Lóbulos cerebrales: características y funciones

El lenguaje, tus pensamientos, el procesamiento visual y hasta la memoria. Todo lo que eres, lo que haces y hasta lo que sientes se inscribe en tus lóbulos cerebrales. ¿Te gustaría conocerlos mejor?
Lóbulos cerebrales: características y funciones
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 19 septiembre, 2023

Rugosos, con crestas y e innumerables surcos. Los lóbulos cerebrales están distribuidos de manera casi simétrica en tus dos hemisferios e integran todo lo que eres. Tus funciones y hasta el misterio de la consciencia se hallan inscritas justo ahí, en ese órgano prodigioso, complejo y que refleja a su vez el éxito evolutivo de nuestra especie.

Si bien se asumió durante varias décadas que eran cuatro en total, hoy la neurociencia describe cinco áreas muy concretas. El lóbulo frontal es sin duda el más conocido. La planificación, el habla o la atención se ejecutan en mayor parte en esta región. Sin embargo, es muy posible que el lóbulo insular te suene un poco menos. Pero te aseguramos que es fascinante. Profundicemos en todos los datos.

«El ojo absorbe… El cerebro produce formas»

~ Paul Cézanne ~

Los lóbulos cerebrales y sus funciones

Antonio Damasio, el célebre médico neurólogo portugués, explica en su libro Buscando a Espinoza (2005) que el cerebro es algo más que una simple acumulación de neuronas. Este órgano y cada una de sus estructuras son el resultado directo de nuestra constante interacción con el medio. Sus regiones, de hecho, conforman áreas especializadas que facilitan tu supervivencia y adaptación.

Ahora bien, no pienses en los lóbulos cerebrales como entidades separadas que trabajan de manera diferenciada. Cada uno de ellas ejecuta sus funciones en armonía con las demás, interconectadas y compartiendo información de forma constante. De forma que, ciertas actividades y procesos, se superponen entre sí. Toma nota a continuación de estas funciones.



1. Lóbulo frontal

Los lóbulos frontales son la esencia misma del resultado de nuestra evolución. Situados en la parte frontal de la cabeza, justo debajo de los huesos frontales del cráneo y cerca de la frente, conforman la región más afinada. Es la que más tiempo tardó en evolucionar y aparecer. Es más, hay un dato interesante que señalan en Frontiers in Human Neuroscience y que te gustará saber.

Buena parte de lo que sabemos sobre este lóbulo se lo debemos a la doctora Brenda Milner y sus investigaciones a lo largo de los años 60 y 70.  Su trabajo en esta materia fue decisivo. Te describimos ahora esas tareas que puede llevar a cabo. Son las siguientes:

¿Cuáles son sus funciones?

  • Habla y lenguaje: el área de Broca, que se encuentra en el lóbulo frontal izquierdo —y en la mayoría de las personas diestras—, está asociada con la producción del lenguaje hablado. Determinadas lesiones en esta región pueden afectar la capacidad para formar frases coherentes y comprensibles.
  • Control Ejecutivo: el lóbulo frontal está involucrado en el control ejecutivo, que incluye habilidades como la planificación, la toma de decisiones, el razonamiento, la resolución de problemas y la atención sostenida. Dichas capacidades son esenciales para que puedas organizar y llevar a cabo tareas complejas.
  • Personalidad y conducta social: tu personalidad y el comportamiento social se articulan en esta área tan sofisticada. Es más, sabemos que lesiones en esta región pueden alterar el control de los impulsos, la regulación emocional y la capacidad para adaptarse a las normas sociales. El famoso caso de Phineas Cage es el más conocido y estudiado en este sentido.
  • Motricidad voluntaria: la corteza motora primaria del lóbulo frontal controla el movimiento voluntario de tu cuerpo. Por ejemplo, la parte superior del lóbulo frontal regula tus movimientos de la parte inferior del cuerpo, mientras que la parte inferior del lóbulo frontal se encarga de los de la parte superior.

2. Lóbulo parietal

Entre los lóbulos cerebrales, el parietal cumple funciones decisivas en materia sensorial y cognitivas. Está ubicado en la parte superior y posterior de cada hemisferio y, como curiosidad, la Universidad Jiao Tong de Shanghai, destaca en un trabajo un dato interesante. Los trastornos de la imagen corporal vienen orquestados por esta región. Toma nota de más características:

¿Cuáles son sus funciones?

