

Vamos a conocer en este artículo cuáles son sus indicaciones, sus efectos adversos y las precauciones que debemos tener en cuenta durante su consumo. Recuerda que se trata de un medicamento de prescripción médica obligatoria, por lo que no admite su uso en automedicación y siempre se debe tomar con base en las indicaciones de un profesional de la salud.

¿Qué es el clonazepam?

El principio activo clonazepam, comercializado bajo la marca Rivotril ®, entre otras, es una benzodiacepina empleada principalmente como antiepiléptico, tanto para niños y adolescentes como para adultos. La podemos encontrar en diversas presentaciones farmacológicas; en comprimidos, gotas orales y también en preparación inyectable (intravenosa o intramuscular), como detalla StatPearls.

Mecanismo de acción

El cerebro está compuesto por miles de millones de neuronas, que se comunican entre sí mediante señales eléctricas y químicas. Estas señales se transmiten a través de los neurotransmisores.

Uno de estos neurotransmisores es el ácido gamma-aminobutírico o GABA. Es una sustancia inhibidora, lo que significa que tiene la capacidad de reducir la actividad neuronal, como detalla una publicación de Trends in Pharmacological Sciences.

Por lo tanto, ayuda a disminuir la excitación y la actividad excesiva de las neuronas cerebrales. Así es que reduce la ansiedad, las convulsiones y otros trastornos neurológicos.

En concreto, clonazepam aumenta la actividad del neurotransmisor GABA, mediante la unión a ciertos receptores. Al unirse, potencia la acción del GABA, lo que lleva a una disminución de la actividad neuronal. El resultado es una sensación de calma y relajación.

¿Para qué se prescribe?

El clonazepam tiene efecto antiepiléptico, sedante, relajante muscular y ansiolítico. Por ello, sus indicaciones médicas están vinculadas a estos efectos, como desarrolla el portal especializado MedlinePlus.

Uno de los usos más comunes es el tratamiento de la epilepsia. La epilepsia es un trastorno neurológico caracterizado por la presencia de convulsiones recurrentes. Clonazepam disminuye la excitabilidad neuronal, lo que ayuda a prevenir las crisis.

En casos de convulsiones continuadas, dentro del cuadro conocido como estatus epiléptico, la inyección intravenosa del fármaco puede reducir el periodo del ataque agudo. Además, también puede emplearse en otros tipos de convulsiones, como las asociadas con el síndrome de Lennox-Gastaut.

Clonazepam también ha demostrado efectividad es el trastorno por ataques de pánico. Esta condición se caracteriza por la aparición de ansiedad aguda, acompañada de palpitaciones, dificultad para respirar y sensación de pérdida de control. En este caso, actúa como agente ansiolítico.

Por último, otra indicación frecuente del principio activo es el tratamiento de la ansiedad generalizada. Aquí, actúa como un modulador, ayudando a reducir los síntomas de inquietud, estrés y preocupación excesiva.



¿Cuáles son los efectos secundarios del clonazepam?

Este fármaco tiene algunos efectos adversos que se presentan con mayor frecuencia:

  • Somnolencia: esto puede afectar la capacidad de una persona para estar alerta y concentrarse. Es importante tener precaución al realizar actividades que requieran atención, como conducir o manejar maquinaria pesada.
  • Mareos: es recomendable levantarse lentamente de una posición sentada o acostada si se está en tratamiento con clonazepam.
  • Dificultad para concentrarse: se puede afectar la capacidad de concentración y el rendimiento cognitivo en algunas personas. Habrá dificultades para procesar la información o para mantener la atención en tareas específicas.
  • Problemas de coordinación motora: puede manifestarse como una falta de equilibrio o torpeza en los movimientos más finos.

Efectos secundarios graves

Además de los ya mencionados, es posible que aparezcan efectos adversos durante el consumo que son severos y que requieren una atención inmediata, como los siguientes:

  • Dependencia y abuso: clonazepam puede generar dependencia física y psicológica si se usa de manera prolongada o en dosis elevadas.
  • Cambios en el estado de ánimo: se ha registrado alguna aparición de pensamientos suicidas en personas susceptibles.
  • Problemas respiratorios: en casos raros, puede aparecer dificultad para respirar o una disminución en la frecuencia respiratoria.
  • Reacciones alérgicas: la alergia al clonazepam se manifiesta con erupciones cutáneas, picazón, hinchazón de la cara o dificultad para respirar.
En caso de detectar efectos no deseados derivados de la administración del fármaco, se debe consultar al especialista. El médico considerará si es necesario un cambio en la dosis.

