Fortalezas y debilidades para decir en una entrevista de trabajo

Recopilamos una serie de fortalezas y debilidades que puedes decir en una entrevista de trabajo. Al final te apuntamos algunos trucos sobre cómo usarlas y comunicarlas.
Fortalezas y debilidades para decir en una entrevista de trabajo
Gema Sánchez Cuevas

Revisado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas.

Última actualización: 01 agosto, 2022

Uno de los momentos más esperados en las entrevistas de trabajo se produce cuando se le pide al candidato exponer sus fortalezas y debilidades. Muchos se descartan por sus respuestas, de manera que toda persona debe estar preparada para afrontar esta pregunta.

La base del éxito de una entrevista se basa en la sinceridad. Da lo mismo que mientas en una habilidad o destreza si a posterior no la puedes sustentar (dominar un idioma, por ejemplo). Por lo tanto, deja a un lado esta estrategia y concéntrate en lo que sí puedes demostrar si obtienes el puesto.

Principales fortalezas en una entrevista de trabajo

De acuerdo con los investigadores, concentrarte en tus fortalezas es lo más importante en una entrevista de trabajo. Después de todo, estas pueden llegar a opacar tus debilidades, hacerte cotizable para la empresa y cubrir una necesidad latente dentro de ella.

Aunque dependen de tus habilidades personales, existen ciertas fortalezas generales que todo empleo estima. Te dejamos con algunas ideas, recordándote que debes elegir o exponer aquellas que se acoplan con tu modo de actuar, personalidad y actitud.

Personas hablando en una entrevista
El aspecto más importante en una entrevista de trabajo es la honestidad.

1. Trabajo en equipo

El trabajo en equipo es una fortaleza que cualquier empresa valora en sus empleados. La evidencia indica que es una de las habilidades más cotizadas por los empleadores, en especial en aquellos contextos en los que se requiere la participación de un grupo.

Se trata de un indicador de muchos otros aspectos que son apreciables al momento de considerar una contratación: habilidades comunicativas, alteridad, capacidad para compartir conocimientos, capacidad para ayudar a los demás, gestión de ideas y demás. Por tanto, no dejes de incluir el trabajo en equipo entre las fortalezas para decir en una entrevista de trabajo.

2. Creatividad

La creatividad se sintetiza en la capacidad de una persona para generar nuevas ideas originales. Ideas que, en el caso de una empresa, facilitan su gestión, potencian su desarrollo o la encaminan hacia el éxito. Dado el contexto cambiante de la sociedad actual, la creatividad es sin duda alguna una de las mayores fortalezas para decir en una entrevista de trabajo.

Los expertos señalan que la creatividad es un mediador para el rendimiento del trabajo en equipo. Apuntarla entre tus fortalezas te permite conectarla así con la anterior. Evitas con ello mencionar factores inconexos que no tendrán algún tipo de interés o valor por el empleador o quien realice la entrevista.

3. Especialidad o habilidad

Tener una habilidad específica, sea esta práctica o teórica, sigue siendo un bien preciado por una empresa. Aunque es verdad que actualmente se prefiere a los trabajadores con habilidades más generales o capaces de abarcar diferentes ámbitos, la especialidad puede hacer una diferencia notable en el ecosistema de una empresa.

La especialidad nace de la experiencia y de los posibles estudios que tengas al respecto. Sin embargo, es la experiencia la que tiene un mayor valor, de manera que cuanto más acumules, más atractivo resultarás para el empleador. Pero atención: evita presumir de mucha experiencia si crees que esto te hará un candidato sobrecualificado.

4. Organización

En cualquier trabajo la organización es una habilidad que todo empleador valora. Ya sea en los trabajos presenciales o a distancia, tener una actitud organizada puede jugar a tu favor. La organización se traduce en ser más eficiente, sistemático, apegado a procesos que garantizan una consecución exitosa y ser un pensador con base en sistemas.

En compañía de estas fortalezas para decir en una entrevista de trabajo, puedes mencionar también la empatía, la capacidad de autocrítica, la dedicación, la actitud positiva, flexibilidad y la puntualidad en la entrega de compromisos.

No es necesario que enumeres todas, elige solos tres o cuatro que te describan y prepáralas para cuando el entrevistador te haga la pregunta.

Principales debilidades en una entrevista de trabajo

La otra cara de la moneda la encontramos en las debilidades en una entrevista de trabajo. Todos tenemos debilidades, y muchas veces estas condicionan nuestro desempeño al desarrollar determinada labor. Conviene entonces elegir aquellas que, a pesar de ser sinceras, no te dejen en una situación comprometedora frente al empleador. Veamos algunos ejemplos.

1. Exceso de perfección

El exceso de perfección es una debilidad que a su vez mantiene rasgos de fortaleza. La puedes expresar en relación con que eres muy aplicado en los detalles. Te concentras tanto en pulir las pequeñas partes de las cosas en las que trabajas que no te conformas con algo hasta que no alcanza determinados criterios personales.