  • Procesamiento sensorial: el lóbulo parietal es clave en el procesamiento de la información sensorial de diversas modalidades, como es el tacto, la temperatura, la presión y el dolor.
  • Percepción del espacio: te gustará saber que esta área es casi como tu GPS particular. Gracias a ella te orientas, coordinas y hasta comprendes la posición de tu cuerpo en relación con el entorno.
  • Integración sensorial: además de recibir información sensorial, también se encarga de integrar esos datos para crear una percepción coherente del mundo que te rodea. Además, te permite reconocer objetos.
  • Cálculo y habilidades matemáticas: es cierto, algunos no somos muy hábiles en esta materia, pero el lóbulo parietal es ese centro de mando decisivo para llevar a cabo el procesamiento numérico y la realización de cálculos matemáticos.
  • Habilidades de lectura y escritura: el procesamiento de información visual relacionada con la lectura y la escritura, como la percepción de letras y palabras, también involucra al lóbulo parietal.
  • Conciencia Corporal: como te hemos señalado, este lóbulo es decisivo para construir tu imagen y conciencia corporal, permitiéndote saber dónde están ubicadas tus extremidades y cómo se mueven.

3. Lóbulo occipital

De entre los cinco lóbulos cerebrales, el occipital es el más pequeño. Se sitúa cerca de la nuca y sus funciones se focalizan, casi en exclusiva, en aspectos relativos a la información visual. Aunque hay un detalle de interés. La revista Neurosciences, informa que pacientes con esquizofrenia presentan alteraciones en la sustancia gris y blanca justo en esta región.

¿Cuáles son sus funciones?

  • Procesamiento visual: como te hemos señalado, el lóbulo occipital es el centro principal para el procesamiento de la información visual. Recibe señales visuales de los ojos a través del nervio óptico y las procesa para interpretar la forma, el color, el movimiento y otros aspectos de los estímulos visuales.
  • Corteza visual primaria: esta área es la primera etapa del procesamiento visual y te ayuda a detectar bordes, líneas y otros aspectos básicos de las imágenes visuales.
  • Integración multisensorial: aunque el lóbulo occipital es el responsable del procesamiento visual, también es decisivo en otra función. Combina las señales visuales con información de otros sentidos, como el tacto y el oído, para crear una percepción completa y coherente del mundo.
  • Lesiones y trastornos: una lesión en este lóbulo puede dar lugar a problemas graves de visión, como la ceguera parcial o total. Asimismo, pueden causar trastornos visuales específicos, como la agnosia visual, que afecta la capacidad de reconocer objetos o caras, y la hemianopsia, que implica la pérdida de visión en la mitad del campo visual.

4. Lóbulos temporales

Pegados casi a las sienes y a ambos lados de tu cerebro, están esos lóbulos que regulan funciones cognitivas y sensoriales. Además, integra una gran densidad de neuronas encargadas de procesar y ejecutar numerosas tareas perceptivas. Como dato curioso, un trabajo publicado en la revista Frontiers in Psychology, destaca su relación con la psicosis.

Se ha visto que algunos pacientes evidenciaban cierta desregulación del glutamato y la dopamina en una red del hipocampo y esto, se manifestaba en forma de delirios. Veamos, no obstante, más características de los lóbulos temporales.

¿Cuáles son sus funciones?

  • Audición: los lóbulos temporales se encargan del procesamiento auditivo. El izquierdo, en particular, se encarga del procesamiento del lenguaje y la comprensión auditiva. El giro temporal superior es una estructura clave que ayuda a discriminar sonidos y palabras.
  • Memoria: te interesará saber que la formación y recuperación de la memoria se ejecuta en estas regiones. El hipocampo, en concreto, es la estructura clave para procesar la memoria a largo plazo y la navegación espacial.
  • Procesamiento visual: si bien el lóbulo occipital se especializa en el procesamiento visual inicial, los temporales también participan en la interpretación de información visual más compleja, como el reconocimiento de rostros.
  • Procesamiento del lenguaje: el área de Wernicke, que se encuentra en esta región, es decisiva para la comprensión del lenguaje hablado y escrito.
  • Emoción y percepción social: estas regiones también participan en la percepción, la interpretación de las emociones y la capacidad para que puedas comprender las señales sociales de otras personas.
  • Trastornos neurológicos: los lóbulos temporales son un lugar común para el inicio de la epilepsia, la afasia (dificultades en el lenguaje), la agnosia auditiva (incapacidad para reconocer sonidos) y la amnesia (pérdida de memoria).

