5 técnicas para evitar el maltrato

Raquel Lemos Rodríguez · 31 octubre, 2015

El maltrato es algo que aún sigue presente de diversas formas en nuestro día a día. Quizás sea tu pareja, tus padres, un amigo o algún compañero de trabajo, los que no sean capaz de tratar contigo sin maltratarte.

Esto es algo que tú puedes evitar, porque no todas las personas pueden ser maltratadas. Los maltratadores escogen a aquellos más “débiles”, más inseguros y que no saben responder como se merecen a una situación que se escapa de su control.

“El maltrato queda descrito con palabras como sometimiento, humillación, dominio, miedo, esclavitud”

-Juan Antonio Cobo Plana-

¿Quieres responder o reaccionar ante esta situación de maltrato? ¿Quieres ponerle fin, pero tienes miedo? No te sometas, no aceptes lo que no quieres, hoy es el día de evitar el maltrato.

1. Responde correctamente

jaula

 

Una respuesta adecuada puede evitar que esa persona nos siga maltratando, pero ¿cómo podemos hacer esto? No siempre tenemos el valor necesario, pero es preciso que saques fuerzas de donde seas y sepas responder.

A veces, permitimos que nos maltraten (de la forma que sea) porque nuestra actuación no es la más correcta. Responde correctamente con estas dos maneras. La primera de ellas es responder con frases de cierre. Frases cortas, concisas y breves que van acompañadas de una firmeza y seguridad palpables, por ejemplo:

  • Lo siento, a las cinco tengo que irme.
  • Hoy no puedo, lo siento mucho.
  • Tengo otras prioridades en este momento.
  • Lo que dices es muy interesante, reflexionaré sobre el tema.
  • Me gustaría pensarlo.

Algunas pueden resultar algo bordes, pero si queremos evitar que nos maltraten de alguna u otra forma tendremos muchas veces que cambiar nuestra posición amable por una más firme.

La segunda de estas formas de responder es responder como un disco rayado. A fuerza de repetir lo mismo continuamente haremos al otro consciente de nuestra posición, así como nos reafirmaremos en lo que realmente no queremos permitir.

2. Protege tu sentido del humor

Nadie tiene derecho a borrarte la sonrisa. Aún en las situaciones más duras, levántate con una sonrisa. Esto te ayudará a no darle importancia a lo que te puedan decir. La clave está en conocerse a sí mismo. Saber en qué eres bueno y en qué no, cuáles son tus puntos fuertes y cuáles tus debilidades, sabes de qué careces pero también qué posees.

Si estás seguro de ti mismo, nadie podrá rebajarte. Cualquier palabra o comentario despectivo que te puedan decir pasará como si nada. Tú sabes lo que eres, ¡nadie debe definirte! Sonríe ante las tonterías que te puedan decir con el afán de humillarte y rebajarte. Tú sabes la verdad. Ellos también, pero intentan herirte igual.

“La mejor forma de vencer las dificultades es atacándolas con una magnífica sonrisa”

-Robert Baden-Powell-

3. Di lo que sientes

chica en la playa abriendo puerta

¿Por qué te quedas callado cuando tienes tantas ganas de decir eso que sientes? ¿Por qué tienes miedo? El miedo al ridículo, a que nos puedan rebatir aún peor hacen que no digamos lo que pensamos. Probablemente, incluso sientas miedo de que te puedan herir más o dudes de que estés en lo cierto. Aprende a decir lo que sientes, aprende a expresarte. Esto te hará más fuerte y evitará que te hagan daño.

Si te está gustando el tono de voz que están utilizando contigo ¡dilo! Si no te gusta cómo están actuando ¡solo dilo! ¿Qué hay de malo en ello? Aprende a expresarte. Si los demás tienen la osadía de atacarte, ten tú el valor para defenderte.

4. Pregunta, ¡no afirmes!

Cuando alguien que maltrata nos dice algo, solemos quedarnos callados. De esta manera, estamos afirmando lo que está diciendo, aunque nosotros no estemos conformes con ellos. El silencio en estos casos actúa en nuestra contra.

Por eso, hoy debes aprender a cuestionar lo que te digan, permitiéndole a la persona maltratadora que amplíe sus argumentos. Pero, ¿sabes una cosa? No podrá hacerlo. La persona que maltrata te responderá con un “porque sí”, pero tú debes forzar la situación a que argumente porque ¡no tiene sentido!

De esta forma, no te humillas, no te dejas vencer y te sitúas al mismo nivel que esa persona permitiéndole que explique algo que no puede explicar. Aquí es donde tú sabrás que no tiene razón y que, por lo tanto, no podrá dañarte.

5. Desarma a tu maltratador

joven con lobo

¿Quieres saber cómo puedes desarmar a la persona que te maltrata? Es sencillo, tan solo tienes que saber cómo hacer que se bloquee y no sepa cómo responder. Una de estas cosas la hemos visto en el punto anterior, pero hay muchas más:

  • Invítalo a la reflexión para mostrarle que no tiene razón.
  • Utiliza monosílabos que impidan que entres en su juego.
  • Habla en tono bajo y despacio, si ya el otro está gritando no hagas tú lo mismo, ¡muéstrate tranquilo!
  • ¡Abúrrelo! de la manera que sea, respondiéndole como si fueses una cotorra.
  • Respóndele con un “¿y?”.

¿Qué pasa cuando actuamos así? Que nos dejan en paz. Si cuando nos dicen, “¡esos colores no combinan, vas fatal!” y respondes con un “¿y?” la persona maltratadora chocará contra un muro. Piensa que se alimenta de tu indefensión, tu sumisión.

¡Sé libre del maltrato! No importa lo que te digan o cómo lo digan. No importa cómo te definan. Tú sabes quién eres y debes defenderte.

El maltratador es una persona insegura que se cree sentir segura humillando a los demás. No lo permitas. En ti reside la opción de que te maltraten o no, ya sea en una relación amorosa, en la escuela o en el trabajo.

 

Imágenes cortesía de Angela Carte, Gustav Klimt