Se trata de una desventaja en la medida en que esto te puede llevar a atrasar los tiempos de entrega, discrepar con el concepto de “calidad” del grupo e incluso perder la noción general para concentrarte en lo específico. Por supuesto, deja que el entrevistador deduzca todo esto, aunque mantenlas debajo de la manga en caso de que quiera indagar sobre sus consecuencias.

2. Muy extrovertido o muy introvertido

Ser muy introvertido o muy extrovertido también se puede considerar una desventaja en determinados contextos. Ambas personalidades pueden jugar en contra al momento de trabajar en equipo, hacer sugerencias creativas a la empresa, valorar la opinión de los demás y mantener un ambiente cordial y ameno en el trabajo.

Sea como fuere, lo importante es que expliques que has mejorado en ello y que ahora estás en el camino de un mayor equilibrio y estabilidad. No ahondes mucho al respecto, pero sí déjalo claro para evitar dar la imagen de que eres alguien que no es capaz de controlar sus emociones.

3. Problemas para delegar trabajo

Muchas personas tienen problemas para delegar trabajo. Su perfeccionismo o la desconfianza sobre el desempeño de los demás puede llevarlos a querer completar todas las tareas por su cuenta. En general, quienes asumen esta postura son muy eficientes, responsables, proactivos y competentes; pero hay momentos en los que delegar responsabilidades es una necesidad.

4. Impaciencia

La impaciencia es otra de las debilidades que puedes decir en una entrevista de trabajo. Es cierto que no es la debilidad menos dañina para tu perfil, pero es una que puedes utilizar a tu favor. Por ejemplo, al decir que eres impaciente por finalizar un proyecto, ya que te conectas tanto con él que no ves el momento de que salga a la luz.

Otras de las debilidades que puedes comunicar es ser demasiado directo, desorganizado, ser un poco indeciso o tener exceso de crítica. La honestidad de tus debilidades es muy importante. El empleador valorará que eres alguien que sabe considerar el espectro de fortalezas y debilidades en una entrevista de trabajo.

Chica hablando de sus defectos en una entrevista de trabajo
Una actitud comunicativa y relajada es valorada por el equipo de selección de personal.

¿Cómo comunicar tus fortalezas y debilidades en una entrevista de trabajo?

Tan importante como preparar tus fortalezas y debilidades en una entrevista de trabajo es gestionar cómo las debes decir. Te dejamos así con algunas ideas que te servirán para orientarte:

  • Sé honesto: no importa cuáles fortalezas y debilidades elijas en una entrevista de trabajo, si estas no son honestas de poco te servirán. Sé honesto, así evitas un despido temprano cuando no cumplas con aquello que has prometido.
  • Sé breve: una entrevista de trabajo no es una telenovela, de manera que no te puedes explayar en esta respuesta. Piensa en la calidad de las respuestas, no en la cantidad. La síntesis de comunicación será una fortaleza extra que el entrevistador valorará.
  • Utiliza un ejemplo: para cada fortaleza y debilidad debes dar un ejemplo, uno que traduzca cómo te ha favorecido o jugado en tu contra en el pasado. Usa ejemplos reales para seguir la línea de la honestidad.
  • Mantente relajado: por último, tus fortalezas y debilidades en una entrevista de trabajo se verán potenciadas si te mantienes relajado. La evidencia señala que la primera impresión determina la decisión final, de manera que debes mantener una actitud relajada desde el primer segundo.

Los expertos recomiendan ensayar antes de aplicar para una entrevista de trabajo presencial o virtual. Así preparas tus respuestas, modulas tus gestos, te infundes de confianza y evitas improvisar a mitad de camino.

Junto con lo anterior, complementa las fortalezas y las debilidades en una entrevista de trabajo. Si tienes en cuenta esto y las reflexiones dadas, ten la seguridad de que inclinarás la balanza a tu favor al momento de postular por un trabajo que te apasiona o necesitas.

Te podría interesar...
Entrevista de trabajo por videollamada: 9 claves que debes conocer
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Entrevista de trabajo por videollamada: 9 claves que debes conocer

A la hora de realizar una entrevista de trabajo por videollamada, existen una serie de claves que nos pueden ayudar para tener éxito.



  • Gilson, L. L., & Shalley, C. E. A little creativity goes a long way: An examination of teams’ engagement in creative processes. Journal of management. 2004; 30(4): 453-470.
  • Laker, B., Godley, W., Kudret, S., & Trehan, R. Four tips to nail a virtual job interview. Harvard Business Review. 2021.
  • Paguio, R., & Jackling, B. Teamwork from accounting graduates: what do employers really expect?. Accounting Research Journal. 2016.
  • Prickett, T., Gada-Jain, N., & Bernieri, F. J. The importance of first impressions in a job interview. In annual meeting of the Midwestern Psychological Association, Chicago, IL. 2000.
  • Zimmermann, P. Job interviews: tips and techniques. Accident and emergency nursing. 1997; 5(4): 189-192.