No se debe suspender el tratamiento sin indicación médica. La suspensión brusca, sin una deshabituación con reducción progresiva de las dosis, lleva al síndrome de abstinencia.

¿Cómo hacer frente a los efectos secundarios?

Los efectos secundarios más leves y comunes de clonazepam se pueden enfrentar con medidas cotidianas. De este modo, es posible continuar con el tratamiento recomendado por el profesional, sin tener que recurrir a una interrupción brusca. Además de preservar la calidad de vida.

Si hay perturbaciones del sueño, un ajuste de dosis suele ser suficiente. El médico evalúa cuánta cantidad puedes tomar para conservar el efecto buscado, como aclara un estudio científico divulgado en Neurological Sciences Volume.

La somnolencia diurna, por su parte, es frecuente en la primera semana de uso. Luego, tiende a desaparecer. Si la percibes, no conduzcas automóviles, no andes en bicicleta ni uses maquinaria o herramientas hasta que te sientas mejor.

Con el mareo hay que tener precaución para evitar caídas y traumatismos. Trata de acostarte o sentarte si lo sientes. No conduzcas hasta que te sientas mejor.



Contraindicaciones

La información de la Asociación Española de Pediatría detalla que no debería administrarse este fármaco en los siguientes casos:

  • Personas con alergia corroborada al clonazepam.
  • Existencia de insuficiencia respiratoria grave en curso o insuficiencia hepática.
  • Pacientes con miastenia grave.
  • Personas con antecedentes de dependencia a las drogas.

Y aunque las siguientes no sean contraindicaciones absolutas, se recomienda precaución con el fármaco en personas con:

  • Intoxicación alcohólica aguda.
  • Ataxia espinal.

Dosis recomendadas y sobredosis de clonazepam

Las dosis recomendadas de clonazepam pueden variar según la condición médica y las necesidades individuales. Siempre es importante seguir las indicaciones de un médico y nunca ajustar la dosis por cuenta propia.

Solo un profesional de la salud puede recetarte clonazepam.

A modo de referencia general, las dosis usadas con más frecuencia suelen ser las siguientes, con base en la información de StatPearls:

  • Trastorno de pánico: se inicia con 0.25 mg a 0.5 mg por día, en dos tomas. Se hacen luego incrementos graduales de 0.25 mg a 0.5 mg cada 3 días. La dosis máxima diaria recomendada es de 4 mg.
  • Epilepsia: la dosis inicial es de 1.5 mg al día, dividida en tres tomas. Podrá aumentarse a 0.5 mg cada 3 días hasta lograr el control de las convulsiones. La dosis máxima diaria recomendada en este caso es de 20 mg.

En caso de una sobredosis, aparecerán síntomas como somnolencia, nistagmo, disminución de la coordinación de los movimientos o dificultad en el habla. Para evitar la progresión a un cuadro potencialmente mortal, es necesario aplicar flumazenil, una sustancia que funciona como antagonista de las benzodiacepinas.

El clonazepam es un depresor del sistema nervioso central y podría potenciar los efectos de sustancias como el alcohol. Así que no se debe combinar con bebidas alcohólicas ni tampoco con aquellas de alto contenido en cafeína.

Clonazepam y sociedad

El uso masivo de clonazepam trae graves repercusiones en la sociedad. Este fármaco, útil para tratar determinadas patologías, cada vez tiene mayor consumo no regulado y en plan de automedicación.

Los problemas asociados no son solo sociales, sino también económicos, como analiza una publicación en Mental Health Clinician. El sobreúso de benzodiacepinas aumenta el ausentismo laboral, deteriora el desempeño académico y fomenta la pérdida de empleo. Además, se pueden afectar las relaciones personales y familiares.

Los riesgos para la seguridad pública no son menores cuando estos principios activos se usan sin responsabilidad. El medicamento puede afectar la capacidad de atención, la coordinación motora y el juicio de las personas, lo que aumenta la probabilidad de accidentes de tráfico y otros incidentes.

Te podría interesar...
¿Se pueden combinar antidepresivos y ansiolíticos?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
¿Se pueden combinar antidepresivos y ansiolíticos?

Es posible combinar antidepresivos y ansiolíticos, pero hay que conocer la efectividad y los efectos asociados a esta forma de medicación.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza. Para mayor información consulta nuestra política editorial.