¿Cómo superar el miedo a las arañas?

04 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga María Vélez
El miedo a las arañas es muy común, seguramente más de lo que podemos pensar. Después de entender cómo unos animales tan pequeños pueden causarnos una reacción emocional tan fuerte, hablaremos de cómo podemos enfrentarnos a ella.

El miedo a las arañas es una respuesta natural de los seres humanos y hay que diferenciarla de las personas que sufren de aracnofobia. En ese caso, la persona siente un miedo muy intenso, desmedido o irracional hacia estos animales. En la fobia, el miedo puede llegar a afectar seriamente a la funcionalidad de la vida de la persona. No obstante, tanto el miedo a las arañas como la aracnofobia pueden superarse mediante una serie de ejercicios.

Enfrentarse a los miedos propios no es tarea sencilla. Sin embargo, con un poco de esfuerzo y constancia podría superarse el miedo a las arañas en poco tiempo y de forma eficaz. Eso sí, si se trata de un trastorno fóbico que realmente afecta a la persona, lo mejor es acudir a un especialista de psicología para que acompañe en el proceso.

¿Cómo superar el miedo a las arañas?

De manera habitual, los miedos y las fobias a animales son causados por experiencias traumáticas, desconocimiento y reacciones o emociones aprendidas. Así, teniendo esto en cuenta, para superarlo bastaría con reconducir o modificar esos aspectos. Es decir, generar nuevas experiencias más agradables, informarse sobre el animal e instaurar nuevas emociones.

Las técnicas que se aplicarían en una consulta de psicología realmente son muy parecidas a las que se pueden aplicar de forma autónoma. Lo que las diferencia es el nivel de control y análisis que tiene el profesional sobre la respuesta de la persona que está bajo tratamiento. Por ello, es fundamental en primer lugar valorar si se siente miedo o una verdadera fobia, para considerar de qué forma es mejor abordarlo.

A continuación, se proponen una serie de ejercicios que pueden realizarse para perder el miedo a las arañas. No obstante, si ese es tu caso y vas a ponerlos en práctica es importante que analices, en primer lugar, si te es suficiente con ejercicios de autoayuda o si necesitas ayuda psicológica. Y, en segundo lugar, que te vayas observando y realizándolos sin que te generen un mayor malestar.

Mujer con miedo a las arañas

Busca información y desmitifica

Un primer paso es buscar información sobre los arácnidos, en especial sobre la especie que más miedo te genera: arañas, escorpiones, garrapatas, ácaros… Conocer su biología, su comportamiento y sus mecanismos de supervivencia puede ayudarte a mitigar algunos aspectos del miedo que te generan.

Por ejemplo, saber qué especies pueden tener un efecto nocivo para los seres humanos, bajo qué condiciones pueden hacerlo o cuáles son los síntomas de sus picaduras. También es muy útil conocer las características de las arañas más peligrosas y cuál es su hábitat preferido. O bien, qué tipo de arácnidos suelen habitar en tu área.

Toda esta información servirá para encontrar el lado positivo de las arañas y comprender que forman parte de la naturaleza y ejercen una función. De hecho, son más útiles que peligrosas, ya que nos ayudan a protegernos de plagas y de otros insectos. Además, aprender sobre ellas romperá algunos mitos, como el hecho de que las arañas caseras no pueden perforar la piel y que las arañas prefieren estar solas en lugar de atacar.

Haz una lista de exposición

Toma papel y lápiz y haz una lista de diez cosas que te den miedo en relación con las arañas. En ella, el 1 sería lo que menos ansiedad te genera. Por ejemplo, mirar una foto de una arañas. Y el 10 sería la que más miedo te dé, como coger una araña con las manos. Es decir, la lista debe ir en orden de menos miedo a más.

Gradualmente, te irás exponiendo a esos elementos. Por ello, es importante que planifiques en un calendario cuánto tiempo dedicarás a exponerte. No obstante, deberás exponerte a cada estímulo varias veces hasta que tu nivel de ansiedad sea bajo. Así, enfréntate a tu primer elemento (mirar una o varias fotos) y califica tu nivel de ansiedad o miedo del 1 al 10.

Si la puntuación es baja (menor de 5) puedes ir probando con fotos más desagradables o pasar al siguiente elemento. En cambio, si tu nivel de ansiedad es cada vez más alto, deberás mantenerte en ese elemento por un tiempo hasta que el nivel de ansiedad sea bajo y te permita pasar al siguiente en la lista. Para ayudarte a disminuir la ansiedad, puedes hacer ejercicios de relajación mientras te expones.

La exposición debe hacerse con paciencia y extendida en el tiempo. Si observas que con el tiempo la ansiedad no disminuye o te quedas estancado en algún punto, quizás sea el momento de plantearte buscar ayuda psicológica. Si te ves con fuerzas para seguir, sigue las recomendaciones anteriores del nivel de ansiedad. Así, continúa hasta el punto 10.

Acércate y observa

Para la lista de exposición es probable que hayas comenzados con elementos racionalmente inocuos, como fotos, juguetes o videos. Pero una vez llegados al punto 10, es el momento de acercase a un arácnido real. Es el paso más importante para superar el miedo a las arañas. Si has llegado hasta ahí, cuando te aproximes a una, intenta mantener la calma y no gritar o huir.

Comienza por verla en vivo desde la distancia, hasta que tu ansiedad disminuya. Dado que ya habrás adquirido conocimiento suficiente, podrás identificar que no se trate de una araña peligrosa. Así pues, ve acercándote poco a poco, siempre controlando la ansiedad. Una ayuda para ello puede ser acudir a exhibiciones en un zoológico, donde están controladas.

Si bien te acercas en casa, y te ves con la capacidad suficiente, podrías atraparla con un vaso y una cartulina para poder observarla de cerca. Esta es una oportunidad estupenda para estudiar su fisionomía y su comportamiento. Incluso puedes hablarle para sentirte más cómodo y verla de forma más amigable. Además, si la tienes atrapada, puedes soltarla en el exterior y ver cómo ésta huye, ayudándote a cerciorarte de que tienes más control que ella.

Araña

Observa tu progreso

Hacer todos estos ejercicios puede ayudarte a superar el miedo a las arañas. No obstante, lo más importante es que te vayas observando y no te fuerces más de lo que puedes. Si en algún momento sientes mucha ansiedad, deja de lado los ejercicios el tiempo que necesites. Y, entonces, piensa si sería mejor acudir a un profesional de la psicología para que te ayude.

Si en cambio vas avanzando y vas superando el miedo, observa de lo que eres capaz. Esto reforzará tu sensación de control y seguridad, y así, te sentirás más fuerte ante la posibilidad de enfrentarte a una araña.