13 razones para celebrar un cumpleaños

¿Qué razones necesitas para celebrar un cumpleaños? Si de verdad necesitas alguna, aquí tienes varias que te convencerán.
13 razones para celebrar un cumpleaños
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González.

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 07 junio, 2022

Vivimos unos tiempos en los que se venera sin concesiones la juventud; solo parecen ser aceptados los cuerpos adolescentes sin muestras aparentes del paso del tiempo y la sociedad ha dejado de valorar la experiencia y los conocimientos de los mayores. Pues bien, yo reivindico mi edad, me gusta hacerme mayor y celebrar mi cumpleaños porque cada día que pasa me siento mejor conmigo misma y, además, estoy más guapa.

Puede parecer que no tengo abuela, pero se hace necesario decir basta a este afán por querer seguir siendo jóvenes para siempre; a tener que negar nuestra edad, sobre todo las mujeres, a no poder decir sin tapujos los años que no solo hemos cumplido, sino que hemos vivido, disfrutado, compartido, amado, llorado y, por supuesto, crecido.

Cada cumpleaños significa un nuevo año cumplido, lleno de experiencias, de crecimientos y de aprendizajes muy importantes para nuestra vida.

Porque de eso se trata, cada momento vivido son experiencias y aprendizajes que vamos acumulando en nuestro equipaje y que nos permiten conocernos un poco mejor y el mundo que nos rodea; por eso, si te has molestado en aprender y madurar, cada día que pasa te sientes un poco mejor, o ¿no?

1. Cada cumpleaños es un año más de vida

Me gusta cada cumpleaños porque significa que estoy aquí, que estoy viva y que mi camino continúa. Que aún me quedan muchas puertas por abrir, muchos viajes que hacer, muchas personas que conocer, muchos libros que leer, muchas aventuras que vivir y, cómo no, muchos errores que cometer.

Mujer con globos

2. Mis relaciones han mejorado

Con cada cumpleaños, siento menos dependencia emocional y con los años he aprendido a disfrutar de mi soledad. Mis relaciones han mejorado porque necesito y exijo menos e intento establecer vínculos de igual a igual, desde mi propia independencia e individualidad.

“Para ser libre no se necesita solo despojarse de las propias cadenas, sino vivir de una manera que respete y potencie la libertad de otros”

-Nelson Mandela-

3. Me conozco mucho mejor

Empiezo a descubrirme, a intuir qué es lo que realmente me hace feliz y así todo es más sencillo porque me comporto de acuerdo con ello y no según las modas o lo que dicte el grupo. Trato de dirigir y aprovechar mejor mi energía para conseguir aquello que me propongo con cada vez menos miedo y contradicciones que obstaculicen mi camino.

4. He superado muchos miedos

Aunque sea difícil quitárselos todos y en cada etapa de la vida aparezcan nuevos, hay muchos miedos que antes me bloqueaban e impedían hacer cosas que con los años han ido desapareciendo y me siento más libre.

Mujer superando sus miedos

“Todo lo que quieres está al otro lado del miedo”

-Anónimo-

5. Comprendí que soy perfectamente imperfecta

Me importa muchísimo menos lo que puedan pensar de mí los demás. Con los años he admitido que no soy perfecta, que estoy en evolución y que me quedan muchas cosas por aprender, eso me ha hecho también ser más tolerante y comprensiva con los demás.

6. Sé gestionar mejor mis emociones

Controlo mejor mis emociones y soy menos esclava de mis pasiones, con lo que pierdo muchísimo menos el tiempo y energía en situaciones en las que me siento incómoda y con personas que no me hacen feliz y que es mejor dejar marchar.

7. Soy más feliz

Grupo de amigos celebrando cumpleaños

Estoy más guapa porque me conozco mejor y sé lo que me sienta bien y lo que no, porque cada vez me importan menos las modas y, sobre todo, porque soy más feliz y estoy más tranquila (y eso se nota).

“La felicidad no es mi destino, es la actitud con la que viajo por la vida”

-Anónimo-

8. Soy la reina ese día

No veo el problema de ser la protagonista, aunque sea solo un día al año. Verme rodeada de personas que me quieren y me prestan atención es la mejor prueba de que algo habré hecho bien en mi vida.

9. Puedo presentar antiguos y nuevos amigos

En el camino de la vida he encontrado almas afines. En esta celebración puedo unir a aquellas personas queridas de diferentes etapas y comprobar, a través de ellas, qué cambios se han producido en mi interior. Y si no se han producido, es que ya estoy donde debo estar.

10. La arruga es bella

En el puro plano físico, me reconozco en el espejo año tras año. Si tengo que calificar lo que veo en mi reflejo, elijo decir que es hermoso. Cada pequeña línea que se dibuja en mi cuerpo es experiencia, superación y esperanza.

11. Un día para romper con la rutina

Además, la rutina a veces puede consumirnos y ¿qué mejor ocasión para romperla que el día de nuestro cumpleaños? En este caso, la celebración será un motivo para hacer cosas diferentes, que no solo se harán el propio día de la fiesta, sino también en todo el proceso de planificación.

12. Me rodeo de personas que celebran mi vida

En mi cumpleaños también me puedo dar el lujo de estar con aquellas persona que gozan de mi existencia y eso, sin duda, me recarga las energías y me hace sentir plena.

13. Y, por supuesto, los regalos

Desde un abrazo hasta cualquier regalo material, no me avergüenzo de decir que me gusta que me regalen algo por mi cumpleaños. Cualquier muestra de afecto, venga en el formato que sea, es maravillosa, me la merezco y la agradezco con todo mi corazón.

Como has podido ver, los cumpleaños son un motivo de felicidad, no de terror. La sociedad nos inculca que debemos temer al paso de los años, que las arrugas son terribles y se deben evitar. Pero, ¿sabes qué? La vida es lo más bello que tenemos, así que dejemos de preocuparnos por detener el tiempo y empecemos a saborearlo a cada instante sin preocuparnos por lo que, de forma inevitable, va a suceder.

Y a ti, ¿te gusta cumplir años?

Te podría interesar...
La mejor edad es cuando dejas de contar años y cumples sueños
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
La mejor edad es cuando dejas de contar años y cumples sueños

Tienes la edad en la que los sueños se acarician con los dedos. La edad en la que ya no debes demostrarle nada a nadie porque has encontrado tu ple...