Las personas con apego ansioso tienen más fallos de memoria

¿Temes que tu pareja te abandone? ¿Vives el amor con gran intensidad, pero también con una mezcla de miedos y angustias constantes? Entonces, es muy posible que tu memoria tenga algunos fallos de vez en cuando. Te explicamos por qué.
Las personas con apego ansioso tienen más fallos de memoria
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 01 diciembre, 2022

Si hay algo que todo ser humano merece tener es una infancia feliz. Sin embargo, al venir al mundo, nadie nos garantiza que los progenitores que nos toquen sean los mejores ni que ese vínculo primario establecido con ellos vaya a ser el más saludable. Porque el apego establecido con nuestros cuidadores conforma ese marco mental con el que interpretaremos, para bien o para mal, cómo son las relaciones.

Así es, pocos eventos son más trascendentales para nuestro desarrollo psicosocial y emocional como ese anclaje temprano con quienes tienen la obligación de cuidarnos, protegernos y enseñarnos qué es el afecto. De ese modo, un patrón de crianza dañino que se sufre con frecuencia es el inconsistente. Nos referimos a esos padres que, en ocasiones, se muestran cariñosos y al poco, distantes.

Esa ambivalencia en el trato y la atención produce que el niño no sepa qué esperar en cada momento. Si ayer sus llantos y miedos fueron consolados y mañana recibe gritos o indiferencia, su cerebro queda atrapado en la incertidumbre y en la ansiedad. Si el sistema de apego tiene una importancia clave en la regulación de las emociones, quien ha sido criado bajo este patrón evidencia múltiples y llamativas secuelas.

Sabemos que el apego ansioso en la infancia se traduce en la edad adulta en un mayor índice de trastornos de ansiedad y ataques de pánico. También en un mayor riesgo de derivar en relaciones de dependencia. Ahora hemos conocido su relación con los fallos en la memoria. Lo analizamos.

Las relaciones con las personas definidas por un apego ansiosos suelen ser estresantes. Necesitan de una retroalimentación positiva constante para que no surja el miedo al abandono o el temor a no ser amados.

Pareja abrazada simbolizando a las personas con apego ansioso
El apego ansioso nos aboca a relaciones dependientes en las que el miedo al abandono es una constante.

Miedos y ansiedad en el cerebro de las personas con apego ansioso

Las personas con apego ansioso viven acompañadas de infinitos e invisibles miedos. Temen ser rechazadas y abandonadas por sus figuras más cercanas. Analizan cada palabra, interacción, gesto y situación, buscando posibles brechas en la relación. “¿Le habré decepcionado? ¿Estará pensando en otra persona? ¿Si tarda tanto en volver es porque le habrá pasado algo?”.

Vivir dominados por una narrativa mental construida en una infancia de atención desigual y afecto inconsistente deja huella permanente. El hombre y la mujer con apego ansioso buscan desesperadamente la atención de quienes les rodean. Necesitan que el afecto se valide a cada instante y que los demás sean sus botes salvavidas cotidianos. Algo así puede agotar al entorno, los amigos y las parejas.

Sin embargo, debemos entender cómo la impronta de esa infancia de carencias alteró su desarrollo cerebral. Una investigación del Centro de investigación de neurociencia cerebral y cognitiva, de la Universidad de Liaoning, en China, destaca algo relevante. Haber sido criados bajo un apego ansioso altera varias regiones cerebrales y esto afecta a diversos procesos cognitivos.

La personalidad con apego ansioso está focalizada en su miedo al rechazo y su obsesión por analizar en exceso sus relaciones. Esto provoca que dejen de poner la atención en otras áreas y que no solo sufran fallos de memoria, sino que creen también falsos recuerdos.

Un cerebro en estado de alerta que olvida información

Las personas con apego ansioso evidencian una sobreestimulación en la corteza cingulada posterior derecha, lo que hace que experimenten de manera más intensa cualquier emoción. Y no solo eso. Esta región se vincula con la detección de amenazas.

Una crianza inconsistente en cuanto afecto y seguridad da forma a un cerebro que ve riesgos de forma constante. Riesgos, evidentemente, vinculados a la idea de que determinadas figuras dejarán de sentir afecto, cariño o amor por ellas. El apego ansioso nos convierte en seres hipervigilantes, en figuras que anticipan futuribles catastróficos y que viven atenazas por el miedo al abandono.

