Los hábitos que conducen a la felicidad

Yamila Papa · 11 julio, 2014

Ser feliz es una cuestión de actitud, más que de poseer o conseguir cosas. Además, cada uno de nosotros puede encontrar la felicidad en un contexto diferente, porque es algo muy personal. Pero cultivar nuestra actitud, siempre nos traerá cosas positivas.

Una encuesta realizada por un grupo de psicólogos de la Universidad de Hertfordshire (de la cuál participaron cinco mil personas), revela cuáles son los hábitos cotidianos que nos hacen más felices. De esta manera, se pudo confeccionar el “top ten” de hábitos que nos hacen estar feliz.

1 – Dar

Dar sin esperar nada a cambio, es decir, de manera desinteresada nos aporta felicidad. Esto significa que debes hacer cosas por el simple hecho de ayudar, para que otro sea feliz o para “robarles” una sonrisa.

Desde un plato de comida a una persona de la calle, a cruzar a una anciana, pasando por jugar con tus hijos si no lo haces muy a menudo o una llamada telefónica a tus padres.

2 – Relacionarse con los demás

Algo que se está perdiendo en los últimos tiempos debido a las redes sociales, el móvil y la tecnología. Es cierto que también permite acortar distancias, pero cada vez es menos frecuente juntarse con un amigo en un bar o restaurante.
Osos de peluches abrazados encima de una maleta

Relacionarse “face to face” con un ser querido te conecta con el otro, con sus opiniones, sus sentimientos, sus ideas, sus creencias. Te permite conoceros y pasar buenos ratos juntos.

3 – Hacer ejercicio físico

Es cierto que no a todo el mundo le gusta ir al gimnasio por obligación. Sin embargo, es porque aún no han hallado la disciplina que les apasiona o ven esa hora como una tarea más entre las “odiadas” de la rutina.

Practicar deporte no sólo mejora la figura, reduce kilos y aumenta la salud cardíaca o respiratoria, sino que también influye positivamente en nuestro estado de ánimo y calidad de vida en general.

4 – Apreciar los detalles

Cada vez menos personas disfrutan de la salida o la puesta del sol, de una flor, de la sonrisa de un niño, etc. Apreciar los pequeños regalos que nos ofrece la vida es perdernos una gran parte de la existencia.

Mujer haciendo deporte

Deténte a mirar los cambios en las plantas o árboles cuando llega el otoño, encuentra placer en lo más pequeño como ser una comida casera, una caminata por el parque, una película, un libro, el perfume de una rosa, etc.

5 – Explorar

No quiere decir vestirnos de “Indiana Jones” e ir a buscar el arca perdida, tampoco anotarse en una expedición al Amazonas. Simplemente se trata de aprender cosas nuevas a diario, lo que implique un desafío y un cambio.

Esta modificación en nuestra actitud nos hará mucho más felices, mantendrá nuestro cerebro en forma (si, la mente es un músculo que necesita ejercitar) y prevendrá la aparición de enfermedades neurodegenerativas como es el caso del mal de Alzheimer.

6 – Tener objetivos

Se ha comprobado que las personas que tienen sueños y proyectos son las más felices. Aquellos que no tienen metas no se sienten motivados por nada en la vida, por lo cuál es más probable que se sientan deprimidos o que su existencia no tiene sentido. Saber hacia donde vamos, qué caminos debemos transitar y hasta los obstáculos a superar nos brinda felicidad.

7 – Ser resiliente

Esto quiere decir, tener la capacidad de sobreponerse con las dificultades que van apareciendo en diferentes etapas de la vida. Ser capaces de ver lo bueno en lo malo (el medio vaso lleno), que los errores son una enseñanza para el futuro, que aquello que hoy no hace estar tristes, mañana nos fortalecerá, o que la culpa no sirve para nada, sin duda nos permite ser personas mucho más felices y satisfechas, así como también agradecidas.

8 – Disfrutar de las emociones

¿Cuántas veces nos hemos “guardado” sentimientos que luego no se expresan o cuando lo hacemos es demasiado tarde? No hay que sumirse en las emociones negativas y olvidarse de las positivas, sino todo lo contrario.

Mujer-feliz-disfrutando-del-aire-libre

Las personas más felices son aquellas que siempre se concentran en lo bueno (como se dijo antes, el medio vaso lleno), las que dan gracias por otro día más de vida y disfrutan de sus emociones, no tienen miedo de expresar lo que sienten.

9 – Aceptar los cambios

Afortunadamente, nuestro paso por la tierra está repleto de modificaciones de todo tipo desde que nacemos. No es bueno mirar continuamente el pasado, sino que es preciso mirar hacia adelante y sentirte bien y en paz con nuestras decisiones del ayer. Los cambios son aprendizajes también, no lo olvides.

10 – Entregarse

Uno de los secretos para ser feliz consiste en formar parte de algo superior a nosotros mismos, es decir, tener una visión similar a la del resto de las personas que nos rodean. Esta meta se puede encontrar en diferentes sitios o grupos, como ser la religión, la carrera, la familia, el trabajo o un hobby.