Las mejores terapias para tratar los traumas

A la hora de tratar experiencias traumáticas es conveniente optar por las terapias especializadas en este campo. Hay diferentes tipologías que cuentan con buena evidencia científica y que sirven de ayuda. Descúbrelas en este artículo.
Las mejores terapias para tratar los traumas
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 03 mayo, 2023

Las mejores terapias para tratar los traumas se suelen dividir en dos áreas: las que se centran en el propio hecho adverso y aquellas que abordan los síntomas. Este tipo de intervenciones psicológicas son cada vez más frecuentes; se debe a que muchas personas necesitan sanar heridas producidas por una experiencia de estas características.

Paul Conti, uno de los psiquiatras más reconocidos en esta área, señala en su libro Trauma: The Invisible Epidemic (2022) que casi el 70 % de la población ha pasado o pasará por un hecho traumático en algún instante.

Según la organización sin fines de lucro Mental Health America, los eventos traumáticos son la principal causa de discapacidad a largo plazo en todo el mundo. Y los trastornos de ansiedad y depresión relacionados con el trauma están entre las condiciones más comunes que buscan tratamiento. Disponer de recursos válidos y eficaces es fundamental.

«Lo que no entendemos es que las personas cambian fundamentalmente por el trauma. Han cambiado biológicamente. Cambian en términos de expresión génica, hormonas, sustancias químicas y neurotransmisión, y eso continúa para siempre».

-Paul Conti-

Las 5 mejores terapias para tratar los traumas

Hombre triste pensando en las mejores terapias para tratar los traumas
Las terapias orientadas en especial al tratamiento de los traumas son las más eficaces para devolvernos el control de nuestras vidas.

Un trauma psicológico no impacta solo en el cerebro. No altera solo el modo de pensar, sentir, recordar o procesar la realidad. Estos eventos dolorosos también se adhieren al cuerpo. Es más, trabajos de investigación como los realizados en la Universidad de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, destacan que los traumas afectan a toda nuestra biología de manera duradera.

Cuanto antes inicie el abordaje terapéutico, mayor será la evolución. Sin embargo, el problema reside en que buena parte de las personas que comienzan terapia llevan años -incluso décadas- lidiando con la herida invisible de un trauma.

Encontrar el camino de la recuperación y la sanación puede ser largo y difícil, pero hay herramientas para conseguirlo. Conoce, a continuación, las mejores terapias para tratar los traumas.



1. Terapia de Procesamiento Cognitivo (TPC)

La terapia de procesamiento cognitivo (TPC) es un tratamiento con evidencia científica que favorece la reformulación de sus esquemas mentales asociados al trauma.

  • El objetivo de este modelo es que la persona integre la experiencia vivida con una menor carga de sufrimiento y desarrolle, además, una visión más saludable de sí mismo y del mundo. (Resick et al., 2008b; Williams et al., 2011).
  • Permite a la persona desafiar y cambiar esas creencias disfuncionales que la mantienen atada al hecho traumático.

Este modelo desarrollado por la doctora Patricia Resick en los años 90, trabaja en las cogniciones dolorosas que se originan en estos contextos. Así, estudios como los realizados en la Universidad de Missouri-St Luis se refieren a su utilidad a la hora de tratar a mujeres víctimas de agresiones sexuales.

2. La terapia EMDR (movimientos oculares)

La terapia EMDR es una de las más eficaces frente a los traumas. Fue desarrollada en los años 80 por Francine Shapiro, una neuróloga y psicoterapeuta cognitivo-comportamental que buscaba un plan de intervención con mejores resultados para los veteranos de guerra.

  • Se basa en la técnica del movimiento ocular o estimulación bilateral.
  • Este tipo de estimulación cerebral favorece que la persona procese lo ocurrido hasta mitigar el dolor emocional.
  • Durante ese proceso se evocan emociones, recuerdos e imágenes que paciente y psicólogo trabajan, para integrar la vivencia dolorosa.
  • El modelo EMDR parte del supuesto de que los movimientos oculares rítmicos permiten procesar los recuerdos traumáticos de forma menos perturbadora.

Frontiers in Pychology (2017) agrega que la terapia EMDR también es beneficiosa en síntomas psicóticos o afectivos y en el dolor crónico. La idea general que se recoge en la investigación sobre el tema, es que la EMDR puede especialmente efectiva en personas que experimentaron traumas complejos y repetitivos a lo largo del tiempo, como el abuso emocional o sexual en la infancia.

3. La terapia de alivio del trauma de Robert Cicione

Otra terapia recomendable para tratar los traumas es la creada por el doctor Robert Cicicone; se centra más en los síntomas que en el origen de la experiencia adversa. El objetivo de la terapia del alivio del trauma es reducir todo el cuadro clínico asociado a los efectos del estrés postraumático.

  • Es una terapia no verbal, de movimientos corporales y técnicas artísticas.
  • Se orienta al paciente para que trace unos dibujos que actuarán como recursos catárticos.
  • El terapeuta guía a la persona para que lleve a cabo una serie de movimientos para descargar la angustia y el estrés.
  • No se trata de un recurso terapéutico dirigido a la depresión ni el origen de la vivencia adversa. Busca reducir el dolor emocional, la reactividad del cuerpo, el estrés y la angustia, por ejemplo.

