5 pasos para superar la inseguridad en las relaciones - LMEM

5 pasos para superar la inseguridad en las relaciones

Eva Maria Rodríguez 11, Junio 2015 en Psicología 72 compartidos
5 pasos para superar la inseguridad en las relaciones

Al iniciar una relación sentimental, es fácil sentirse vulnerable emocionalmente, sobre todo si se ha vivido ya alguna experiencia que ha  finalizado con heridas emocionales y en la que te has sentido defraudado.

Preguntas como “¿van a rechazarme otra vez?”, o “¿haré algo que le molesta?” son habituales cuando se tiene poca experiencia o las experiencias vividas han sido negativas.

 shutterstock_181353302

 Inseguridad en las relaciones: Ver problemas donde no los hay

En general, cuando nos sentimos inseguros ante cualquier relación (del tipo que sea) o ante situaciones diversas, estamos creando complicaciones adicionales, porque vemos problemas donde realmente no los hay. Y esto es como la pescadilla que se muerde la cola, porque la inseguridad será cada vez más grande y la imaginación terminará desbordando la situación.

Y es que la inseguridad nos hace buscar signos de que las cosas van mal, identificando como tales los detalles más insignificantes o triviales. Y, por supuesto, solemos encontrar lo que estamos buscando, aunque realmente no exista.

Consejos para dejar de sentirte inseguro en tu relación

¿Qué podemos hacer para superar estas inseguridades, para vivir una relación de pareja sin arruinarla por causas infundadas? Lo vemos a continuación.

shutterstock_181038458

#1 – No dejes que tu imaginación confunda la realidad

El autocastigo y los recuerdos negativos del pasado pueden jugarnos muy malas pasadas. Recrear constantemente algo que ocurrió o que podría ocurrir, puede confundirnos con lo que realmente está pasando. Es ese empeño en imaginar qué pasaría si se volviera a repetir o si las cosas fueran de tal o cual forma, lo que nos confunde.

Pero muchas veces esa inseguridad basada en lo que podría ser, no viene de una experiencia propia, sino de experiencias ajenas de las que hemos sido testigos o, peor aún, de la educación que hemos recibido sobre lo que “se supone” que es una relación y lo que pasa; ideas generalizadas basadas en experiencias de otros, bajo un punto de vista que no tiene por qué ser el nuestro.

La próxima vez que te sientas inseguro, pregúntate si de verdad ha pasado algo o solo te lo has imaginado, si son especulaciones tuyas. Tienes que ser capaz de distinguirlo y de filtrar tu relación actual respecto a tus experiencias anteriores y los estereotipos sociales y culturales.

#2 – No caigas en la trampa de la certeza

Las relaciones no son exactamente como deberían ser, a juicio de cada uno. Pero caer en la trampa de la certeza, de que las cosas deben ser así, aumenta la inseguridad cuando vemos que algo falla.

Cuando las cosas no son como creemos que deben ser, perdemos el control, porque no somos capaces de filtrar honestamente lo que vemos, dejando que nuestra imaginación divague libremente.

Tienes que relajarte ante la incertidumbre, intentar no controlarlo todo y darte la oportunidad de conocer al otro y de conocerte a ti mismo en una nueva relación. Deja de imaginar y de definir, de aferrarte a una vida imaginada, y vive de verdad, disfruta.

#3 – Deja a tu pareja espacio para respirar  

Las bases de una relación se ponen en común, y no tienes derecho a exigirle al otro que sea como tú quieres y que viva la relación con tus normas impuestas de manera unilateral, con el único fin de sentirte seguro.

La confianza y el respeto se ganan poco a poco, y el amor también. Que hayas encontrado una pareja con la que parezca que te puede ir bien, no quiere decir que ya esté todo dicho y todas las cartas echadas.

Esa relación tiene que crecer y, al igual que una semilla recién plantada necesita que la tierra esté los suficientemente suelta como para que le entre agua y oxígeno, lo mismo pasa con una relación. Si la aprietas mucho no es que muera, es que no llega a prender.

#4 – Deja de “leer la mente”

Esto es un problema que surge en muchas relaciones personales, y no solo de pareja. Creemos saber lo que piensa el otro, y actuamos en consecuencia. Pero como no nos molestamos en preguntarle o, si lo hacemos, nos ponemos en plan amenazador, actuamos como si fuera cierto.

Una vez más, estamos imaginando.

#5 – Deja de comparar con otras relaciones  (propias y ajenas)

Toda esta inseguridad que sientes es debido a experiencias previas e ideas estereotipadas basadas en lo que se supone que deben ser las cosas.

Pero tienes que liberarte de todas esas ataduras y empezar a darle a tu nueva relación la oportunidad de crecer libre. Si no dejas atrás tu pasado, no tendrás futuro.

shutterstock_158956481

Tu prioridad debe ser disfrutar de la relación

Si tu relación está destinada a perdurar, solo el tiempo puede decirlo. Así que deja de comportarte como si tu mundo se fuera a desvanecer si no aciertas en elegir pareja y vive la vida.

Eva Maria Rodríguez

Profesora, escritora, blogger y madre de dragones. Espero que mi experiencia como madre, como educadora y como mujer sea de utilidad para [email protected] los que leéis este blog.

Ver perfil »
Te puede gustar