Cuando la soledad me define

Raquel Lemos Rodríguez · 18 septiembre, 2015

A veces elegimos estar solos y otras veces no tenemos elección. Muchas son las personas que temen la soledad, la sensación de vacío que esta trae consigo, el tiempo que tenemos para nosotros mismos.

La soledad no es negativa, siempre y cuando no te haga sentir mal y puedas aprovecharla para conocerte mejor. Pero, ¿qué ocurre cuando es la soledad quien me define? Yo elijo la soledad y ello me hace feliz, ¿es esto posible?

“Y algunas veces suelo recostar mi cabeza en el hombro de la luna y le hablo de esa amante inoportuna que se llama soledad”

-Joaquín Sabina-

Por tendencia, somos seres que necesitamos de la compañía de otros. Relacionarnos, salir de casa, conocer a otras personas son características que nos definen. Si no lo hacemos así podemos caer muchas veces en la angustia y la depresión.

Hoy descubrirás a aquellas personas cuya soledad las define, que son felices viviendo eligiendo estar solas y que no temen nada por ello. ¿Eres tú una de ellas?

Yo elijo estar solo

Existen dos tipos de soledad muy diferentes. La primera es aislarse de otras personas y, la segunda, es sentirse solo. Una la elegimos, pero la otra no.

En este caso, no estamos hablando de la soledad negativa que nos desagrada, que nos hace sentir que algo nos falta. Esta soledad de la que hablamos es la soledad que te llena, una soledad positiva para ti que no te daña porque es totalmente bienvenida y aceptada. Es tu elección.

Mujer sola detrás de la ventana duchandose

Cuando yo elijo estar solo, yo no me siento solo. Vivo en una realidad positiva y constructiva, en la cual puedes reflexionar, conocerte más a ti mismo, disfrutar de lo que desees.

Las personas que saben vivir plenamente en soledad suelen ser más creativas y, también, leen más. ¿Por qué sucede esto? Porque tanto la lectura como la creatividad son actividades que requieren concentración y tranquilidad.

“Viajas puede ser una de las más rentables formas de introspección”

-Lawrence Durrell-

A esto lo denominamos introspección, cuando la persona es capaz de estar en una sana soledad, cuando es capaz de mirarse hacia uno mismo y saber perfectamente a quien estamos mirando.

La introspección nos ayuda a conocernos y esto es muy beneficioso. Conocernos nos ayudará en nuestras relaciones, a saber cómo actuaremos ante determinadas situaciones. Aprender más sobre nosotros mismos siempre será positivo.

La soledad como algo positivo

Según varios estudios, las personas solitarias suelen tener mucha ansiedad, fobia social, depresiones, miedo y varios sentimientos negativos que la rodean constantemente.

Incluso en un estudio que se publicó en el Journal of Cognitive Neuroscience se afirmaba que la soledad era un problema emocional que afectaba a gran parte de la población y que provocaba serios problemas de salud.

Mujer sola mirando el horizonte con un pañuelo en la mano

Con todo esto, la palabra “soledad” implica algo negativo. Una concepción que debemos deshacer, pues no toda soledad es negativa, pues mucha es elegida.

¿Sabes qué rasgos positivos posee una persona que elige la soledad?

  • Poseen una gran intuición.
  • No tienen miedo a estar solos, por lo que no tienen problemas de dependencia.
  • Son muy creativos.
  • Se conocen muy bien a ellos mismos.
  • Son grandes observadores.
  • Tienen buenos amigos, pero probablemente los cuenten solo con una mano.

En contra de lo que se pueda pensar, las personas solitarias tienen amigos, pero no tantos. Esto sucede porque le dan valor a la palabra “amistad” y saben que no cualquiera puede llevar esta etiqueta.

También, son personas muy aventureras a las que les gusta descubrir nuevos lugares. Rara vez haya algo que no les sorprenda, puesto que tienden a verlo todo con lupa.

Eliminemos la concepción de que la soledad es algo malo. Siempre y cuando seas tú quien la haya elegido y te sientas bien con ella, ¡adelante! Fíjate en la buena intuición, creatividad y capacidad de observación que tendrás.

No es la soledad quien me elige, soy yo quien la elijo a ella

¿Eres tú una persona solitaria? Quizás te hayas sentido en muchas ocasiones como “un bicho raro”, pero lo que no sabes es que hay muchas personas que son como tú y que disfrutan de su soledad. Nunca te sientas mal por disfrutar de tu soledad.