Cómo ser más amable

La amabilidad es una actitud que nos abre muchas puertas y nos garantiza bienestar. En este artículo, te enseñamos algunos consejos que te ayudarán a ser más amable con las personas de tu entorno.
Cómo ser más amable
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González.

Última actualización: 13 junio, 2022

La amabilidad es una actitud personal positiva hacia el resto de los seres que nos rodean: personas, animales, naturaleza… Esta forma de relacionarnos con nuestro entorno es sumamente beneficiosa, pues fortalece las relaciones interpersonales, nos abre caminos y nos proporciona bienestar.

Además, con esta actitud contribuimos a hacer un mundo mejor. Dicho esto, es importante trabajar en ser más amables con los demás. Por esa razón, a continuación mostramos algunos consejos que te ayudarán a ser más amable con las personas de tu entorno, bien sean conocidas o no.

8 claves para ser más amables

Para ser más amable con las personas que te rodean, te recomendamos:

1. Llama a la gente por su nombre

Si sabes cómo se llama la persona, dirígete a ella por su nombre. Esto fortalece la relación y personaliza el trato. Evita expresiones como “chica”, “oye, tú”, “guapa” y “flaca”. A menos que te encuentres en contextos en los que su uso esté aceptado por el grupo y tenga una connotación cariñosa.

El uso de sobrenombres puede ser humillante para algunas personas, a pesar de que tu intención sea ser amable. De esta forma, es mejor optar por llamar a los demás por su nombre.

Mujeres hablando
Ser amable es mostrarse tolerante, considerado y empático con uno mismo y con los demás.

2. Sé agradecido

Las personas con las que compartimos suelen hacer cosas por nosotros y, muchas veces, las pasamos desapercibidas. Por ejemplo, el hecho de que alguien tome tiempo para escucharnos, representa un gesto muy valioso que debemos reconocer.

La gratitud es muy importante cuando alguien nos ofrece un servicio. Agradecer en este contexto, por la atención y el tiempo dedicado, te hará lucir más amable.

3. Sonríe

De nada sirven las palabras si no están acompañadas de un lenguaje corporal que demuestre calidez y apertura. La mirada, la sonrisa y las expresiones faciales transmiten muchos significados. Por lo tanto, si quieres parecer más amable, un gesto que no debe faltar es la sonrisa. Este gesto le trasmite al mundo simpatía, e incita a que los demás también sonrían.

Dicho esto, recuerda sonreír cuando te encuentres con alguien en la calle, al comprar algo en la tienda, cuando entres al trabajo en las mañanas, o en cualquier momento en el que hagas contacto visual con otra persona.

4. Sé un buen oyente

Para ser más amable hay que dejar que los demás se expresen. Es vital tener paciencia, escuchar atentamente y esperar a que los otros terminen de transmitir sus mensajes.

Muchas personas extrovertidas y elocuentes suelen apropiarse de las conversaciones y no dejan que sus interlocutores intervengan. Esto suele ser incómodo y descortés.

Asimismo, ser más amable implica interesarse por la vida de los demás. Solemos sentirnos agradecidos cuando alguien nos pregunta por nuestros planes, por cómo les va a nuestros hijos o si seguimos conservando el mismo empleo. Esto nos demuestra que los demás se preocupan por nuestro bienestar y nuestros problemas.

5. Educación ante todo

No hay nada más descortés que la mala educación. Expresiones como “por favor”, “gracias” “serías tan amable de…”, “te importaría…” son muestras de consideración, respeto y amabilidad hacia la otra persona. Así que no te las reserves, nunca están de más.

6. Practica la empatía

Ser empático implica ponerse en el lugar de los demás. La empatía no es una cualidad con la que nacemos, sino es algo que se trabaja. De esta forma, si quieres ser más amable, trata de salirte de tu propia cabeza y pregúntate cómo se podría estar sintiendo la otra persona. Si te cuesta descifrarlo, puedes preguntarle e intentar ponerte en sus zapatos. Asimismo, evita juzgar y ofrécete como un apoyo.

7. Ofrece tu ayuda

Si ves a alguien haciendo malabares para terminar una actividad o en una situación problemática, ofrécele tu ayuda. No esperes a que te la pida, en su lugar, aprende a detectar los momentos en los que los demás necesitan una mano.

Mucha gente se coarta de pedir apoyo porque no quiere ser una molestia, o porque cree que puede sola. Pero, nunca está de más un auxilio, especialmente en aquellas situaciones avasallantes.

Hombre intentando ayudar a una mujer
Ser amable también es ayudar a las personas que lo necesitan.

8. Practica meditación de bondad amorosa

La meditación de bondad amorosa es una técnica específica cuyo fin es incrementar los sentimientos de bondad, compasión y empatía hacia los demás. Se ha demostrado que aquellas personas que la practican regularmente elevan su capacidad de perdón, conexión social y autoaceptación.

Practicar este tipo de meditación es un plus para fortalecer, desde adentro, nuestras actitudes prosociales. Además, es una práctica que otorga otros beneficios a nuestro bienestar físico y emocional.

Para concluir, recuerda que lo mejor de comportarte de forma amable y bondadosa es que nunca fallas. Es una actitud que siempre trae beneficios. Así que no dudes de practicarla siempre que tengas la oportunidad.

Te podría interesar...
La amabilidad es un lenguaje que todo el mundo entiende
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
La amabilidad es un lenguaje que todo el mundo entiende

La amabilidad es una gran virtud, que no tiene nada que ver con la zalamería, ni con la falsa cortesía, ni con los protocolos impuestos.



  • Leiberg, S., Klimecki, O., & Singer, T. (2011). Short-term compassion training increases prosocial behavior in a newly developed prosocial game. PloS one6(3), e17798. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0017798
  • Sansone, R. A., & Sansone, L. A. (2010). Gratitude and well being: the benefits of appreciation. Psychiatry (Edgmont (Pa. : Township))7(11), 18–22.