¿Cómo se clasifican las drogas?

Cada droga es un mundo, con efectos totalmente diferentes entre sí. En este artículo hablamos de 4 de sus posibles clasificaciones, atendiendo a diferentes criterios, como los efectos o el grado de peligrosidad que se les atribuye.
¿Cómo se clasifican las drogas?
Laura Ruiz Mitjana

Escrito y verificado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana el 16 Mayo, 2021.

Última actualización: 16 Mayo, 2021

Las drogas son sustancias que crean alteraciones en las conexiones celulares del sistema nervioso central, y que por ende afectan a la conducta, produciendo además alteraciones diversas a nivel perceptivo. Pero, ¿cómo se clasifican las drogas?

En primer lugar, destacar que no todas las drogas tienen los mismos efectos o la misma naturaleza ni son igual de peligrosas. ¿En función de qué criterios las clasificamos? ¿Qué tipo de drogas encontramos? Vamos a hablar de todo ello.

¿Qué son las drogas?

Las drogas, como decíamos, son sustancias potencialmente adictivas -susceptibles de generar dependencia- que modifican el funcionamiento del sistema nervioso. Por otro lado, suele aumentar la tolerancia del consumidor, que necesita una mayor cantidad para conseguir el mismo efecto -simulación de recompensa en el sistema nervioso-. Así, lo que late en el fondo es un problema de salud pública.

En este artículo queremos referenciar una de las clasificaciones más aceptadas, repasando por el camino las principales características de cada grupo. Además, para hacer más clara la exposición, pondremos ejemplos concretos.

Hombre con problemas de drogas

¿Cómo se clasifican las drogas?

¿Cómo se clasifican las drogas? Podemos clasificarlas en función de diferentes criterios. Uno de ellos es el efecto que originan en el organismo; en este sentido, distinguimos tres tipos de drogas: las alucinógenas, las depresoras y las estimulantes.

Esta clasificación es la que impera en la Organización Mundial de la Salud (OMS). Vamos a ver en qué consiste cada uno de los diferentes tipos de drogas:

Drogas alucinógenas

Se trata de compuestos químicos que afectan a las conexiones cerebrales, que hacen que percibamos la realidad de forma alterada. Le deben su nombre al hecho de que pueden crear alucinaciones o experiencias perceptivas anómalas.

Ejemplos de las mismas son: el LSD, la mescalina, el éxtasis (MDMA),… Este tipo de drogas también se denominan drogas perturbadoras. ¿Por qué? Porque son capaces de modificar la actividad psíquica, produciendo, además de alteraciones en la percepción, alteraciones en el estado de ánimo y en los procesos de pensamiento.

Tipos de drogas alucinógenas/perturbadoras

Como ejemplos de drogas perturbadoras encontramos: el LSD, el MDMA, los alucinógenos, el cannabis o la ketamina.

Drogas depresoras

Las drogas depresoras son las que deprimen el sistema nervioso (como por ejemplo, el alcohol). Su ingesta implica una suspensión o una disminución de las respuestas cerebrales, y hacen que los estímulos nerviosos se ralenticen.

Son drogas que “tranquilizan” al cuerpo. En este sentido, dejan al organismo en un estado de sopor y de total inactividad.

Grupos de drogas depresoras y ejemplos

En este grupo encontramos los sedantes o hipnóticos, los opiáceos y los neurolépticos. Como ejemplos concretos encontramos el cannabis, el alcohol, la heroína o las benzodiacepinas.

Drogas estimulantes

Finalmente, las drogas estimulantes (como por ejemplo, las anfetaminas) producen un aumento en los niveles de alteración, es decir, excitación nerviosa y motora. Al ingerirse, la persona entra en un estado de euforia y descontrol, que se manifiesta en sus reacciones y acciones.

Tipos de drogas estimulantes

Las drogas estimulantes, eso es, las que estimulan el sistema nervioso central, incluyen: las anfetaminas, la cocaína, la cafeína, la nicotina, la teobromina y la teofilina.

Según su origen/naturaleza

Las drogas también se pueden clasificar según su origen o naturaleza. Así, encontramos las drogas naturales, las sintéticas y las industriales.

Drogas naturales

Las drogas naturales son aquellas que no han pasado por ningún proceso de intervención química. Así, se obtienen a partir de la propia naturaleza.

Drogas sintéticas

Por su parte, las drogas sintéticas se obtienen a partir de diferentes procesos químicos, que son necesarios para depurar su composición y su grado de pureza. Así, después de estos procesos ya pueden comercializarse y distribuirse.

Drogas industriales

Finalmente, las drogas industriales se forman a través de residuos industriales; su alta composición química, al ser inhalada, genera efectos alucinógenos en las personas. Un ejemplo de estas drogas es el pegamento industrial.

Según la legalidad

También podemos clasificar las drogas en función de su legalidad (es decir, según la legislación de cada país). Según este criterio encontramos tres tipos de drogas:

Drogas legales

Las drogas legales son las sustancias psicoactivas que están permitidas. Esto significa que su uso no está penalizado por la ley. Sin embargo, en cada país la legalidad de las drogas varía; además, una droga puede ser legal consumirla pero no venderla, por ejemplo.

La legalidad de las drogas no corresponde con su peligrosidad; esto quiere decir que hay drogas legales cuyo abuso es altamente peligroso y perjudicial para la salud. Dentro de este grupo de drogas encontramos:

  • Alcohol.
  • Nicotina.
  • Cafeína.
  • Teobrimina y teofilina.
  • Fármacos.
  • Etc.
Mujer con problemas de alcohol

Drogas ilegales

En el caso de las drogas ilegales, hablamos de aquellas sustancias psicoactivas, las cuales no está permitido su uso por la ley del país. Puede ocurrir que su consumo propio esté permitido en ciertas circunstancias, pero que su venta esté penalizada.

Las drogas ilegales más consumidas son:

  • Marihuana
  • Hachís
  • Cocaína
  • MDMA
  • Feniciclidina o PCP
  • Heroína
  • Popper
  • Setas alucinógenas
  • Etc.

Reflexión final

Como vemos, existen diferentes formas de clasificar las drogas. De hecho, encontramos aún más clasificaciones; por ejemplo, la clasificación “popular”, a través de la cual se clasifican las drogas como blandas o duras. Las drogas blandas son aquellas más aceptadas socialmente (que se perciben como menos perjudiciales). En cambio, las drogas blandas se perciben con un impacto social y sanitario mayor, ya que su consumo es más peligroso a corto plazo.

Como ejemplo de drogas blandas encontramos el tabaco, el alcohol o la marihuana, y como drogas duras, encontramos la heroína, la morfina o las anfetaminas, entre otras.

Te podría interesar...
Las drogas y la mente
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
Las drogas y la mente

Existen personas a favor y en contra de las drogas, pero los efectos sobre nuestro organismo son indiscutibles. Las drogas afectan a nuestro cuerpo y mente

 



  • American Psychiatric Association (2014). DSM-5. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Madrid: Interamericana.
  • Kramer, J. F. y Cameron, D. C. (1975). Manual sobre dependencias de las drogas. Ginebra: OMS.
  • Méndez Díaz, M., Ruiz Contreras, A. E., Gómez, B. P., Romano, A., Caynas, S., & Prospéro García, O. (2010). El cerebro y las drogas, sus mecanismos neurobiológicos. Salud mental33(5): 451-456.
  • Observatorio Español sobre la Droga y las Toxicomanías [OEDT] (2014). Informe 2013. Alcohol, tabaco y drogas ilegales en España. Madrid. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas.