No dejes para mañana los besos que puedas dar hoy

No dejes para mañana los besos que puedas dar hoy

Raquel Aldana 18 mayo, 2015 en Emociones 13090 compartidos

Nunca. Nunca los dejes. Porque los besos de hoy también son sonrisas y complicidad. Porque hoy tus besos lo dicen todo y quizás mañana es demasiado tarde.

No son solo un acto físico sino que representan el amor, el respeto y la amistad. Es el único idioma que no deja nada en el tintero y que no sabe de segundas intenciones.

Grandes, pequeños, cortos, largos, cálidos, fríos, húmedos, secos… Un beso habla de la existencia del todo y de la nada.

“El beso que te guardo por ahora amenaza con volarse,

con salirse de mis labios y buscarte o perderse en el intento de encontrarte.”

Ligia García y García

Besar es un arte que pasa por saber dar y saber recibir

Nuestros besos lo dicen todo con su intensidad, su frecuencia, su calor y su humedad. Porque besar se trata de buscar un destino y de querer quedarse, aunque sea durante unos pocos segundos. Quedarse para sentir eso, el beso, el contacto, lo que significa.

Se trata tanto de buscar como de sentirse encontrado. Porque es precisamente de un toma y daca de lo que estamos hablando. Yo te beso porque quiero y tú me correspondes como quieres.

Y te beso porque te quiero, porque te amo, porque tengo el impulso de decirte hola con mis labios. Entonces, por segundos o por horas se para el mundo y se cierran nuestros ojos. ¿Por qué quedarme por un día sin esta explosión de sensaciones?

Beso, luego amo

Y me olvido de pensar y de existir. Porque el beso te transporta a un lugar placentero que te hace sentir. Y ya está, nada más. Esta es toda la magia del beso porque es toda la magia que existe.

el-beso-2

El truco está en dar más besos que explicaciones

El beso que calla palabras no es un beso que se da con el cuerpo sino con el corazón… Detrás de ellos hay infinitas explicaciones que, sin pronunciar nada, ya nunca se quedarán en el aire.

Un beso vale más que mil palabras y se convierte en la fuente de energía de una relación. Es una señal de máxima confianza, de necesidad de acercamiento, de contacto y de deseo.

Nos hace sentir bien, amados, relajados y liberados. Es el primer paso de la entrega total y la razón por la que lo negativo desaparece por unos instantes de nuestra vida.

 princi

Tu beso sacudió mi boca y aún me tiembla el recuerdo

Porque hay besos de todo tipo y besos que hablan muchos idiomas. Todos tenemos grabado a fuego en nuestro recuerdo un beso. Besos de amor, de película, de dulzura, de complicidad, de cariño, de confianza…

Son los besos de amor, esos que van llenitos de alma y pureza, los que recordamos con sonrisas. Los besos infinitos que con urgencia buscan los labios ansiosos de los tempranos amantes… Esos besos de pasión que nunca fallan y que nos acompañarán toda la vida.

A menudo los labios más urgentes no tienen prisa dos besos después… (J. Sabina)

También hay besos de costumbre, de enfado, de dolor, de ruego, de despedida. Esos besos que son amargos y que nos dejan en nuestros labios la misma sensación que un escalofrío en las tinieblas.

Igualmente son besos que nos dan la información que necesitamos, que activan nuestra capacidad de actuar y que nos envuelven para lograr un objetivo. Recuperar nuestra relación o dejarla ir.

El beso es mucho más que un beso. Es una fuerza que une y que separa. Es el todo y es la nada. Por eso, no olvides tus besos de hoy, mañana puede ser demasiado tarde.
Compartir

Raquel Aldana

La psicología no es solo mi profesión, es mi vida y mi pasión. Creo que comprender nuestras emociones nos ayuda a girar con el mundo y estoy convencida de que los pequeños detalles son los que marcan la diferencia.

Ver perfil »
Te puede gustar