El arte de besar

21 Abril, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga María Vélez
Besar es todo un arte que si se domina nos puede llevar al cielo. Pero es que además tiene multitud de beneficios para la salud. ¿Quieres conocerlos y saber más sobre este gesto tan bonito?

Besar es una de las formas más directas de mostrar cariño a los demás. Están por todas partes: para dar los buenos días a nuestra mamá, como forma de romper el hielo cuando te presentan a alguien, o simplemente para decirle “te amo” a tu pareja.

Los besos forman parte de todas las culturas, aunque con algunas diferencias. Por ejemplo, en la cultura árabe se dan tres besos, incluso entre hombres, como muestra de efusividad y máximo respeto entre ellos. En España y países latinoamericanos se dan dos, y en Estados Unidos o Inglaterra sólo se da uno. En otras culturas, como en Japón, los besos quedan relegados a la vida íntima.

Aparte de ser un gesto muy bonito, besar aporta multitud de beneficios para nuestra salud, más allá del afecto. Este acto, tiene una gran implicación directa en nuestro cuerpo, así como de forma indirecta.

Besar es saludable

Besando también se hace ejercicio, pues ejercitamos más de treinta músculos de nuestra cara. Esto ayuda a fortalecer los músculos faciales, reducir la aparición de arrugas y mantener así una tez más tersa y saludable. Además, cuando se besa, se puede quemar hasta unas dos calorías por minuto. Todo son ventajas.

Asimismo, cuando el beso es en la boca el sistema inmunológico se fortalece, pues al unir las lenguas, se segrega más saliva y este sistema trabaja más para combatir las bacterias. Incluso parece tener un papel importante en la salud bucal. Esto es porque besando de comparte micriobiota, y si el tuyo no es variado o saludable, besar a alguien con uno que sí lo es puede mejorar el tuyo propio.

Por otro lado, mejora, literalmente, la salud del corazón. Cuando se besa de forma apasionada, aumenta la frecuencia cardíaca, lo que hace dilatar los vasos sanguíneos y permite que la sangre fluya, llegando a los demás órganos vitales. Esto, además de mantener la salud cardiovascular, hace que disminuya la presión sanguínea.

Antiestrés y analgésico

¿Alguna vez se imagina estresado o agobiado cuando besa a alguien que le gusta? ¿Verdad que no? Pues, esto es uno de los grandes beneficios de besar. A través de los besos se libera tanto oxitocina, que regula los niveles de estrés, como endorfinas, dos grandes responsables de la sensación de felicidad.

Estas sustancias, además de reducir el nivel de estrés, actúan como analgésicos naturales que ayudar a disminuir el dolor.

Vital para la especie

Según los expertos, el beso es una conducta que tenemos programada de forma natural y es que, según esto, las muestras de afecto tendrían un papel fundamental en la supervivencia de la especie. Además, los besos forman parte de las relaciones sexuales. Intensifican las sensaciones y, con ello, mejoran las relaciones, haciéndolas más íntimas y cercanas.

Curiosamente, un estudio realizado en la Universidad de Albany, concluyó que la saliva que recibimos en un beso, además del olor al acercarnos, aporta información genética que podríamos identificar de forma natural. Esta información ayudaría a evaluar si hay compatibilidad genética y si “merece la pena” esa relación. No obstante, a esto habría que añadir la influencia de otros factores sociales.

Conciliador

Una forma de relajar tensiones tras una discusión es, muchas veces, a través de un simple beso. A veces, es tan simple como acercarse, y dar un beso para demostrar el amor y solucionar un conflicto. Al mismo tiempo sirve para afianzar más los lazos entre los dos.

En definitiva, besar es un acto que mucha gente pasa por alto, y desconoce la multitud de beneficios que ofrece. Así que besen mucho a vuestras parejas, seres queridos y amigos. ¡Seguro que se lo agradecen con muchos besos de vuelta!