Lorazepam: para qué sirve, dosis y efectos secundarios

El lorazepam es un medicamento muy usado para el tratamiento de ciertos cuadros clínicos. En este artículo analizaremos para qué sirve, cuáles son las dosis recomendadas y los efectos secundarios más frecuentes.
Lorazepam: para qué sirve, dosis y efectos secundarios
José Padilla

Escrito y verificado por el psicólogo José Padilla.

Última actualización: 23 diciembre, 2021

El lorazepam es una benzodiazepina que se emplea como sedante y ansiolítico en el entorno clínico debido a su inicio de acción rápida (1 a 3 minutos, vía intravenosa). Este medicamento se considera de alta potencia y muestra características de acción corta (Griffin, 2013).

Su mecanismo de acción se centra sobre los receptores de las benzodiazepinas en las neuronas postsinápticas, específicamente en las del ácido gamma amino butírico (GABA), en varios sitios del sistema nervioso central (SNC).

El lorazepam mejora los efectos inhibidores del GABA, que aumenta la conductividad de los iones de cloruro en las células (Ghiasi, Bhansali y Marwaha, 2020).

El GABA es uno de los principales neurotransmisores de acción inhibitoria, es decir, reduce la actividad de las células del sistema nervioso central: las neuronas. Se encuentra en altos niveles en la corteza y el sistema límbico. Cuando su acción inhibidora se produce a nivel límbico, en específico sobre la amígdala, ayuda en los trastornos de ansiedad, mientras que cuando su actividad inhibidora se da sobre la corteza, ayuda en los trastornos convulsivos.

Bote de lorazepam

¿Para qué sirve el lorazepam?

Este medicamento sirve para diversas problemáticas entre las que podemos encontrar las siguientes (Ghiasi, Bhansali y Marwaha, 2020):

  • Trastornos de ansiedad: la dosis inicial es de 2 mg a 3 mg por vía oral y se puede repetir la dosis 2 a 3 veces al día. La dosis máxima es de 10 mg por día.
  • Insomnio por ansiedad o estrés: en pacientes menores de 65 años se recomienda una dosis de 0,5 a 2 mg al acostarse. En pacientes mayores de 65 años la dosis sugerida es de 0,5 a 1 mg al acostarse.
  • Catatonia psicógena: para esta problemática la dosis es de 1 mg a 2 mg por vía intramuscular. Se puede repetir la dosis en 3 horas y luego nuevamente en otras 3 horas si la dosis inicial y posteriores son ineficaces.
  • Agitación en el paciente de la unidad de cuidados intensivos (UCI):la dosis intravenosa para la agitación es de 0,02 a 0,04 mg / kg (dosis única máxima de 2 mg). Para mantenerla se recomienda una dosis de 0.02 a 0.06 mg / kg cada 2 a 6 horas según sea necesario.
  • Estado epiléptico: por intravenosa la dosis es de 0,1 mg / kg (dosis máxima 4 mg), a una velocidad máxima de 2 mg por minuto. Se puede repetir entre 5 a 10 minutos.
  • Delirio por abstinencia de alcohol: por intravenosa se recomienda una dosis de 1 a 4 mg cada 5 a 15 minutos hasta que el paciente esté tranquilo. Puede repetirse cada hora según sea necesario. Para una dosis intramuscular se sugiere una dosis de 1 a 4 mg cada 30 a 60 minutos hasta que la persona se tranquilice.

Dosis del lorazepam

Como hemos examinado, las dosis del lorazepam varían de acuerdo con la problemática para la que se utilice. Por lo general, el inicio de acción de estas dosis es de 1 a 3 minutos si se administra por vía intravenosa y de 15 a 30 minutos si se administra por vía intramuscular.

A continuación, revisaremos las dosis recomendables para la ansiedad según la edad y la dosificación oral.

Para la forma de dosificación en solución oral

  • A partir de los 12 años de edad: de 2 a 6 miligramos (mg) en dosis divididas por día. El médico es quien debe ajustar la dosis de acuerdo con el caso.
  • Adultos mayores: al principio, 1 a 2 mg en dosis divididas por día. Su médico puede ajustar su dosis según sea necesario.
  • Niños menores de 12 años: su médico debe determinar el uso y la dosis.

Para la forma de dosificación oral en tabletas

  • A partir de los 12 años de edad: al principio, de 2 a 3 miligramos (mg) en dosis divididas por día.
  • Adultos mayores: al principio, 1 a 2 mg en dosis divididas por día.
  • Niños menores de 12 años: el médico debe determinar el uso y la dosis. 

Efectos secundarios

Los efectos secundarios del lorazepam cuando se presentan es normalmente al principio del tratamiento. Entre estos podemos encontrar los siguientes:

Muy frecuentes

  • Sedación.
  • Somnolencia.
  • Sensación de ahogo.

Frecuentes

  • Astenia.
  • Debilidad muscular.
  • Ataxia.
  • Confusión.
  • Depresión.
  • Mareos.
  • Fatiga.
  • Amnesia.
  • Confusión.
  • Desinhibición.
  • Irritabilidad.
  • Cambios en la libido.
Mujer con dolor de cabeza

Efectos graves

  • Depresión respiratoria.
  • Insuficiencia respiratoria.
  • Convulsiones.
  • Dependencia y abuso.
  • Taquicardia.
  • Hipotensión.
  • Ictericia.
  • Déficit cognitivo.
  • Cambios de comportamientos.

El lorazepam es un medicamento que solo puede ser recetado por un profesional habilitado para ello. No te automediques, y menos con un fármaco que puede tener efectos secundarios tan potentes.

Si lo estás tomando, mantente en la dosis pautada, a menos que sea tu médico el que te lo indique. Es muy importante que lleves un control médico sobre tu progreso o el de tu hijo en visitas regulares para ver si este fármaco está funcionando y realizar cambios en la dosis.

Te podría interesar...
Psicofármacos: ¿qué son y cómo actúan?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Psicofármacos: ¿qué son y cómo actúan?

Los psicofármacos son, sin duda, una herramienta importante que ha ayudado a mejorar sustancialmente el pronóstico de muchas enfermedades mentales.