5. La ínsula lobular o isla de Reil

Durante mucho tiempo se asumió que la corteza cerebral se organizaba en cuatro lóbulos cerebrales. Bien, desde un punto de vista neuroanatómico, hay otra área más. La ínsula es un lóbulo oculto justo debajo de las regiones temporales, frontales y parietales. Es una estructura muy recóndita y de complejo acceso localizada entre numerosos vasos venosos y arterias.

Estudios divulgados en Journal of Clinical Neurophysiologyinforman de la considerable heterogeneidad funcional de esta región. Seguro que te gustará saber qué tareas son las que desempeña. Toma nota:

¿Cuáles son sus funciones?

  • Procesamiento del dolor.
  • Funciones cognitivas superiores
  • Regulación de funciones autónomas
  • Percepción y procesamiento de las emociones
  • Integración de información sensorial y emocional
  • Se asocia a trastornos como la ansiedad, depresión y trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)


El rugoso mapa de tu cerebro

Los lóbulos cerebrales son como un mapa de compleja orografía lleno de secretos. Ese intrincado rompecabezas de células nerviosas se une en armonía para ayudarte a comprender el mundo, tus emociones y ofrecerte la capacidad crear y aprender. Esa sinfonía de la mente humana te permite explorar, amar, soñar, descubrir y desarrollar tu personalidad.

La neurociencia sigue avanzando en la comprensión de sus funcionalidades. No obstante, recuerda siempre que cada área está especializada, pero necesita de las demás para ser eficiente al 100 %. El cerebro es un órgano interconectado que es el reflejo de nuestra propia evolución y que, sin lugar a dudas, continúa desarrollándose…

Te podría interesar...
Sistema límbico: ¿qué es y cómo funciona?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Sistema límbico: ¿qué es y cómo funciona?

El sistema límbico cuenta con funciones ligadas a la supervivencia de la especie y a la activación y regulación emocional.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Allen, P., Moore, H., Corcoran, C. M., Gilleen, J., Kozhuharova, P., Reichenberg, A., & Malaspina, D. (2019). Emerging temporal lobe dysfunction in people at clinical high risk for psychosis. Frontiers in Psychiatry10, 298. https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fpsyt.2019.00298/full
  • Barger, N., Hanson, K. L., Teffer, K., Schenker-Ahmed, N. M., & Semendeferi, K. (2014). Evidence for evolutionary specialization in human limbic structures. Frontiers in Human Neuroscience8, 277. https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fnhum.2014.00277/full
  • Bao, B., Wei, H., Luo, P., Zhu, H., Hu, W., Sun, Y., Shen, J., Zhu, T., Lin, J., Huang, T., Li, J., Wang, Z., Li, Y., & Zheng, X. (2021). Parietal lobe reorganization and widespread functional connectivity integration in upper-limb amputees: A rs-fMRI study. Frontiers in Neuroscience15, 704079. https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fnins.2021.704079/full
  • Guyton, A. C. y Hall, J. E. (2008). Tratado de fisiología médica. Elsevier
  • Kandel, E.R.; Schwartz, J.H.; Jessell, T.M. (2001). Principios de Neurociencia. Madrird: MacGrawHill
  • Kolb, B. (2021). Brenda Milner: Pioneer of the study of the human frontal lobes. Frontiers in Human Neuroscience15, 786167. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC8761616/
  • Tohid, H., Faizan, M., & Faizan, U. (2015). Alterations of the occipital lobe in schizophrenia. Neurosciences (Riyadh, Saudi Arabia)20(3), 213-224. https://nsj.org.sa/content/20/3/213
  • Uddin, L. Q., Nomi, J. S., Hébert-Seropian, B., Ghaziri, J., & Boucher, O. (2017). Structure and function of the human insula. Journal of Clinical Neurophysiology: Official Publication of the American Electroencephalographic Society34(4), 300-306. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6032992/

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza. Para mayor información consulta nuestra política editorial.