Ahora bien, ¿en qué se traduce esto? A nivel relacional, quizás lo podemos imaginar. Vivir con alguien dominado por estas dinámicas mentales y emocionales resulta agotador. Sin embargo, a nivel cognitivo, el coste de la hipervigilancia se traduce en una clara dificultad para situar la atención en el mundo real y más allá de sus turbulentos laberintos de miedos y ansiedad.  

Los fallos de memoria, olvidos, malentendidos y despistes son una constante.

En el apego ansioso la atención está secuestrada y se crean recuerdos falsos

El universo teórico del apego está de moda y los estudios al respecto no dejan de aparecer. Ejemplo de ello es el estudio que se ha publicado hace muy poco en el Journal of Personality and Social Psychology. Según este trabajo, las personas con apego ansioso no solo sufren fallos en la memoria, sino que crean incluso falsos recuerdos.

Este fenómeno resulta muy incapacitante. Si ya de por sí las relaciones suelen ser complejas para alguien con este tipo de apego, su día a día se vuelve más caótico cuando sacan a la luz hechos que no son ciertos. Cuando en medio de una conversación, hacen de pronto referencia a cosas que nunca sucedieron o se dijeron, son comunes las discusiones y los problemas.

Los fallos de memoria son molestos, pero los recuerdos falsos ocasionan tensiones y angustias. ¿Pero a qué se debe, qué lo ocasiona? A menudo este perfil de personalidad está tan enfrascado en sus emociones y sus pensamientos que mezcla lo real con la inventiva de sus miedos. De ese modo, da forma a fabulaciones que se convierten en recuerdos a los que dan veracidad. Cuando lo cierto es que son producto de una mente dominada por la ansiedad y el miedo al abandono.

La ansiedad y la mente hipervigilante dificultan el buen funcionamiento de nuestras funciones ejecutivas, como pueden ser la atención y la memoria. De este modo, cuando uno vive centrado solo en su miedo a no ser amado o ser abandonado, son comunes los olvidos y los falsos recuerdos.

Mujer haciendo terapia simbolizando a las personas con apego ansioso
La terapia es esencial para poder reflexionar en cómo nos vinculamos con el fin de desarrollar un apego más seguro.

¿Cómo abordar el problema de los fallos de memoria si sufro este tipo de apego?

Las personas con apego ansioso tienden a establecer relaciones dependientes y dolorosas. Asimismo, es frecuente que sufran trastornos de ansiedad, como una fobia o un trastorno obsesivo-compulsivo. Los fallos de memoria, como los falsos recuerdos, no son más que efectos de una mente preocupada, de una autoestima débil y de un relato del pasado que necesita nuestra atención.

Todos podemos aprender a relacionarnos mejor con los demás, desde la seguridad personal y la confianza. Para lograrlo, es fundamental pasar por un proceso psicoterapéutico con el que desarrollar un enfoque mental más saludable en el que no existan los miedos y seamos capaces de construir apegos más seguros. Esos que parten de la confianza en uno mismo.

Una mente confiada, con una autoestima saludable, maneja mucho mejor la ansiedad y los temores en sus vínculos con los demás. Solo así nos sentiremos más autorrealizados, capaces de centrar la atención en lo que importa y no en el territorio de los temores y las angustias infundadas.

Te podría interesar...
Cómo querer a alguien con problemas de apego
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Cómo querer a alguien con problemas de apego

Es posible amar a alguien con problemas de apego ansioso, evitativo o desorganizado sin salir con heridas emocionales. Aquí te contamos cómo.



  • Deng, M., Zhang, X., Bi, X. et al. Neural basis underlying the trait of attachment anxiety and avoidance revealed by the amplitude of low-frequency fluctuations and resting-state functional connectivity. BMC Neurosci 22, 11 (2021). https://doi.org/10.1186/s12868-021-00617-4
  • Hudson, N. W., & Chopik, W. J. (2022). Seeing you reminds me of things that never happened: Attachment anxiety predicts false memories when people can see the communicator. Journal of Personality and Social Psychology. Advance online publication. https://doi.org/10.1037/pspp0000447

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.