Muchas personas dejan pasar el tiempo antes de solicitar ayuda por muchos de esos traumas vividos en la infancia o adolescencia. No hacerlo condicionaría por completo su existencia. La terapia psicológica es la mejor herramienta para recuperar el control de la vida.

4. Terapia cognitivo conductual centrada en el trauma (TF-CBT)

La terapia cognitiva conductual centrada en el trauma (TF-CBT) es un modelo muy útil para abordar los hechos dolorosos de la infancia y adolescencia. Los traumas asociados a abusos y/o maltratos vividos en esta época son los más frecuentes y, este enfoque, resulta conveniente.

  • Permite al paciente conocer cómo funciona el trauma psicológico y sus propias reacciones ante dicha experiencia.
  • Ayuda a la persona a dar forma a un enfoque mental más saludable en el que reducir esas visiones angustiosas y distorsionadas.
  • Se utilizan técnicas como la reestructuración cognitiva, la regulación emocional y la exposición a estímulos aversivos, si es el caso.


5. Las terapias somáticas

Entre las terapias para tratar los traumas más interesantes y útiles están las somáticas. El enfoque Somatic Experiencing (SE), del doctor Peter Levine, es toda una referencia en este ámbito. Según él, toda vivencia dolorosa que no se procesa de manera adecuada produce una disfunción en el sistema nervioso.

Esto se traduce en la aparición de síntomas como estar siempre en alerta, procesar todo como una amenaza, sufrir insomnio, problemas de concentración, desregulación emocional, entre otros.

  • Las terapias somáticas contribuyen a reducir los síntomas relacionados con el trauma psicológico.
  • Poco a poco, se le ayuda para que regule las emociones asociadas a los recuerdos, minimizando así el sufrimiento general.
  • El enfoque somático guía a la persona, para que tome conciencia de esas sensaciones físicas asociadas al hecho traumático.
  • Parten de la idea de que mente y cuerpo están vinculados y, por tanto, los recuerdos encapsulados siempre dejan su impronta en la esfera corporal.

Muchas personas con traumas sufren dolores crónicos. En estos casos, las terapias somáticas resultan muy útiles.

Hombre mayor recibiendo una de las mejores terapias para tratar los traumas
Los traumas deben confrontarse, de no abordar esas heridas internas el impacto físico y mental es enorme.

Encuentra la terapia para el trauma que mejor se adapte a tu caso

Como ves, hay diversas opciones terapéuticas para tratar los traumas. Las centradas en los síntomas (como las somáticas y la del alivio del trauma) no serán útiles en caso de que evidencies otras comorbilidades. Con frecuencia, el trauma suele generar un trastorno del estado de ánimo; en este escenario resulta conveniente la cognitivo-conductual.

Sea como sea, consulta a profesionales especializados para disponer siempre de un buen diagnóstico. Lo más importante es no dejar de lado ese dolor, tampoco reprimirlo, ni desplazarlo como si no hubiera sucedido. Los traumas son como manchas de tinta que todo lo emborronan: la vida social, laboral y hasta la propia salud.

Hay herramientas efectivas para cerrar esas heridas, recuperar el control de la vida y hasta la ilusión por el futuro. Lo sucedido en el pasado puede sanarse gracias a las terapias aquí descritas. No dudes en solicitar ayuda.

Te podría interesar...
¿El «coaching» funciona como terapia?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
¿El «coaching» funciona como terapia?

¿El «coaching» funciona como terapia? Más allá de la controversia entre ambos ámbitos, hay factores científicos que responden esta cuestión.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Cicione, R.M., Fontaine, L.A., y Williams, C.N. (2002). Trauma Relief Unlimited: un estudio de resultados de un nuevo método de tratamiento. Trauma y Pérdida: Investigación e Intervenciones, 2(2), 25-33. https://traumareliefunlimited.com/Trauma%20relief%20unlimited%20research%20paper%20whole.pdf
  • Dalvie, S., & Daskalakis, N. P. (2021). The Biological Effects of Trauma. Complex psychiatry7(1-2), 16–18. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC8443929/
  • Resick, P. A., Nishith, P., Weaver, T. L., Astin, M. C., & Feuer, C. A. (2002). A comparison of cognitive-processing therapy with prolonged exposure and a waiting condition for the treatment of chronic posttraumatic stress disorder in female rape victims. Journal of consulting and clinical psychology70(4), 867–879. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/12182270/
  • Shapiro, F (1989). Efficacy of the eye movement desensitization procedure in the treatment of traumatic memories. Journal of Traumatic Stress, 2(2), 199–223. https://psycnet.apa.org/record/1989-40656-001
  • Thomas, F. C., Loskot, T., Mutschler, C., Burdo, J., Lagdamen, J., Sijercic, I., Lane, J. E. M., Liebman, R. E., Finley, E. P., Monson, C. M., & Wiltsey-Stirman, S. (2023). Initiating Cognitive Processing Therapy (CPT) in Community Settings: A Qualitative Investigation of Therapist Decision-Making. Administration and policy in mental health50(1), 137–150. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC9832073/
  • Valiente-Gómez, A., Moreno-Alcázar, A., Treen, D., Cedrón, C., Colom, F., Pérez, V., & Amann, B. L. (2017). EMDR beyond PTSD: A Systematic Literature Review. Frontiers in psychology8, 1668. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5623122/

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza. Para mayor información consulta nuestra política editorial.