Cómo hablar con un adolescente sobre sexo

Eva Maria Rodríguez · 5 noviembre, 2015

Hablar de sexo con un adolescente es un tema delicado, pero necesario. Para los educadores, especialmente para los padres, puede resultar aterrador. Sin embargo, lo realmente inquietante es no saber de dónde y en qué condiciones recibe este tipo de información un joven.

Aunque pueda ser difícil, la sexualidad es un tema del que hay que hablar. Los adolescentes quieren saber más sobre sexo, pero la mayoría suelen sentirse incómodos hablando de ello con los adultos, especialmente con sus padres y educadores. Afrontando el tema de la manera correcta tiene muchas ventajas para todos.

Hablar con los adolescente sobre sexo ayuda a que tengan información sobre riesgos físicos y emocionales y que tengan una base sobre la que iniciar la exploración de su sexualidad.

Sentirse bien hablando de sexo

Hablar sobre sexo no debería ser un tema incómodo. Aunque al principio sea difícil, esta incomodidad debería ir desapareciendo. Los jóvenes tienen dudas, escuchan información contradictorias y están expuestos a multitud de experiencias. En realidad, los adolescentes están deseando tener a alguien con quien hablar abiertamente sexo.

Si los jóvenes se acostumbran a hablar sobre sexualidad con los adultos serán capaces de hablar sobre sexualidad con sus parejas, sobre lo que les gusta y lo que no, sobre lo que desean y lo que no. En otras palabras, les facilitará la comunicación, reforzará su autoestima y les hará menos vulnerables.

Madre hablando con su hija

Por otra parte, hablar de sexo es una forma de eliminar tabúes y fomentar una sexualidad saludable y honesta. También permite transmitir los valores familiares desde una perspectiva basada en la comprensión y la asimilación conscientes, y no desde la imposición obligada basada en el miedo y el castigo.

Pautas para hablar de sexo con un adolescente

Aunque cada caso es particular, los siguientes consejos te ayudarán a encontrar la manera de hablar sobre sexo con un adolescente. Ten en cuenta que en este momento los jóvenes tienen inquietudes y necesidades. Tanto la prohibición como la ocultación o las amenazas son un aliciente más para ellos, por lo que es mejor buscar un enfoque abierto al diálogo.

Inicia la conversación

Adelántate e inicia la conversación sobre sexo. Puede que el adolescente se sienta incómodo al principio, especialmente si es tu hijo o tu sobrino o eres su educador. Sin embargo, anticiparse te da la oportunidad de mostrarle que estás dispuesto a hablar con él sobre lo que le preocupa.

Iniciar una conversación sobre sexualidad no suele ser fácil al principio. Para facilitar las cosas, puedes provocar una discusión a partir de alguna noticia de la prensa o de algún libro. También puedes provocar la situación poniendo algún vídeo o viendo una película.

Compartir lecturas y películas es una buena manera de anticiparse a las preguntas de un adolescente y facilita la conversación sobre temas delicados.

El sexo no es un juego de números

El sexo no es un juego de números: este es uno de los primeros mensajes que deberías de transmitir a un adolescente. Fenómenos como el de Tinder o los portales de citas distorsionan la visión de los adolescentes sobre las sexualidad y las relaciones, por no hablar de la cantidad de vídeos y publicaciones que están a su alcance.

Los adolescentes deben saber que el éxito de las relaciones sexuales no está en la cantidad de personas con las que han estado, sino que se trata de algo mucho más profundo. De hecho, la cantidad, en términos de sexo, suele ser un factor de ansiedad en los adolescentes.

Una manera de darle la vuelta a este juego de número es preguntarle al adolescente sobre la cantidad de enfermedades de transmisión sexual que han contraido las personas que tanto “admiran” los demás, así como embarazos no deseados, experiencias desagradables, etc.

Enséñale cómo usar un preservativo

Una vez iniciadas las conversaciones sobre sexo, explicar a un adolescente para qué sirve un preservativo es la parte más fácil. Lo que puede resultar un poco más incómodo es poner en sus manos el preservativo y explicarle cómo se usa.

Pero si quieres que un adolescente use preservativos siempre debes facilitárselos y explicarle cómo se usan, para que se sienta seguro y lo use. Muchos pueden pensar que esta es una manera de incentivar el sexo adolescente. Pero no es así.

Enseñar a usar un preservativo a un adolescente le da la oportunidad de pensar en todos los riesgos que corre y en la importancia de hacer las cosas de forma consciente.

Preservativo

Explícale que “no” es una palabra poderosa

Explorar la propia sexualidad es algo natural, pero eso no obliga a nadie a dejarse llevar contra su voluntad. Explícale que no está obligado a cumplir con las satisfacciones de otra persona por miedo, que tiene derecho a decidir. Aprender que “no” es una palabra poderosa le enseñará al adolescente que también debe respetar los deseos de la otra persona y que cualquier relación sexual debe basarse en el respeto mutuo.

Responde a todas sus dudas

Cuando hables con un adolescente sobre sexo debes obviar tabúes y palabras políticamente correctas. Si el adolescente tiene dudas sobre sexo, responde a ellas sin caer en dogmatismos, de forma abierta y sincera. Y no le juzgues.

No juzgues nunca a un adolescente por sus inquietudes sobre sexualidad, sean las que sean.

De esta manera conseguirás convertirte en su referente. Es inevitable que busque más información o que explore por su cuenta, pero al menos le darás la oportunidad de tener con quién hablar cuando las dudas y los miedos aparezcan.