Hay que vivir como se piensa, no pensar como se vive

Cristina Roda Rivera · 10 septiembre, 2015

Nos olvidamos de que la vida se vive tan solo una vez y que no se trata de llevarla lo mejor posible y de sufrir lo menos posible, sino que se trata de luchar por la vida que siempre añoramos. Se trata de hacer de tu vida un camino lo más honesto contigo mismo, elegir y no solo descartar.

Vamos a ver en qué posición te encuentras y como poder cambiar si es lo que realmente quieres.

Todos sabemos en la situación de incertidumbre en la que nos encontramos, pero hay que neutralizar el efecto que esta incertidumbre tiene en nosotros a la hora de tomar decisiones y enfrentar la vida.

“No creo en la casualidad ni en la necesidad. Mi voluntad es el destino”

-John Milton-

Mujer con ramo de lavanda en la mano

Dos preguntas que requieren dos respuestas sinceras

  • ¿Qué puedes hacer realmente útil en la vida porque lo haces bien y te apasiona?
  • ¿Qué clase de personas son las que quiero que me acompañen, en cualquier terreno sentimental, laboral, de amigos… etc?

Parecen dos preguntas muy simples para tomar conciencia y responderte con la verdad. Inmediatamente, vendrán a tu cabeza pensamientos como “no puedo” , “no debo”, “tengo responsabilidades”.

No te has dado cuenta que buscar la respuesta más sincera te va a colocar en el punto de partida de la vida que realmente quieres vivir a partir de ahora.

Y que por cada excusa que das respondiendo estas preguntas, vuelves a estar más cerca de la vida que llevas y en la que no te encuentras del todo cómodo. Sino, dudo que hubieras llegado a reflexionar acerca de la pregunta.

Entonces entramos en un dilema: ¿Seguir viviendo de la forma que lo hago o arriesgarme a perder cosas de mi situación actual, para mejorar pero sabiendo también que puedo perder todo?

Bueno, no se trata de que un artículo sirva para resolver un dilema de forma tan sencilla y pretenciosa. Por tanto, vamos a exponer los dos tipos de formas de vivir que hemos señalado, con lo positivo y negativo, y tu cabeza y corazón te darán la respuesta.

Pensar como se vive

Cuando pensamos como vivimos, asumimos que la situación es difícil de cambiar.

Quizás estamos envueltos en unas circunstancias inverosímiles desde hace años atrás y lo intentamos solventar y llevar de la mejor forma posible, no nos queda otra o no nos han dejado otra.

Una persona madura va a afrontar toda esta situación con dolor, pero también con ganas para construir una vida mejor.

Nos damos cuenta de que muchas personas se rinden ante la necesidad apremiante, prefieren elegir un camino más seguro y más sencillo, lo que no implica que no haya felicidad en él, pues algunas personas lo aceptan bien . Otras sin embargo, llegada una determinada fase del camino “elegido” se frustran.

Si piensas como vives:

  • Tendrás más seguridad, pues no te importará trabajar en lo que haga falta para poder seguir adelante
  • Tendrás estabilidad, pues las personas que caminan contigo  han asumido que “es lo que toca” también y los reproches no deben aparecer.
  • Tu conciencia está tranquila, pues has hecho lo mejor en las peores circunstancias
  • No podrás haber tomado el camino que quisiste pero has hecho de este camino lo mejor que has podido hacer, y eso es un logro incuestionable
Mujer pensado sentada en un banco

Vivir como se piensa

Cuando se vive como se piensa no hay nada que ajustar entre lo que me gustaría hacer y lo que hago, entre las personas de las que pienso que debo rodearme y las personas de las que me rodeo, entre mis decisiones personales y las decisiones que impone la sociedad.

Este es el camino de la voluntad, de la pasión, un camino que a veces no te lleva al éxito precisamente pero sí te hace feliz , ya que los triunfadores tienen el poder y los felices la gloria.

“Encuentra tu pasión y deja que te mate”

-Charles Bukowski-

Si vives como piensas:

  • Tendrás menos seguridad o  llegará más tarde, pero para ti la felicidad en la vida reside en desarrollar tu pasión
  • No tendrás estabilidad de horarios, residencia o a las mismas personas siempre contigo.Pero estarás ilusionado de que cada día sea una nueva aventura por descubrir
  • No sabemos si tu conciencia estará muy tranquila o no, por optar por este camino. En un principio has podido resultar algo radical y no dar suficientes explicaciones, quizás has hecho algo que la sociedad no ve con buenos ojos pero todo eso se disipa cuando la felicidad por tu apuesta llega
  • Has tomado el camino que quisiste y lo estás disfrutando, no importan tanto las pérdidas cuando uno se siente pletórico en el camino elegido.